Yo mismo con mi turismo

23 ago. 2017

Lago Ness . . .


Je suis Charlie..., ¡no estoy tan seguro!

Si es así como ven la masacre de Las Ramblas . . .


Y no es la primera vez, ya lo hicieron, tras un atentado de ETA :


La islamofobia se desata en las redes y llega a la calle tras los atentados

El odio al islam se propaga por Internet. Mezquitas y locales musulmanes han sido atacados

Los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils han desatado una reacción de islamofobia que en palabras de la Plataforma contra la islamofobia tiene dimensiones de una "brutal ola" sobre todo en las redes que no se produjo tras el 11-M. El odio al islam se propaga en Internet, pero se han registrado también ataques al menos a cuatro mezquitas y pintadas a locales, y ha llegado incluso a la agresión física denunciada por un menor musulmán. Los especialistas alertan de que islamofobia y terrorismo se retroalimentan.
Pintada islamófoba en una carnicería árabe en Sevilla, este martes.
Pintada islamófoba en una carnicería árabe en Sevilla, este martes.
Es posible que haya recibido desde el pasado jueves un mensaje de WhatsApp que alerta del registro el pasado mes de julio del primer partido musulmán que pretende imponer la ley islámica a los españoles, o el que insta a la movilización para prohibir las mezquitas, o tal vez otro que propaga el bulo de que los manteros no estaban en La Rambla el día del atentado porque habían sido avisados por los terroristas. Si no han llegado directamente a su teléfono, un solo vistazo a las redes sociales ofrece miles de mensajes que azuzan el odio de forma menos sofisticada contra los musulmanes y el islam. El hastag (la etiqueta) #StopIslam fue trending topic (tema más comentado) el día de los ataques en Twitter.
Las mezquitas de Granada, Sevilla, Logroño y Fuenlabrada (Madrid) han denunciado ataques. “Asesinos, lo vais a pagar! Moro que reza, machete a la cabeza! Stop Islam! [sic], decía en las pintadas que aparecieron tras los atentados en la sede de la Fundación Mezquita de Sevilla.
El viernes, en Puerto de Sagunto (Valencia) un hombre golpeó a patadas a un menor marroquí, de 14 años, sin mediar motivo, al grito de “moro de mierda”, según ha denunciado la familia. El hombre le amenazó con matarle y el chico, dice su padre, está atemorizado y no quiere salir de casa.
“Estamos ante una brutal ola de islamofobia. Detectamos mensajes de WhatsApp muy salvajes y muy masivos. Y nada más producirse el atentado empezaron a propagarse bulos”, denuncia Esteban Ibarra, coordinador de la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia, una entidad sin ánimo de lucro que se dedica, además de promover la tolerancia, a monitorizar los ataques a musulmanes en España. El Código Penal castiga con hasta cuatro años de cárcel los delitos de odio.
La islamofobia se desata en las redes y llega a la calle tras los atentados
La oleada de mensajes de odio a los musulmanes no tuvo esta dimensión tras los atentados del 11-M en 2004, aunque fueran también de corte yihadista. “Entonces la sociedad interpretó que la causa había sido la guerra de Irak, así que se enconó en la política pero no en el rechazo al islam. Aunque hubo islamofobia, no de este nivel”, reflexiona Ibarra. El experto en delitos de odio, que preside también el Movimiento contra la Intolerancia, cree además que el perfil de los terroristas de Barcelona, jóvenes, educados en España y en principio integrados, atiza en mayor medida el sentimiento de venganza contra los inmigrantes, y el uso masivo de las redes sociales, que no era tal en 2004, ayudan a propagarlo. “La ola no ha hecho más que empezar. Detrás de todo esto hay estructuras organizadas de carácter racista y fascista”, alerta.

Cataluña encabeza los delitos de odio

El registro del Ministerio del Interior de delitos de odio —que no diferencia la islamofobia, pero sí por incidentes relacionados con las creencias religiosas y por racismo y xenofobia— recoge que Cataluña fue la comunidad con mayor número de incidentes de odio en 2016, con un total de 282, seguida de Madrid (con 171) y Andalucía (152).
Dentro de los distintos delitos de odio, Cataluña destaca como la comunidad con más incidentes relacionados con las creencias o prácticas religiosas (14, casi el doble que en Madrid, 8) y con racismo y xenofobia (111 incidentes frente a 68 en Madrid). La provincia de Barcelona es la de más incidentes racistas y xenófobos de toda España (78, Madrid con 68).
El fiscal coordinador del Servicio de delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, cree sin embargo que estas cifras están relacionadas con que Cataluña es pionera en el trabajo contra la islamofobia, “lo que ha generado una conciencia ciudadana que se traduce en un mayor número de denuncias”.
El fenómeno no es nuevo en España aunque hasta ahora ha sido una acción minoritaria muy definida por grupos ultras y fascistas, porque el nivel de aceptación de la diversidad cultural y religiosa ha sido elevado. Pero en los últimos años no para de crecer. Según los datos de la plataforma, en 2016 los incidentes por islamofobia aumentaron un 106,12% respecto a 2015, con 573 ataques por los 278 del año anterior.
“El contexto ahora es diferente al del 11-M porque en los últimos años se ha producido una acumulación de atentados terroristas en Europa y una crisis de refugiados que ha hecho que mucha gente asocie ambos fenómenos por la utilización interesada de las fuerzas de extrema derecha”, reflexiona el filósofo Santiago Alba Rico, autor de Islamofobia. Nosotros, los otros, el miedo (Icaria). El terreno está más abonado para que crezca el odio pero el fenómeno es ya mayor de lo conocido porque es en gran parte soterrado. “La Agencia de Derechos Fundamentales de la UE cifra en un 80% los incidentes de este tipo que no se denuncian”, señala Miguel Ángel Aguilar, fiscal coordinador del Servicio de delitos de odio de la Fiscalía de Barcelona.
“No debemos ceder ni un solo milímetro a la dinámica de la islamofobia que quiere alimentar el yihadismo”, afirma Rico. “El odio al musulmán y el racismo atacan los valores que cimentan nuestro modelo de convivencia”, destaca el fiscal. Pero incluso desde una visión más utilitarista, la sociedad y los responsables públicos deben atender al otro problema que emerge tras los ataques de Barcelona, advierten los expertos. “El terrorismo alimenta la islamofobia y la islamofobia ofrece réditos al terrorismo porque fractura la sociedad. Neofascismo y yihadismo son dos caras de una moneda que se alimentan”, remarca Ibarra.

Morir catalán



RICARDO F. COLMENERO

Cuando el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, matizaba en TV3% que en el atentado de Barcelona habían muerto "dos personas catalanas y dos personas de nacionalidad española" enseguida me vinieron a la cabeza otros titulares que ya forman parte de la historia del periodismo, como el de "Dos personas y un gitano resultan heridas en la calle Alfredo Abella", o mi favorito: "Mueren un hombre y un señor en un tiroteo en Valencia".
La entidad contraria al independentismo, Societat Civil Catalana, y la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, se llevaron las manos a la cabeza con las palabras de Forn, confirmando principalmente lo poquísimo que ven TV3%, y ya no digamos Telemadrid, o la Televisión de Galicia, o la IB3 balear, donde el ejercicio diario consiste en la identificación autonómica de seres humanos, que inmediatamente se separan de las del resto del Estado español al mismo nivel que las extranjeras. No es política de empresa, es su razón de ser, extrapolable a la prensa local de cualquier región del mundo. Lo impropio habría sido que Forn lo hubiera soltado en TVE, o que directamente hubiera dicho "dos personas de nacionalidad catalana".
De buena gana lo hubiera dicho alguien de la Asamblea Nacional Catalana, quienes animan a utilizar senyeras o esteladas para solidarizarse con las víctimas, justo cuando en el minuto de silencio de la Plaza de Cataluña habíamos entendido que lo mejor es no sacar ninguna. Si identificar a una víctima es una tarea complicada, ya no te digo autonomizarla o nacionalizarla. Lo fácil es utilizarla, y ya no digamos a los vivos.
El borrador de la Constitución catalana contempla que los ciudadanos de Baleares o de cualquier otra región de los denominados Països Catalans podamos pedir la nacionalidad catalana, lo que llevó al Parlamento balear a aprobar en 2013 una proposición no de ley que declaraba que los Països Catalans no existen. La situación ha llegado a tal punto que yo mismo, que aún creo que soy gallego, no tengo tan claro con qué nacionalidad voy a morirme. Es posible que hasta sea dado por muerto varias veces, como gallego, como catalán, como español en proceso de desconexión, y como balear involucrado en una ley de transitoriedad. Me consuela el hecho de que podría dar lugar a titulares tan maravillosos como aquel del Diario de Pontevedra que decía: "Fallece por segundo día consecutivo una mujer de 103 años".

Hablando metafóricamente . . .


Estado Islámico quería atentar contra "los pecadores"

Encuentran una nota manuscrita en árabe de los "soldados del EI" en la casa de Alcanar

Estado Islámico quería atentar contra "los pecadores"

Entre los escombros del chalet de Alcanar, segun el auto del juez Fernando Andreu, se ha encontrado un libro de color verde, con una hoja manuscrita en árabe con una leyenda del Estado islámico: "En nombre de Ala, el misericordioso, el compasivo. Breve carta de los Soldados del Estado islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores".
Además, en la primera página del libro consta, entre otras palabras, el nombre de Es Satty. En la casa de Alcanar, hasta el momento, también se han encontrado más de un centenar de bombonas de butano, producto como acetona, agua oxigenada, bicarbonato, gran Cantidad de clavos para ser utilizados como metralla y pulsadores para iniciar la explosión, entre otras.
En concreto, la cartera con documentación a nombre de Abdelbaki Es Satty, Iman de Ripoll, así como varios billetes de la compañía Vueling con destino a Bruselas a su nombre, el cual se encontraría en la casa de Alcanar junto con Mohamed Houli Chemlal, ahora en la prisión, y Youssef Aalla en el momento de la explosión.
También se han encontrado diversas fundas de almohada –que querían usar para contener los artefactos explosivos a su interior preparados para ser utilizados- que se compraron, el día antes del atentado, 16 de agosto a las 20:25 horas en Sant Carles de la Ràpita (Montsià), junto a la urbanización Montecarlo donde se estaban los terroristas.

Asesinan a un periodista mexicano que estaba bajo protección del Gobierno


EFE México

Cándido Ríos Vázquez se convierte así en el décimo comunicador al que han matado en el país azteca en lo que va de 2017
El periodista mexicano Cándido Ríos Vázquez, quien figuraba en un programa de protección gubernamental, y otros dos individuos, han muerto asesinados en el estado oriental de Veracruz
El periodista mexicano Cándido Ríos Vázquez, quien figuraba en un programa de protección gubernamental, y otros dos individuos, han muerto asesinados en el estado oriental de Veracruz

El periodista mexicano Cándido Ríos Vázquez, quien figuraba en un programa de protección gubernamental, y otros dos individuos, murieron asesinados este martes en el estado oriental de Veracruz, ha informado la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP). Ríos se convierte así en el décimo comunicador asesinado en Méxicoen lo que va de 2017.
La Comisión ha condenado en un boletín «los hechos ocurridos en el municipio de Hueyapan de Ocampo, ubicado en el sur del estado, en los que resultara gravemente herido de bala y que derivarían en la muerte del periodista Cándido Ríos Vázquez, corresponsal del 'Diario de Acayucan' y fundador del medio 'La Voz de Hueyapan', y otras dos personas». «De los datos recabados hasta ahora se sabe que el periodista se encontraba incorporado a los esquemas de seguridad del Mecanismo para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación» del Ejecutivo federal, ha indicado.
Asimismo, la CEAPP le brindaba asesoría legal respecto a una denuncia presentada en 2012 ante la Procuraduría General (fiscalía) del Estado de Veracruz, ha señalado la Comisión, sin precisar el contenido de la denuncia. Ha refirido que personal de la CEAPP, incluyendo a su secretario ejecutivo, Jorge Morales, se trasladó al lugar de los hechos para brindar la atención correspondiente. «Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los familiares del comunicador y hacemos un llamamiento enérgico para que las autoridades competentes realicen las investigaciones correspondientes con la debida diligencia», puntualizó.
De acuerdo con fuentes policiales, los hechos ocurrieron cuando las víctimas se encontraban fuera de una tienda «24 horas» en la comunidad de Juan Díaz Covarrubias, donde un grupo de hombres armados las atacó a tiros. En el lugar pereció Víctor Antonio Alegría, exinspector de la Policía Municipal de Acayucan, y un acompañante, mientras que el periodista murió cuando era trasladado a un hospital.
Veracruz es considerada una de las regiones más peligrosas del mundo para ejercer el periodismo, de acuerdo con la organización Artículo 19. Con la muerte de Ríos Vázquez suman 20 los asesinatos de periodistas en Veracruz en los últimos diez años. En lo que va de 2017 han sido asesinados por lo menos otros nueve periodistas en México, la mayoría de ellos dedicados a la cobertura de temas de corrupción política y crimen organizado.

El Parlament aprobó suprimir "terrorismo islamista", El atentado sería atribuible a Madrid, como todo lo demás...

El PPC fue el único grupo de la cámara que votó en contra


El Parlament aprobó suprimir "terrorismo islamista"

El Parlamento de Cataluña aprobó, el pasado 27 de julio, una moción sobre la islamofobia -sólo rechazada por el PPC- en la que instaba al Govern a eliminar el binomio «terrorismo islamista» y utilizar una terminología más apropiada para designar el terrorismo de carácter integrista.
En la misma moción el Parlamento también solicitó "aplicar los protocolos policiales que tienen por objetivo garantizar que los miembros de los Mossos no utilicen perfiles étnicos o religiosos en las tareas de patrullaje y seguridad ciudadana". La moción fue presentada por el diputado Benet Salellas, del Grupo Parlamentario de la Candidatura d'Unitat Popular.
La CUP también pidió derogar el Protocolo de Detección de Radicalización Islámica en centros del Departamento de Enseñanza e iniciar los estudios correspondientes para la elaboración de un protocolo adecuado mucho más amplio que comprenda todas las formas de violencia religiosa, política y de género.

Reorientando la Sagrada Familia . . .


La tonta del día: "Cuando trabajo en castellano me siento pija"

La actriz Emma Vilarasau dice: "he tenido la gran suerte de trabajar siempre en catalán" 

No dice que siempre trabaja 'subvencionada' 

Como hija de un ex Presidente de la Caixa, no es posible no ser 'pija'

Emma Vilarasau: "Cuando trabajo en castellano me siento pija"
El conseller Santi Vila entrega el Premi Nacional de Cultura a Emma Vilarasau
La actriz y Premi Nacional de Cultura, Emma Vilarasau, ha afirmado en una entrevista en El Punt-Avui que "cuando trabajo en castellano me siento extraña, me siento pija". "Y me gusta mucho el castellano, es una lengua preciosa; poder interpretar Lorca es maravilloso", añadió.

Vilasarau ha dicho que "he tenido la gran suerte de trabajar siempre en catalán" y considera que este hecho "te conecta contigo mismo, con tu manera de hablar, con los espectadores, con una sociedad, con tu historia".
Sobre su relación con la prensa, la actriz dice que "yo soy una persona muy amable". "Esto no quiere decir que me gusten las entrevistas", matiza Emma Vilarasau, que expone que su trabajo "es difícil de explicar, es muy etérea".
Finalmente, remarca que "yo interpreto lo que otros escriben, y me considero creadora sólo hasta cierto punto". Pero también entiendo que los actores, las caras, llevamos gente al teatro. Y es un trabajo de difusión de la lengua ", concluye.

¿Y si Putin tuviese algo de razón?

video

Sr. Caos


Maduro pide a Interpol que detenga a la exfiscal Ortega


Ludmila Vinogradoff

El líder chavista ratifica que las presidenciales serán en diciembre de 2018
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este martes que pedirá a Interpol la captura de la exfiscal Luisa Ortega y de su marido, el diputado chavista Germán Ferrer, que huyeron de su país el viernes. Ortega, según confirmaron las autoridades migratorias colombianas, viajó este martes a Brasil.
En una rueda de prensa con medios nacionales e internacionales, Maduro se refirió a su petición de que «estos delincuentes sean entregados a la Justicia venezolana para que se haga justicia en territorio y jurisdicción» de su país. «Nunca me imaginé una traición» -dijo- como la de la exfiscal. «Vino aquí como una santita y se fue comprometida para hacer justicia», en alusión a la denuncia de Ortega sobre la ruptura del hilo constitucional por el Tribunal Supremo. «Espero que se cumpla el código rojo y sean entregados a la Justicia venezolana», dijo.
EL presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante la rueda de prensa el martesEn un nuevo varapalo para la oposición, el líder chavista ratificó ayer que las elecciones presidenciales serán en diciembre de 2018 y no antes, como reclaman sus detractores. «Así Trump venga al frente de una invasión en Venezuela, habrá elecciones presidenciales en 2018. Así venga vestido de marine», puntualizó Maduro. Y pese a la crisis generalizada que atraviesa Venezuela y su impopularidad, Maduro subrayó que las «ganará». También reiteró que las regionales serán en octubre y las municipales el año próximo, cuando las anuncie el Consejo Nacional Electoral (CNE), de mayoría chavista.
Vestido con un traje negro de cuello mao, el mandatario venezolano convocó una rueda de prensa para anunciar medidas económicas, pero dijo que hasta dentro de unos días no estarán preparadas. Aprovechó la convocatoria para promocionar la celebración de una «cumbre de solidaridad» con su régimen, aislado por el rechazo que ha generado la puesta en marcha de una «ilegítima» Asamblea Nacional Constituyente.
Nicolás Maduro calificó asimismo de «agresión imperialista» las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre una intervención militar en Venezuela. Y se quejó de que Washington prepare sanciones y bloqueos financieros contra dirigentes venezolanos. «Sea lo que sea el futuro de nuestra relaciones, debemos hablar, voy a enviarle una carta y seguro que cuando la lea va a cambiar, desescalemos las relaciones tensas y propiciemos el diálogo», conminó a Trump. También pidió al Papa Francisco ayuda para impedir que EE.UU. «nos invada» y colabore con el diálogo. Maduro considera que Venezuela es víctima de una supuesta campaña mundial de difamación. En el caso de España, precisó que Venezuela es una cuestión nacional en los medios.
El mandatario considera que la «revolución bolivariana es ejemplar», que la recuperación económica «ya arrancó» y la Constituyente «es la jugada perfecta». Reiteró que habrá nuevas medidas económicas que serán anunciadas muy pronto y anticipó que se mantendrán las bolsas de comida «Clap» (por comités locales de administración y producción) para «defendernos del ataque financiero y económico de Trump». Por último, amenazó que a Venezuela «no la saca nadie de Mercosur».

Asilo en Chile

El Gobierno chileno, mientras tanto, concedió asilo diplomático a cinco magistrados designados por la oposición venezolana para el Supremo, y desde hace unas semanas refugiados en la residencia del embajador chileno en Caracas. Zuleima Del Valle González, Beatriz Ruiz, Luis Marcano, José Fernando Núñez y Elenis Del Valle pidieron «formalmente» asilo después de intentar aclarar su situación judicial.

«El lema "no tenemos miedo" es falso y muy poético; sí lo tenemos, y mucho»


JorgeAguilar

El carismático actor barcelonés, Albert Boadella, afirma que «el Gobierno español ha mostrado sus complejos en los atentados al dejar el protagonismo a la Generalitat» 


Albert BoadellaAlbert Boadella no deja indiferente a nadie allá por donde va. Después de ocho años como director artístico de los Teatros del Canal en Madrid -que abandonó en junio de 2016-, el carismático actor admite que ahora mismo se encuentra en un periodo de «recuperación de la libertad y asilvestramiento» perdido durante su etapa en el centro de la capital.
Quiere alejarse de los cargos públicos porque «condicionan» en su manera de trabajar, a pesar de que, según afirma, tuvo libertad absoluta como director del Canal: «La administración pública ha estado muy bien conmigo», afirmó ayer ante los medios en Santander, y achaca más su marcha a la saturación vivida durante tantos años en su puesto y a tener que programar las obras según el gusto del público. «Lo hice para que la gente percibiera que ese era su teatro», sentenció. Aun así, recuerda su trayectoria en los Teatros del Canal como «una época muy divertida, fantástica».

Autohomenaje

Esta noche interpretará en los teatros del Casyc de la capital cántabra, con motivo de los cursos que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), su última obra: «El sermón del bufón», que ya estrenó el pasado mes de febrero obteniendo una buena valoración de la crítica. El creador de Els Joglars realiza una especie de autohomenaje de su vida, donde mezcla su lado más cómico -de la infancia- con el más reflexivo, el cual ha ido madurando con el paso de los años. Expone en escena su dualidad real: a Albert, por un lado, y a Boadella, por el otro.

El dramaturgo y director de teatro ha tenido «rifirrafes» de todo tipo durante su vida. De ser anteriormente perseguido por el ejército franquista y los altos poderes ha pasado a ser criticado actualmente por defender en ocasiones a los dirigentes gubernamentales. Es su naturaleza. Considera que estar a contracorriente es una virtud en su oficio, llegando a asegurar que «tener enemigos me da vitalidad, da la sensación de que aciertas en mi oficio». Sus últimos lances los ha tenido en Cataluña, su tierra, de la que se marchó por su postura contraria al independentismo: «No puedo pasear ni diez minutos por Barcelona sin que me llamen traidor, facha o españolista. Es consecuencia de la libertad, de decir aquello que pienso», afirma.

Complejos

Ante los atentados terroristas sucedidos en Barcelona y en Cambrills la pasada semana, Boadella critica abiertamente la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy, del que afirma que «actuó con complejos», lo que, a su juicio, ha sabido aprovechar la Generalitat para obtener «todo el protagonismo». El dramaturgo piensa que lo sucedido era una cuestión de Estado. «El terrorismo yihadista afecta a la totalidad del mundo; es un asunto muy serio», explicó.
Asimismo, Boadella no tuvo reparos en aclarar que «el lema «no tenemos miedo» es falso, muy poético y muy filosófico; la realidad es que sí tenemos miedo, y mucho». Cree que se ha exagerado con el lema y que la situación actual en la sociedad es de pánico. «La problemática del terrorismo yihadista está más presente que nunca. Podemos estar en cualquier parte y que nos explote una bomba o que nos ametrallen», espetó el artista catalán.
También tuvo palabras para reflexionar sobre los niveles de libertad de expresión en España. Piensa que «su utilización es menos potente que hace unos años», a pesar de que a nivel legal sean «únicos en la historia». Achaca a la sociedad y a los medios de comunicación que han tenido gran parte de la culpa para que se hayan generado muchos temas tabúes intocables: «Ahora hay que tener mucho cuidado si se hacen bromas machistas o sobre homosexuales porque la sociedad no admite nada. Hay que tener cuidado porque estamos sentando jurisprudencia».
Boadella lamenta este paso atrás y considera que hoy día tendría problemas serios a la hora de representar gran parte de sus obras realizadas por Els Joglars durante los años 80 y 90, época donde «la libertad era diferente a la que existe ahora».

Altísima protección: La Virgen de la Merced, patrona de Barcelona


Sin seguridad no hay Estado


AGUSTÍN LINARES, Subdierector Operativo del Cuerpo Nacional de Policía

«Fuera de nuestras fronteras nadie entiende que Policía Nacional y Guardia Civil hayan estado ausentes por decisión de los Mossos y que el propio Gobierno de la Nación esté siendo un mero espectador. Hay que recordar un concepto elemental que parece que algunos se resisten a admitir: que si el Gobierno no tiene en sus manos la seguridad del Estado, el Estado desaparece»
Sin seguridad no hay Estado
Cuando aún no nos hemos repuesto de la conmoción general que han dejado en todos los españoles las imágenes del día 17, el brutal atentado de los yihadistas en las Ramblas de Barcelona exige una primera reflexión para intentar evitar que algo así vuelva a suceder. El atentado nos deja una serie de interrogantes: ¿cómo es posible que la Generalitat haya cerrado todas las puertas a los Cuerpos de Seguridad del Estado? ¿Cómo es posible que los delitos contra la seguridad del Estado estén en manos de unos cuerpos nacidos de la nada hace muy pocos años y sin experiencia en antiterrorismo? Fuera de nuestras fronteras nadie entiende que Policía Nacional y Guardia Civil hayan estado ausentes por decisión de los Mossos y que el propio Gobierno de la Nación esté siendo un mero espectador. Hay que recordar un concepto muy elemental pero que parece que algunos se resisten a admitir: que si el Gobierno no tiene en sus manos la seguridad del Estado, el Estado desaparece. En Barcelona los dos gobiernos después de apelar a la colaboración entre instituciones dieron por terminada la rueda de prensa. Lamentablemente esa colaboración no existe: ni poca ni mucha, ni antes ni ahora; sencillamente no existe. Mientras que con las policías de otros países el intercambio de información en materia de terrorismo es fluido y sin reticencias, en España no se da. Puede que esto suene muy fuerte pero es así. Puede incluso resultar kafkiano pero un gobierno que se declara hostil al Estado español tiene en sus manos la seguridad de ese Estado en Cataluña y veta al propio Estado.
¿Pero qué pasa fuera de nuestras fronteras? En países tan descentralizados como Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, los delitos contra la seguridad corresponde investigarlos en exclusiva a la policía del Estado. Si en Gales se comete un atentado como el del pasado 17 en Barcelona, no lo investiga la Policía de Gales, sino Scotland Yard; si se comete en Baviera no le corresponde a la Policía del Land sino a un nuevo cuerpo (Dirección 11) creado recientemente dentro de la policía federal con competencia exclusiva en materia de terrorismo, o al FBI si el atentado se comete en Michigan. Eso es lo obvio: la seguridad del Estado solo puede estar en manos del Gobierno de la Nación.
El oficio de policía, como todos los oficios, se aprende de la mano de los maestros o, por lo menos, de los que ya tienen experiencia. En Cataluña y el País Vasco, siguiendo una tradición tan hispana como es la de teorizar sobre todo y relegar a segundo plano la práctica, se crearon unas academias de policía en las que los maestros podían enseñar mucha teoría pero no cómo ha de actuar un policía porque carecían de esa experiencia. Cuando salieron a la calle no había nadie que les enseñara cómo se realiza, por ejemplo, una inspección ocular detallada porque nadie la había hecho antes; pero eso no importaba, ya irían aprendiendo.
Naturalmente tampoco nadie tenía experiencia en investigación de grupos terroristas, pero tampoco importaba, ya aprenderían. Y así hasta llegar al día 17 de agosto donde se han cometido una serie de errores de libro y de bulto muy graves que son producto de esa inexperiencia. Pero no es este el sitio, ni el momento, ni soy yo quien ha de poner de manifiesto esos fallos. La pregunta de si pudo haberse evitado el atentado quedará siempre sin respuesta, pero no creo que se haya presentado nunca una ocasión mejor, y estoy seguro que, de haber intervenido Policía Nacional o Guardia Civil, habrían actuado de forma muy distinta.
Es muy grave todo lo que ha sucedido como para intentar pasar página sin más. En mi opinión urge una rectificación en profundidad de la legislación sobre policías autonómicas. Para entender ahora esta situación conviene no olvidar que la existencia de la policía autonómica fue ideada, engendrada, creada y preparada por los mismos nacionalistas que ahora desafían al Estado; una policía al servicio de un objetivo: la independencia; una policía que se declara fuera del Estado, una policía de la que se duda si cumplirá con las leyes del Estado o apoyará los planes de los independentistas. Aunque ese no es el problema; es algo mucho más grave. No es tanto saber cómo actuará la policía autonómica, sino la propia duda. Eso es lo grave.
Cuando se duda de si un cuerpo de policía cumplirá o no con la ley, si lo que está en juego es el derecho básico de su nacionalidad, es que estamos ante una crisis de Estado. Una policía, por demás, cuya existencia, estoy convencido, no es acorde con la Constitución. Porque una de dos: o los Mossos son cuerpos de seguridad y entonces no pueden depender del Gobierno catalán, o si dependen de la Generalitat no son cuerpos de seguridad en el sentido que da la Constitución. El argumento no tiene la contundencia de un silogismo en bárbara pero se le parece mucho. Pero esta paradoja se viene arrastrando desde otros tiempos, tiempos de mirar para otro lado, tiempos en los que Jordi Pujol cambiaba de sombrero según le convenía: ahora soy españolista, ahora catalanista. Es verdad que esto no era nada nuevo en nuestra historia. Alcalá Zamora, con la fina ironía de su tierra natal (Priego de Córdoba), en un discurso en el Congreso de los Diputados, se dirigía así a Francesc Cambó: "No se sabe si usted quiere ser el Simón Bolívar de Cataluña o el Bismarck de España, pero ambas cosas al mismo tiempo no puede ser".
Ahora la crisis está sobre la mesa; ya no es tiempo de especulaciones ni de interpretaciones. Puede que se esté esperando al día 1 de octubre, pero ese día todo el mundo sabe que no habrá referéndum; el catalán no se va a dejar llevar al suicidio colectivo tras ningún flautista de Hamelin. Pero aunque no haya referéndum, lamentablemente hemos visto estos días que el Estado ya no está en Cataluña. Si por definición el Estado es seguridad, ese instrumento en Cataluña lo controla la Generalitat, no el Gobierno de la Nación.
Decía Balzac que "los gobiernos pasan, las sociedades mueren, la policía es eterna". Aplicado a nuestro país se podría reformular de otro modo: si se suprime la policía desaparecerá el Estado. En eso parece que están algunos.

PP y Cs reprochan al teniente de alcalde de Colau por defender a un yihadista vinculado con el atentado


Javier Chicote

Alberto Fernández: «Es una incongruencia que Jaume Asens dirija ahora el área de derechos civiles» 
Ada Colau y su cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens
Ada Colau y su cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens - EFE
Los portavoces del PP y de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz y Carina Mejías -respectivamente-, criticaron este martes que el teniente de alcalde Jaume Asens fuera abogado del adoctrinador del imán de Ripoll, un hecho desvelado por ABC. Fernández Díaz pidió que «dé explicaciones sobre los colectivos a los que defendió antes de asumir sus responsabilidades públicas». En función de esas explicaciones, se planterán exigir su dimisión. El portavoz popular sostiene que «no hay una incompatibilidad de tipo legal, pero sí política y ética».
El cuarto teniente de alcalde de Ada Colau dirige el Área de Derechos de la Ciudadanía, lo que supone «una incongruencia», según Alberto Fernández Díaz: «Tenemos a un responsable de los derechos civiles del Ayuntamiento como abogado de quienes vulneran el derecho más fundamental, el derecho a la vida. Los derechos civiles no casan muy bien con estas actividades de defensa de presuntos yihadistas».
El representante del PP añadió que «nadie te obliga a defender a un yihadista, no era abogado de oficio, pero su activismo social en el entorno de la izquierda más extrema y el independentismo lo vinculó con clientes como esos». En esta línea destacó que Asens «como teniente de alcalde promovió que el Ayuntamiento retirara acusaciones particulares contra implicados en incidentes violentos».
Por su parte, la portavoz de Ciudadanos declaró a ABC que «el historial de Jaume Asens es conocido y muy cuestionable, no solo como abogado de yihadistas, sino también de quienes rodearon el Parlamento catalán. Luego quiso instrumentalizar al Ayuntamiento para pedir el indulto y para cuestionar a los tribunales».

«Es su deontología»

Carina Mejías, que también es abogada de profesión, asegura que Asens, concejal de Barcelona en Comú, puede defender «a quien quiera, es su deontología, pero como mínimo esto es éticamente reprobable». La portavoz de Ciudadanos añadió que «Barcelona no se merece representantes que tengan esta trayectoria profesional».
Como publicó ayer ABC, Abdelbaki es Satty, imán de Ripoll y cerebro de los atentados de Barcelona, fue investigado en la operación Chacal contra el terrorismo yihadista. No encontraron suficientes pruebas contra él, pero sí contra el que fuera su maestro, el también marroquí Mohammed Mrabet, gerente de la mezquita de Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Mrabet fue detenido en 2006. La Audiencia Nacional lo condenó en 2009 a siete años de prisión por un delito de integración en organización terrorista. Su abogado -particular, no de oficio- fue Jaume Asens. Recurrió la condena ante el Tribunal Supremo y logró su objetivo, ya que alto tribunal anuló toda la causa por fallos en la instrucción y exoneró a los cinco condenados.
Un detenido reconoció «en la fotografía 71» al imásn de Ripoll
Un detenido reconoció «en la fotografía 71» al imásn de Ripoll- ABC
Según la Guardia Civil y la Fiscalía, Mohamed Mrabet, gerente de la mezquita y propietario de una carnicería, «asumió el liderazgo de la célula catalana radicada en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú». Se dedicaba a «captar jóvenes para la práctica de la yihad en Irak» y «creó un espacio ideológico de adoctrinamiento en torno a la mezquita», denominada «Al Furkan».
Uno de los jóvenes que Mrabet contribuyó a radicalizar fue Abdelbaki es Satty, quien, a su vez, años después, se encargaría de radicalizar y dirigir a los jóvenes que cometieron los atentados de las Ramblas y Cambrils. Es Satty, que se convirtió en imán de la mezquita de Ripoll, murió en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona), donde preparaban los explosivos.
En el registro del domicilio de Mrabat, la Guardia Civil encontró un documento de identidad de Abdelbaki es Satty, además de varios manuales sobre el yihadismo. El cerebro del atentados de Barcelona acudía a reuniones de adoctrinamiento que se celebraban en casa de un hermano del líder Mrabat.

El tiburón 'comeurnas'


¿Vejación o libertad de expresión? El veto al Cristo despiezado marca las fiestas de Bilbao

Solo el PP celebra la decisión judicial de quitar la composición 'Carnicerías vaticanas' de la caseta de Hontzak, mientras que la Federación de Comparsas y los demás grupos de la oposición se alinean con la afectada

Foto: Composición con el antes y el después de la decoración de la caseta festiva de la comparsa Hontzak en el Arenal de Bilbao. (EFE)
Composición con el antes y el después de la decoración de la caseta festiva de la comparsa Hontzak en el Arenal de Bilbao.
El recinto festivo de Bilbao con motivo de su Semana Grande está acostumbrado a lidiar con la polémica por la decoración de las 'txosnas' (casetas festivas), en especial por los reiterados apoyos a los presos de ETA. Se ha reproducido en muchas ocasiones la fotografía de la entrada de la Ertzaintza para retirar fotos de etarras encarcelados o pancartas de respaldo a la banda terrorista. Este año, la policía vasca ha vuelto a acceder al recinto festivo de El Arenal por orden judicial, si bien en esta ocasión su intervención nada tiene que ver con alabanzas a los terroristas y sí con presuntas “blasfemias” y “ataques contra la libertad religiosa”.
En la 'txosna' de la comparsa Hontzak ya no es visible la simulación del despiece del cuerpo de Cristo crucificado para su venta bajo el título 'Carnicerías vaticanas', en la que se ironizaba con la frase “tomad y comed, este es mi cuerpo”. La retirada este lunes por la mañana de la decoración tras la denuncia interpuesta por el Obispado de Bilbao ha hecho que en las fiestas de la capital vizcaína se imponga el debate de hasta dónde debe llegar la libertad de expresión. El veto judicial está marcando la celebración de la Semana Grande. El debate está en la calle, en cada uno de los rincones festivos, con opiniones enfrentadas.
La Federación de Comparsas, Bilboko Konpartsak, se ha alineado en bloque con la caseta afectada ante lo que califica de “ataque contra toda la ciudadanía”. Este organismo defiende que la sátira "no debe conocer ningún tipo de límite” mientras las críticas “no supongan una opresión contra cualquier colectivo minorizado”. “El humor y la sátira son dignas, legítimas, necesarias e imprescindibles para una sociedad plural, crítica, paritaria y responsable”, argumenta. Por ello, en solidaridad, el resto de comparsas han colocado en sus 'txosnas' una réplica del cartel retirado por la Ertzaintza con la imagen de Cristo crucificado.
A nivel político, la comparsa ha recibido el respaldo unánime de los partidos de la oposición en Bilbao salvo el PP, que ha sido el único grupo que ha celebrado abiertamente la retirada de esta composición por constituir una “humillación y vejación”. “Un Jesucristo crucificado y despiezado como si se tratase de una pieza animal en una carnicería es una ofensa y un ataque gratuito de esta imagen hacia la religión católica y hacia el respeto y tolerancia mínimo necesario para una convivencia en paz”, sostiene la portavoz de los populares de Vizcaya, Raquel González.
El Ayuntamiento de Bilbao, gobernado por PNV y PSE, no emprendió ninguna acción ante esta decoración a pesar de, como apunta el PP, las “quejas de miles de personas”. El alcalde, el ‘jeltzale’ Juan Mari Aburto, ha manifestado su desacuerdo personal con este montaje (“conocen mis creencias y no me gusta nada”, ha afirmado) y ha insistido en el mensaje del “respeto a todo tipo de creencias” para que ningún ciudadano pueda sentirse “insultado e incómodo”. En este sentido, ha pedido una "reflexión", ya que "para pasárselo bien no hace falta meterse con nadie, no hace falta que ningún bilbaíno se sienta mal". En todo caso, ha eludido pronunciarse respecto a si se han superado los límites de la libertad de expresión. A este respecto, se ha limitado a afirmar que "será un juez" quien decida si la decoración se enmarca dentro “del ejercicio de libertad de expresión o no”. Tampoco ha querido entrar a valorar la decisión de las demás 'txosnas' de exhibir un cartel con la obra retirada en solidaridad con la caseta afectada.
El alcalde de Bilbao elude pronunciarse respecto a si se han superado los límites de la libertad de expresión: "Será un juez quien lo decida"
La respuesta del alcalde ante esta polémica ha indignado al PP, que habla de “insulto a cualquier persona con un poco de dignidad y decencia” por dar a entender que el ayuntamiento “no puede hacer nada” ante las imágenes “grotestas” que permanecieron dos días en el recinto festivo situado en El Arenal, centro neurálgico de la fiesta. Por ello, ante la inacción municipal, los populares van a pedir la modificación de las ordenanzas festivas con vistas a que “se disponga de los mecanismos necesarios para actuar con rapidez y firmeza” ante este tipo de “humillaciones”.
Por contra, EH Bildu y Podemos denuncian duramente este “ataque a un ejercicio democrático”. La coalición ‘abertzale’ habla de “intolerable atropello al humor, a la crítica sociopolítica y a la libertad de expresión” con una medida que, según asegura, “daña la imagen” de la Semana Grande y de Bilbao. En esta línea, la formación de Pablo Iglesias en el País Vasco ataca tanto al obispo de Bilbao, Mario Iceta, como a Aburto, a quienes ha calificado de “inquisidores” por montar una “policía de la moral”. El responsable del área de Cultura, Andeka Larrea, critica la “evidente falta de sentido del humor” del alcalde por afirmar que “nadie debe sentirse ofendido” en un recinto festivo que, para Podemos, representa “un espacio de reivindicación y de lucha”. Por su parte, el grupo municipal Udalberri, conformado por Podemos, IU y Equo, censura esta “desmesurada” medida contra un montaje humorístico que se asemeja al de los 'ninots' de las Fallas de Valencia.
El PP critica que el Ayuntamiento de Bilbao no actuara ante la decoración del Cristo despiezado de la 'txosna' pese a las "quejas de miles de personas"
La comparsa afectada defiende que su ‘Carnicerías vaticanas’ constituía “un ejercicio práctico de libertad de expresión y desobediencia civil”. Hontzak, que ya sin Cristo crucificado ha remodelado su caseta de piezas de carnicería bajo el lema ‘Con censura eclesiástica’, para evidenciar su protesta (en su cuenta de Twitter ha ironizado con el tuit “como dirían los eclesiásticos: habemus decoración” junto a una fotografía de la nueva imagen), asegura que su intención era hacer una crítica a la existencia en el Código Penal del “absurdo e injusto delito contra los sentimientos religiosos”. Incluso asegura “no entender” que haya quien se pueda sentir ofendido por despiezar a Jesucristo. Así, para defender su actuación, realiza una comparativa con las procesiones de Semana Santa, donde “unos encapuchados pasean públicamente y en presencia de niños, muñecos macabros y ensangrentados que pueden herir la sensibilidad de muchas personas”, pero que suponen “un ejercicio de libertad de expresión”.
El Obispado de Bilbao, que el mismo sábado, día de inicio de las fiestas, interpuso una denuncia ante el juzgado de instrucción número 3 de la capital vizcaína por esta “composición de imágenes blasfemas de Jesús crucificado”, argumentaba que esta decoración “ofende sentimientos profundos y creencias religiosas arraigadas en buena parte de los habitantes” de Bilbao y el territorio. Por ello, en el momento de la denuncia, había solicitado el “amparo” y la “intervención” de las instituciones públicas responsables de “velar por el respeto al derecho fundamental a las creencias religiosas en aras de la promoción de la convivencia social en paz y armonía”. En todo caso, rehúsa valorar la retirada de la decoración por orden judicial.

Pere Guardiola y el Manchester City compran el Girona FC

Los nuevos propietarios se hacen con el 88,5% de las acciones de los anteriores dueños

El Girona FC por fin ya puede alardear de nuevos propietarios. Después de meses y meses de espera, el Manchester City y Guardiola, no el entrenador, sino su hermano Pere, adquirirán en las próximas horas el 88,5% de las acciones de TVSE Fútbol, propiedad de dos exdirectivos de Canal+ Francia. La sorpresa ha sido el elevado porcentaje de compra de Pere Guardiola, el 44%, prácticamente el mismo que el club inglés.
La operación de compra de Pere Guardiola, agente de Iniesta y Luis Suárez, entre otros jugadores, ha sido a través de Guirdis Holding, su sociedad con sede en Malta. A través de esta compañía participa con el 27% en Media Base Sport (MBS), el mismo porcentaje que tiene a Mediapro en la firma de representación, después de que las dos partes vendieran el 46% de la compañía al grupo chino Wuhan Double.

Parcela deportiva

Nadie se aventura en estos momentos a desvelar los propósitos de los nuevos propietarios. Sobre todo en el plano directivo, donde no se sabe si se mantendrá el actual equipo, con Ignacio Mas-Bagà al frente de la dirección general y Quique Cárcel como máximo responsable de la parcela deportiva. En cambio, en lo futbolístico, donde la vinculación entre el Girona y el Manchester City se remonta a dos años atrás, se espera que siga siendo muy fructífera.
En este sentido, la relación deportiva ha permitido que en estos últimos meses se haya incrementado la plantilla gracias a las incorporaciones citizens, con las llegadas de Pablo Maffeo, Aleix García, Douglas Luiz, Marlos Moreno y Larry Kayode, jugadores por los que el club inglés realizó en su momento notables inversiones.