Yo mismo con mi turismo

30 mar. 2017

Florentino Pérez: «Tenemos unos valores basados en el esfuerzo y el respeto para conseguir nuestros retos»

Florentino Pérez: «Tenemos unos valores basados en el esfuerzo y el respeto para conseguir nuestros retos»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN

El presidente del Real Madrid contesta a Piqué en la presentación del acuerdo con Telefónica: «Sumamos 20 Copas de Europa y queremos más»

El palco de honor del estadio Santiago Bernabéu acogió la presentación del acuerdo de patrocinio entre el Real Madrid y Telefónica. Un acuerdo por dos años que producirá unos ingresos de veinte millones al club. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, firmaron un convenio que significará también un apoyo tecnológico de Telefónica a la casa blanca.
«Bienvenidos a un lugar, el Bernabéu, donde solo imperan los valores deportivos», recalcó al presidente blanco
Las plantillas del primer equipo de fútbol y baloncesto acudieron a un acto que Florentino Pérez subrayar al referirse a la importante maratón que el equipo de fútbol abordará en un mes de abril de locura, con nueve encuentros, siete de Liga y dos de Champions, en 29 días. Sus palabras sobre los valores deportivos eran una respuesta velada a Piqué: «Bienvenidos a un lugar, el Bernabéu, donde solo imperan los valores deportivos. Después de ganar la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, soñamos con lo que nos queda por venir en este estadio, tanto en la Liga como en la Champions. En baloncesto acabamos de ganar la cuarta Copa del Rey consecutiva, la quinta en seis años. El Real Madrid acaba de cumplir 115 años. Las dos plantillas de fútbol y baloncesto suman 20 Copas de Europa y queremos más. Tenemos unos valores que representan la genética del madridismo, nuestra leyenda está basada en el esfuerzo y el respeto para intentar conseguir el siguiente reto».
Kroos, Nacho e Isco se incorporaron ayer al trabajo de grupo en un plantel que vuelve sin lesiones del periplo de selecciones. Cristiano ha anotado tres goles con Portugal en dos envites.
El primer rival de ese maratón de encuentros es el Alavés, que viene el domingo al Bernabéu con la meta de frenar la gran eficacia del líder por alto.
Sin ser su intención, el presidente de Telefónica contestó a Piqué al valorar lo que significa el Real Madrid al analizar la conexión entre los valores que representa Telefónica y los valores que representa el club blanco «desde el liderazgo de ser el mejor club de la historia hasta el señorío que siempre ha caracterizado a sus jugadores; desde la humildad y el respeto al rival hasta la confianza en sus propias posibilidades de victoria; desde el trabajo en equipo hasta la valentía de asumir la responsabilidad en el último minuto de partido».

La mayoría absoluta de Junts pel Sí y la CUP pende de un hilo


El daño ya está hecho

Ya no hay marcha atrás, ni siquiera con un 'Brexit' suave o con una rectificación de Londres

No sabemos cómo será el Brexit. A juzgar por lo ocurrido hasta ahora tiene que ser limpio y tajante. Duro, según Theresa May: una negociación dura para un Brexit duro.
La foto fabricada para las primeras páginas —la primera ministra que estampa su firma bajo el retrato de Walpole, el primero de los primeros ministros— es todo un manifiesto. Eso es el Brexit, resultado de un referéndum y de nueve agitados meses que culminan con la recuperación de la soberanía.
Hay un aire de familia con la iconografía catalana reciente: firmas solemnes para la historia, el mundo que nos mira, la soberanía reconquistada, una primera ministra camaleónica... También participa de su posverdad: el Brexit no fue ayer sino que se producirá dentro de dos años e incluso hay juristas que todavía lo consideran reversible.
Nadie puede excluir un nuevo referéndum, ni una caída del Gobierno que conduzca a una revocación. Hoy mismo hay señales de que May podría encarar un Brexit blando después de prometer uno duro: la foto sería la culminación con la que empezaría el repliegue.
Nadie puede excluir una caída del Gobierno que conduzca a una revocación. Hay señales de que May podría encarar un Brexit blando tras prometer uno duro
May quiso empezar a negociar desde el día en que entró en Downing Street antes de activar el artículo 50. Ahora quiere negociarlo todo en un gran paquete, en el que nada quede acordado hasta que todo quede acordado. De momento no lo ha conseguido: la negociación empieza tras la petición formal. Y con cada cosa a su tiempo: primero, liquidación de gananciales y estatus de los ciudadanos (británicos en la UE y europeos en Reino Unido); luego, el acta de divorcio; después el estatus futuro, si se ha llegado antes a buen puerto.
No cabe excluir el desastre: que dentro de dos años no haya acuerdo en nada y el divorcio se convierta en guerra monetaria, comercial, fiscal y diplomática. Esta vez, la división está del lado de Londres, mientras que los 27 mantienen su unidad ante quien quiere tratarles como el Imperio Británico a las colonias.
Incluso en el caso improbable de que Reino Unido siguiera en el club y se recuperara el acuerdo rechazado en referéndum, nada volvería a ser como antes. Ahora sabemos que este es un club del que se puede salir y con las más aviesas intenciones, tal como lo entienden Farage, Le Pen, Trump o Putin.
El Brexit, que todavía no se ha producido y jurídicamente no sabemos cómo se resolverá, es una realidad política desde el mismo día del referéndum. La desconexión es un hecho. La actitud de Londres ha transformado a la UE. Nadie puede pensar en ampliaciones después de este fracaso. Ya no actúa el freno británico para sucesivas cesiones de soberanía hacia “la unión más estrecha”: de ahí la idea resurrecta de las dos velocidades.
También hay decisiones de millares de empresas, sobre inversiones y localizaciones, que no tienen retroceso. No lo tienen tampoco las que han tomado sigilosamente gobiernos e instituciones internacionales. Incluso sin Brexit, la City tendría ahora problemas para mantener su estatus de capital del euro fuera del euro. El daño ya está hecho.

El 'no' a la independencia toma ventaja y supera al 'sí' en cuatro puntos

DANIEL G. SASTRE

La mayoría de los catalanes votaría no a la independencia
La brecha entre soberanistas (44,3%) y no soberanistas (48,5%) se amplía pese a las inhabilitaciones por el 9-N
Junts pel Sí y la CUP, al borde de perder la mayoría absoluta en el Parlament. En porcentaje de voto, los no independentistas superarían en más de 10 puntos

El independentismo no ha logrado, a pocos meses de que venza el plazo que se puso Carles Puigdemont para convocar un referéndum, despegar en las encuestas. Según el barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat presentado hoy, el 'no' a la secesión amplía su ventaja: el 48,5% de los ciudadanos no quiere que Cataluña sea un Estado independiente, frente al 44,3% que sí quiere.
Si se comparan los resultados con los del último estudio similar, el de diciembre de 2016, se constata la ampliación de la brecha, que en aquella ocasión era de sólo 1,5 puntos a favor del 'no' (46,8% contra el 45,3%). Las primeras inhabilitaciones de políticos catalanes por la organización de la consulta del 9-N de 2014, que el independentismo esperaba que sirvieran de trampolín para sus aspiraciones, no parecen haber dado el resultado esperado.
No es la única pregunta que el CEO destina a conocer la opinión de los ciudadanos sobre el asunto central de la política catalana en los últimos años. Las respuestas dibujan una sociedad compleja y dividida, en la que un 50,3% está a favor de que el referéndum se convoque aunque no haya acuerdo con el Estado.
Si eso pasara, y en el caso de que la votación tuviera efectivamente lugar, los contrarios a la independencia se dividirían en partes casi iguales entre los que participarían para elegir el 'no' y los que se abstendrían, lo que daría un triunfo claro -pero poco legitimado por la baja participación- a los soberanistas.
El estudio deja otros datos interesantes, como la constatación de que la mayoría independentista en el Parlament pende de un hilo. Sólo si se cumple la parte alta de la horquilla Junts pel Sí (58-60) y la CUP (8) alcanzarían los 68 diputados, que es donde está puesta la barrera.
La incomprensible negativa del CEO a preguntar por ERC y el PDeCAT por separado -nadie, incluso en esos partidos, espera que se vaya a repetir la coalición de Junts pel Sí en las próximas elecciones- impide elucubrar con posibles mayorías alternativas y calibrar la magnitud del desplome de la antigua Convergència.
Sin embargo, el estancamiento independentista queda claro si se comparan los porcentajes de voto que sacarían los partidos en unas elecciones al Parlament. Junts pel Sí y la CUP sumarían un 42,9% de los apoyos, más de 10 puntos por debajo del 53,7% que sumarían, por este orden, C's, Catalunya Sí que es Pot, PSC y PP.
En el apartado de las curiosidades, la encuesta pregunta a los ciudadanos si se sienten orgullosos cuando una selección española hace una buena actuación en un campeonato deportivo. La mayoría (54,9%) se siente muy o bastante orgulloso, frente al 31,1% que dice que poco o nada.
Si se inquiere por las selecciones catalanas, el 67,2% dice que se siente muy o bastante orgulloso y el 20,3% que poco o nada.

Lo que le costará a España la machada del Brexit

Brexit 
A las doce y media de este miércoles, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha recibido en Bruselas, de manos del embajador del Reino Unido en la UE Tim Barrow, la carta de divorcio por la cual, según el artículo 50 del Tratado de Lisboa, se inicia el proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea, un proceso largo y difícil, que puede durar dos años, y que supone el golpe más duro que ha sufrido la Unión, desde su fundación, hace ahora sesenta años.
España observa este divorcio con preocupación por el efecto que puede producir en una Europa dividida y amenazada por los populismos, por las repercusiones que puede tener el Brexit en la economía nacional, por las consecuencias que puede producir entre los españoles que viven en el Reino Unido, por las consecuencias que puede tener para el turismo dada la importancia que el turismo británico tiene en nuestro balance turístico (16 millones de turistas británicos visitan cada año nuestro país), y  por las consecuencias que se pueda producir en la colonia británica en España (más de 600.000 ciudadanos) que confiesan preferir ver un atardecer en el Mediterráneo con un vaso vino en la mano que la permanencia en un pueblo gris de Birmingham o Bristol, donde la monotonía es el normal régimen de vida, especialmente para los jubilados y pensionistas.
En cuanto a grandes magnitudes, España sería la octava economía de Europa más afectada por el Brexit, según un informe de la Agencia Standard and Poor’s (S&P). La agencia de calificación subraya que España tiene amplios intereses financieros y de inversión directa en el Reino Unido, en particular a través de subsidiarias de grandes bancos comerciales y compañías de telecomunicaciones. S&P apunta que las exportaciones de bienes y servicios al Reino Unido representan el 2,7 % del PIB español, una décima por debajo de Alemania y de la media de las 20 economíaíasí que ha tenido en cuenta la agencia (2,8 %).
Por su parte el gabinete de Mariano Rajoy ha elaborado el correspondiente informe en el que han intervenido la Representación Permanente de España ante la UE, con la participaron de varios Ministerios, así como la Embajada de España en Londres. De él puede deducirse que los efectos pueden ser muy dolorosos. Por eso, nuestro país es partidario de un Brexit lo más suave posible, aunque dice claramente que Londres, después de la salida de la Unión, no puede recibir un trato mejor que el de ahora. Del informe se desprende que el Brexit puede afectar dolorosamente hasta a un millón de españoles. El PIB del país puede disminuir entre un 0,2 y un 0,4%, lo que supone pérdidas de entre dos y cuatro mil millones de euros y, además, España tendrá que contribuir con 888 millones de euros más al presupuesto comunitario.
El Brexit repercutirá en los resultados de importantes de la economía española: agricultura, pesca, automocióńn y, turismo ya que nuestro país es el destino favorito de las vacaciones de verano de los británicos. Pueden verse afectadas las empresas españolas grandes y conocidas. El informe dice que hasta un 12% de los ingresos del Banco Santander y un 30% de las ventas de Telefónica se generan en Gran Bretaña. El informe destaca que el Brexit es más que amenazas puramente económicas. No se sabe cómo será el movimiento de personas y productos entre España y Gibraltar. Puede también afectar en la colaboración científica e intercambio de estudiantes. Se desconoce también el destino de 600.000 jubilados británicos que viven en España y de españoles que viven en Gran Bretaña.
Por todo ello, Madrid opta por un Brexit suave. Los autores del informe quieren que Madrid respalde a Bruselas en las negociaciones y ejerce presión para que se garanticen los intereses y los derechos de los españoles en las Islas. Hay que mantener el movimiento libre de personas que beneficiará también el turismo español. El Gobierno Rajoy teme que el Brexit surta “efectos mútiples” y “muy negativos” para España, siendo ésta su conclusión principal. Pero el Brexit también podría tener efectos positivos. España aboga por captar la instalación de instituciones financieras que trabajan en Londres. Por último, España podría aprovechar la ocasión para relanzar su propuesta de co-soberanía y doble nacionalidad para los gibraltareños (que votaron en contra del Brexit). Madrid no olvida que el Brexit convertirá nuevamente la muy conflictiva frontera de Gibraltar en “una frontera exterior”.

Facha lo será usted, señora Gabriel

Ramón De España


Tildar de facha a cualquiera que te lleve la contraria se ha convertido en el recurso habitual en España, en general, y en Cataluña, en particular. Según Cocoliso Romeva, los manifestantes de SCC de hace unos días eran una pandilla de neofalangistas. Para Gabriel Rufián, cualquiera que no está de acuerdo con él es un franquista o un facha absoluto. Y para Anna Gabriel, como pudimos comprobar ayer mismo, hasta Joan Coscubiela --un rojo de toda la vida-- es un facha. Para conseguirlo, le ha bastado con sumarse a la censura general por el conato de asalto a la sede del PP protagonizado por Arran, el sector más juvenil de la CUP. Huelga decir que las simpatías del señor Coscubiela por el PP son escasas, por no decir nulas, pero el hombre cree que la democracia consiste en convivir con aquellos a los que no soportas, concepto que la señora Gabriel no parece compartir.
Tampoco parece entender que no se puede estar en misa y repicando, en el Parlament ejerciendo de diputada y en un escrache bendiciendo lo que no es más que un acto de matonismo: daba gusto verla sonriendo ante la sede del PP junto a su compadre David Fernández, también de un humor excelente. Si se les comenta la paradoja, ambos ponen cara de que siempre tienen razón y, por consiguiente, todo lo que hacen está bien; todo lo contrario que el PP, que es la maldad personificada y cualquier acción en su contra está justificada. La señora Gabriel ha disculpado la gamberrada de Arran con los trucos habituales: que, para violencia, la del PP, partido que dedica todo su tiempo a jorobar al ciudadano lo máximo que puede. Reconozco que la señora Gabriel no va del todo desencaminada en su veredicto sobre el PP, pero no es eso de lo que estamos hablando, sino de mantener las formas y respetar la libertad de expresión. Pese a lo progre que se considera, Anna Gabriel es idéntica a los que defendían a los cenutrios que se colaron en la Blanquerna de Madrid a reventar un acto de la Generalitat. Ella habla en nombre de Cataluña como aquellos matones lo hacían en nombre de España. Una Cataluña concreta y una España concreta, claro está, que no tienen nada que ver con las auténticas.
Cuando se es un fanático, se puede incurrir en el mayor delirio y quedarse tan tranquilo. Como en el de llamar facha a Coscubiela por censurar el matonismo de los de Arran. En fin, que aproveche Gabriel mientras pueda la posibilidad de liarla en el Parlament, pues todo parece indicar que ella y los suyos no tardarán mucho en abandonarlo y volver a su hábitat natural: bares costrosos, casas okupadas o, en el mejor de los casos, alguna de las muchas propiedades inmobiliarias del hacendado Salellas.

Podemita malhablado


Uniones y divisiones

Expresidente del Parlamento Europeo

El futuro de Europa pasa por las elecciones de Francia y Alemania, donde hay izquierdas muy distintas

Uniones y divisiones
Roma ofreció su primavera a una Unión Europea otoñal. A pesar de los temores, todo fue bien. En las dos manifestaciones de los pro Europa hubo más gente de la esperada. Pero tampoco muchos, porque Europa no produce emociones. En Londres, ante la cuenta atrás del brexit, acudió mucha más gente a defender una UE hoy cuestionada desde muchos frentes.
Por primera vez desde hace 60 años, la UE no va a ampliarse sino que se va a reducir. Por primera vez los europeos tememos que nuestros hijos vivirán peor, la democracia está amenazada en algunos países y la guerra asoma a nuestras fronteras. Ante esta situación, lo peor sería convertir la conmemoración en la autocomplacencia que niega los problemas de uno de los procesos civilizatorios más importantes de la historia humana. El Papa se lo dijo a los miembros del Consejo Europeo: la UE no puede morir. En parte, de éxito, porque ha conseguido el objetivo fundamental de la paz entre los europeos. Y en parte por la debilidad de su dimensión social y no haber completado una unión política que garantice un progreso compartido y sostenible.

UN NUEVO ESPACIO DE DEBATE PÚBLICO

La UE nació para conseguir un objetivo que no podía ser mas político: unir los destinos de Francia y Alemania. Y podría simplemente dejar de existir según cual fuera el resultado de las próximas elecciones francesas. No olvidemos que el Tratado de Roma fue sobre una unión económica porque unos años antes, en 1954, no fue posible abordar directamente la unión política al rechazar Francia la creación de la Europa de la Defensa. Pero, paradójicamente, las amenazas exteriores –terrorismo, inmigración y Putin– y la contestación anti Bruselas de los partidos populistas de derecha y de izquierda han empezado a producir un espacio de debate público a escala europea, condición indispensable para la creación de un demos europeo que sirva de base a una democracia supranacional.

DIVISIONES IMPOSIBLES DE OCULTAR

Celebremos que estos días en toda Europa se haya hablado de Europa. Pero seamos conscientes de que la Declaración de Roma, firmada en la misma sala donde se firmó el tratado de la después rechazada Constitución, no puede ocultar sus profundas divisiones. Entre el norte y el sur por cuestiones ligadas a la crisis del euro. Y entre el este y el oeste por los problemas de la inmigración y el rechazo de la idea de la Europa a dos velocidades. La resistencia de Grecia y Polonia a firmar la Declaración de Roma simboliza esas divisiones.
Las horas de discusión sobre el texto han rebajado las ambiciones iniciales de aprovechar el brexit para dar un gran salto adelante. La Europa a varias velocidades ni se menciona. En cambio, se envía un mensaje a Trump recordando las ventajas del libre cambio y la necesidad de respetar los compromisos en materia de cambio climático.

La socialdemocracia europea debe elegir entre pactar con la derecha o con los progresistas

Pero nada podrá hacerse para superar las divisiones intraeuropeas antes de las elecciones francesas y alemanas. Y esas elecciones están produciendo diferentes dinámicas políticas de unión y división en los partidos socialistas. En Francia, el PS está en la práctica ya escindido, porque buena parte de sus dirigentes se niegan a apoyar a Benoît Hamon, el elegido en las primarias, y se van con su rival Emmanuel Macron. Hasta el punto de que el órgano del PS que controla el proceso de las primarias ha amonestado por deslealtad a Manuel Valls por negarse a apadrinar a Hamon. Sin embargo, el exprimer ministro anunció hoy públicamente que votará a Macron.

UNIDAD EN TORNO A SCHULZ EN EL SPD

Uniones y divisiones
En cambio, en Alemania hay una extraordinaria unidad en torno al nuevo candidato, Martin Schulz, elegido presidente del partido socialdemócrata con el 100% de los votos. Un resultado a la búlgara pero que en realidad refleja el peso del dirigente. La popularidad de Schulz se debe a que no ha estado involucrado ni en las reformas de Schröder ni en los gobiernos de gran coalición. Tanto en Alemania como en Holanda, la experiencia demuestra que las coaliciones con la derecha no sientan bien a la izquierda. En Alemania no se habla ya de grosse koalition sino de R2G, la coalición entre dos grupos rojos (R) –el SPD y Die Linke– y los Verdes (G).
Con la actual composición del Bundestag, ya habrían podido formar Gobierno. Pero al SPD le dio miedo unirse con la izquierda y prefirió ser socio minoritario de Merkel. Esto puede cambiar la próxima vez. Se trata de la misma decisión en materia de alianzas que tiene que tomar en toda Europa la socialdemocracia. Y de ello depende cómo sea la futura Europa, porque esta se empieza a hacer en casa, eligiendo a los gobiernos que luego la construyen en Bruselas.

La magia del cómic

Javier Pérez Andújar

La magia del cómic
Pinturas rupestres en la cueva de Pech Merle.

Según acaba de publicar 'Quaternary International' (una revista de temas de nuestra época), en Europa llevamos dibujando, principalmente en las paredes, figuras de animales desde hace por lo menos 38.000 años. El artículo reseña el hallazgo, en la región francesa de la Dordoña, de una imagen grabada que representa a un uro (un toro primitivo) llena de agujeritos, los cuales evocan el estilo de los pintores impresionistas, de modo que en algunos titulares posteriores se la ha considerado un precedente de Seurat y de Van Gogh. Dar con los orígenes prehistóricos del puntillismo hubiera sido un puntazo, pero tal vez aquellos artistas del auriñaciense no estaban pensando en lo mismo que los pintores de finales del siglo XIX. Hay un anacronismo de interpretación, que es lo mismo que provoca el humor en 'Los Picapiedra', o en las historietas de Altamiro de la Cueva (que dibujaba Bernet Toledano para 'TBO') o de Hug el Troglodita (de Gosset, para 'Tío Vivo'), o de aquella tira americana de Johnny Hart titulada 'B.C.' (las iniciales en inglés de antes de Cristo), que aquí editó por primera vez Buru Lan, y donde los hombres primitivos más que ir con barba parecía que iban sin afeitar (como el Salón del Cómic de este año está dedicado a la aviación, indiquemos que Hart sirvió en las fuerzas aéreas durante la guerra de Corea).
El caso es que los pintores rupestres (algunos estudiosos como David Lewis-Williams, autor del fascinante ensayo 'La mente en la caverna', sostienen que eran chamanes e interpretan sus dibujos como un acto mágico) estuvieron representando animales a base de puntos, manchas redondas, topos..., durante miles y miles de años. Unos 8.000 años después de la pieza citada, alguien trazó en la gruta de Chauvet la silueta de un mamut, de unos dos metros de largo, rellena de gruesos puntos rojos. Ese es el lugar donde Werner Herzog, que ha participado estos días en el festival Kosmopolis, grabó su documental 'La cueva de los sueños olvidados'.

Aquellos pintores de las cavernas se habían erigido como los primeros magos y sabían bien lo que querían decir con lo que dibujaban

Dos expertas en prehistoria y arte parietal, Dominique Baffier y Valérie Feruglio, han demostrado que esas pinturas de manchas circulares de pigmento rojo se hacían aplicando contra la pared la base de la palma de la mano. Acaso las pinturas más famosas de este tipo sean las de los caballos moteados de la gruta de Pech Merle, también en la Dordoña. Fueron realizadas hace 25.000 años con pigmentos negros (el rojo y el negro son los colores con que descubrimos el arte). Pero mucho antes de representar animales, ya se había empleado el sistema de puntos para trazar figuras geométricas. En Cantabria, en la cueva del Castillo, hay una pared llena de extraños signos de puntos rojos a los que se calcula más de 40.000 años de antigüedad. Probablemente los puntos eran un lenguaje simbólico, no una técnica de dibujo; pues aquellos pintores de las cavernas se habían erigido como los primeros magos y sabían muy bien lo que querían decir con lo que dibujaban (o las primeras magas, porque quizá fuesen pintoras).
Hoy en el cómic continúa viva esa magia porque sigue vivo el oficio de dibujante, tan antiguo como la humanidad. Los primeros pintores fueron magos, brujos, y cuando ahora los dibujantes de tebeos, los magos del humor, han creado esos animales con topos como el Marsupilami (en 'Spirou'), como el Jeep (en 'Popeye'), o cuando una escritora le ha proporcionado un caballo moteado a Pippi Langstrump, han sido en realidad actuales herederos de aquel momento mágico en que nació el arte de pintar en las paredes.

Las manos sangrientas de Txapote: también sus víctimas tenían padre

Miguel Ángel Mellado @MAMelladoF

Consuelo Garrido, la madre de Miguel Ángel Blanco, tuvo una obsesión durante el juicio por el asesinato de su hijo: poder ver de cerca las manos de Francisco Javier García Gaztelu, el matarife de ETA que el 12 de julio de 1997 descerrajó dos tiros, a cañón tocante, en la cabeza del concejal del PP de Ermua. Son los misterios inextricables de la mente humana: ¿qué interés podía tener Chelo en contemplar las zarpas de Txapote, el jefe del Comando Donosti? García Gaztelu se convirtió tristemente célebre por su especialización en el tiro en la nuca, hasta el punto de que los forenses de Guipúzcoa colegían la autoría de determinados asesinatos de ETA sólo con examinar la marca del disparo.
Lo que Chelo buscaría desesperadamente en el juicio celebrado en Madrid el 19 de junio de 2006 sería descubrir cualquier atisbo de vida de Miguel Ángel Blanco, aunque fuera a través de la última persona que le tocó: su asesino. Pues estas manos despiadadas de Txapote son las que rozarán con cariño a su padre inválido y enfermo, razón por la cual el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional le ha concedido su primer permiso penitenciario desde que fue detenido en 2001.
Los padres de Miguel Ángel y los de todas las víctimas de ETA no han tenido tanta suerte. Consuelo y Miguel Blanco no han podido contar con el calor de su hijo durante las enfermedades que han padecido en estos últimos 20 años. Chelo acaba de reponerse de otro episodio grave -en su momento, tuvo un cáncer con extirpación del que salió adelante- y Miguel sufrió hace años un infarto y quedó anímicamente varado desde el zarpazo de ETA. La Fundación Buesa publicó hace unos años un estudio que demostraba fehacientemente que los familiares de las víctimas del terrorismo desarrollaban más enfermedades que la media nacional.
La salida de la cárcel por unas horas de Txapote -el jefe de los comandos de ETA que ordenó asesinar también al líder socialista vasco Fernando Buesa- supondrá otro golpe de dolor sobre la familia Blanco Garrido, por más que el permiso esté contemplado por la ley de régimen penitenciario. Mari Mar, la hermana de Miguel Ángel, es diputada del PP por Madrid.
Txapote en una imagen de 1997.Txapote y su compañera Amaia -Arantxa Gallastegui Sodupe-, en el amor y en los asesinatos, están encarcelados en la misma prisión de Huelva. La “reunificación familiar” se llevó a cabo hace unos años por un mera cuestión económica. Como todo preso tiene derecho a “vis a vis” con su pareja, cada vez que los asesinos solicitaban un encuentro el traslado costaba decenas de miles de euros en seguridad; más que un viaje de amor a París y pagado por los contribuyentes.
El terrible y paradójico sarcasmo de Txapote y Amaia en su vida carcelaria es que se han acogido a todos sus derechos al conocer hasta la letra pequeña del reglamento penitenciario. Precisamente ellos que quisieron borrar las leyes del Estado español disolviéndolas en sangre. Tan es así que han sido padres de dos hijos en la cárcel: un varón nacido en 2002 en el hospital público de Getafe (Madrid) y una niña, en 2007, en el Gregorio Marañón de la capital.
La ley es la ley, estés en la cárcel por robar unas pocas gallinas o condenado a más de 350 años de prisión por los asesinatos de Miguel Ángel Blanco, Gregorio Ordóñez, Fernando Múgica o Fernando Buesa, entre otros, bien apretando el gatillo u ordenándolo. Dura lex, sed lex. Dura es la ley, pero es la ley. Es verdad, por más que duela como un tiro en la nuca.

*** Miguel Ángel Mellado es autor del libro 'Miguel Ángel Blanco, el hijo de todos' y director adjunto de EL ESPAÑOL.