Yo mismo con mi turismo

28 abr. 2017

Podemos presiona al PSOE con una moción de censura contra Rajoy y Hernando le acusa de ‘mala fe’

Podemos toma la iniciativa y anuncia una moción de censura contra Mariano Rajoy, una maniobra con la que busca dos objetivos: capitalizar el debate político, ahora mismo impregnado por los escándalos de corrupción, e intervenir en el proceso de primarias del PSOE colocando a este partido entre la espada y la pared. Unidos Podemos y sus confluencias pretenden abrir una ronda de contactos con los demás grupos parlamentarios, pero sobre todo con el socialista, para recabar los apoyos que necesita y, de momento, ya tiene la respuesta del mayoritario: ‘no’ rotundo
Tras los últimos casos de corrupción que salpican al PP, el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ha comparecido en rueda de prensa en el Congreso junto a los portavoces del grupo de Unidos Podemos-En Comù-Podem-En Marea para explicar su iniciativa que, según ha dicho, están dspuestos a llevar hasta el final aunque no encuentren más apoyos.
Iglesias, que ya se ha puesto en contacto con el PSOE, ERC y PDeCat, ha empezado emplazando a los socialistas a unir fuerzas para derribar al jefe del Ejecutivo. “España está viviendo un estado de excepción democrático”, con el “saqueo” de las administraciones públicas y con un “comportamiento parásito de las instituciones” por parte del PP, ha dicho y ha asegurado que “sacar al PP de las instituciones es una necesidad”. En ese contexto, ha anunciado que abrirá una ronda de contactos con las demás fuerzas parlamentarias de la oposición para presentar una moción de censura que derribe al Gobierno de Mariano Rajoy. La Constitución de 1978 establece que una moción de censura tiene que ser propuesta al menos por la décima parte de los diputados, esto es, por 35 parlamentarios, y Unidos Podemos tiene de sobra. Pero para sacarla adelante necesita mayoría absoluta.
De momento, ya tiene la respuesta de prácticamente todo el Congreso y es ‘no’. El Grupo Socialista ha sido el primero y ha equiparado la fórmula elegida por Podemos para impulsar su moción de censura con la que utilizó hace un año para tratar de convencer a los socialistas de pactar un Gobierno de coalición, cuando la incapacidad de los partidos para formar un nuevo Ejecutivo tras el 20-D había sumido al país en una situación de bloqueo. Entonces, “hubo mala fe y falta de rigor y hoy se repite”, ha dicho el portavoz del PSOE en el Congreso. “Cuando uno quiere que prospere un Gobierno de coalición lo negocia antes y luego lo anuncia”, ha añadido Antonio Hernando recordando cómo Iglesias compareció a finales de enero de 2016 en el Congreso para presentar el reparto de carteras en ese eventual Gobierno de coalición mientras Pedro Sánchez era recibido en audiencia por el Rey, sin tener ningún conocimiento previo de la oferta.
“El señor Iglesias sabe que no hay una mayoría alternativa al PP para sacar adelante esa moción de censura por lo que obra con manifiesta mala fe”, ha explicado Hernando, quien además ha subrayado que “la moción de censura es un mecanismo parlamentario que implica unos cambios tan sustanciales que no se puede anunciar habiendo llamado al partido con el que se quiere contar diez minutos antes de anunciarla”. El portavoz estaba aludiendo a la llamada que Iglesias ha hecho este mismo jueves al presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, poco antes de ofrecer la rueda de prensa.
“Estamos asistiendo a la misma maniobra de hace un año”, ha resumido Hernando quien, además, ha hecho hincapié en cómo aquella oferta terminó con el Grupo de Podemos votando en contra del candidato socialista a la presidencia del Gobierno, que en aquél momento era Sánchez, en marzo de 2016. Hasta el último minuto, el líder del PSOE y su partido confiaron en que Podemos no se alineara con el PP para tumbar su investidura como presidente del Gobierno. “Hace un año nos engañó. Ahora no nos va a volver a engañar. Por tanto, la respuesta es no “, ha concluido el portavoz.
Con esta postura ha coincidido al cien por cien la candidata a las primarias socialista para elegir al próximo/a secretario/a general del PSOE, Susana Díaz. A Díaz le han preguntado por el anuncio de Podemos durante un acto en el que estaba participando y ha considerado que “la operación es la misma que hizo (Iglesias) cuando se propuso como vicepresidente del Gobierno y se pidió el CNI”. La única diferencia, ha destacado, es que “hoy faltaba Errejón” en la foto de todos los portavoces de Unidos Podemos & confluencias compareciendo en la sala de prensa del Congreso. A juicio de Díaz, Iglesias sabe que no va a sacar adelante su moción de censura pero le da igual. “Él quiere ser el centro de atención. Ya lo conocemos y lo tenemos muy visto”, ha zanjado.
Sánchez dice ‘no’ a la moción pero se desmarca de la Gestora
Por lo pronto, el líder podemita ha irrumpido de lleno en la campaña para las primarias socialistas. Había cierto interés por saber qué diría otro de los candidatos, el exsecretario general Pedro Sánchez, que esta misma mañana pedía la dimisión de Rajoy tras acusar a la gestora de “tibieza” y reprocharle que esté maniatada por la abstención que impuso al Grupo Parlamentario Socialista para que el líder del PP fuera investido presidente, a finales de octubre de 2016. Su coordinador de campaña y secretario provincial del PSOE valenciano, José Luis Ábalos, ha dicho que la iniciativa de Podemos “no es un planteamiento serio”. “Rajoy tiene que comparecer en el pleno y rendir cuentas y hay que exigirle responsabilidades, ese es el procedimiento”, ha argumentado el representante “sanchista”, desmarcándose así de la decisión de la gestora de circunscribir la petición de comparecencia del presidente a la comisión de investigación sobre la financiación del PP.
Desde luego, lo que no parecía probable es que Sánchez se mostrara a favor de una iniciativa cuyo fin sería hacer a Iglesias presidente, aunque esté condenada al fracaso por la falta de acompañamiento, cuando fue el líder de Podemos quien le dejó a él con la miel en los labios de una investidura que se frustró por el voto en contra de los diputados morados. En cualquier caso, los diputados del PSOE se ven abocados a otra penosa disyuntiva: sortear la trampa que les tiende Podemos o emitir un voto de castigo a su principal rival político quien, después de repetir en la presidencia del Gobierno gracias a los votos socialistas, se ha vuelto más tóxico de lo que ya era por los nuevos escándalos de corrupción que sacuden a su partido.
En cuanto al procedimiento, el artículo 177 del Reglamento del Congreso establece en su punto número 5 que “la aprobación de una moción de censura requerirá, en todo caso, el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados”. Eso sí, si la moción resulta derrotada, el artículo 179 avisa de que “ninguno de los signatarios (…) podrá firmar otra durante el mismo período de sesiones”. Es decir, que Unidos Podemos no podría presentar una nueva moción de censura hasta septiembre.
La reacción socialista ha sido respondida por el diputado Iñigo Errejón, rival de Pablo Iglesias en Vistalegre II y proclive a una postura más moderada y alejada de la política-espectáculo que practica el secretario general. Pero Errejón se ha mostrado particularmente duro con los críticos en un vídeo que ha colgado en Facebook y en Twitter para defender la moción de censura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando