Yo mismo con mi turismo

31 may. 2017

La bandera y la cartera

Cartera.- Mariano Rajoy firmó ayer en el palacio de la Moncloa el acuerdo con Nueva Canarias que le asegura el voto favorable del diputado Pedro Quevedo a los presupuestos generales del Estado del 2017. Nueva Canarias (aliada del PSOE) obtiene generosas contrapartidas, que deben sumarse a las ya pactadas por la diputada Ana Oramas, de Coalición Canaria. Entre las medidas más significativas destacan una promesa de inversión de 44 millones en carreteras y un notable incremento de las subvenciones al transporte aéreo y marítimo, para pasajeros (residentes canarios) y mercancías. Tomates y plátanos viajaran gratis a la península. “A Quevedo le harán un monumento en el Teide”, comentaba ayer un periodista de origen canario que conoce los recovecos de la política en el archipiélago, nada fáciles de interpretar.
Bandera.- El acuerdo se firmó ayer coincidiendo con la celebración del día de Canarias. Lejos quedan aquellos años de la transición en los que el Movimiento para la Independencia y Autodeterminación del Archipiélago Canario (MPAIAC), liderado por el abogado Antonio Cubillo, con el apoyo de Argelia, inquietaba mucho al gobierno de Adolfo Suárez. (En abril de 1978, Cubillo sufrió un intento de asesinato en Argel, atribuido a los servicios de inteligencia españoles, a consecuencias del cual quedó casi paralítico). Dos partidos regionalistas compiten ahora por el disputado voto canario en el Congreso. En las islas Baleares están leyendo con mucha atención la letra pequeña del acuerdo.
Cartera.- Ayer era un día interesante para Mariano Rajoy. El acuerdo con Nueva Canarias pone en escena una mayoría parlamentaria de 176 diputados, que parecía imposible al principio de la legislatura. PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, PNV y Nueva Canarias. Mayoría de supervivencia. Este es el mensaje. Una mayoría débil, sin embargo. Una mayoría difícil de estabilizar. Horas antes de firmarse el pacto, Rajoy recibía la mala noticia del día: deberá acudir a declarar en persona a la Audiencia Nacional en el juicio del caso Gürtel. El auto judicial es duro. Se refiere al presidente del Gobierno como el “testigo”. Hay malestar en la carrera judicial por la política de ascensos y promociones. El reprobado ministro de Justicia, Rafael Catalá, se está quemando. También hay fuerte malestar en la fiscalía. Al nuevo fiscal anticorrupción Manuel Moix se le acaba de descubrir un empresa en Panamá. Llueven las peticiones de dimisión. El intento de embridar a la judicatura está encontrando muchas dificultades. Todo es muy descarnado.
El fiscal Emilio Sánchez Ulled, encargado del caso Palau
El fiscal Emilio Sánchez Ulled, encargado del caso Palau (EFE)
Bandera.- El Gobierno no consigue salir del marco narrativo de la corrupción pese a las facilidades que le brinda el soberanismo catalán. Asistiremos en los próximas semanas a una gran pugna entre dos banderas: la limpieza de la corrupción y la defensa de la unidad de España.
Cartera.- “La bandera justificaba el atropello con la cartera”, ha dicho el fiscal Emilio Sánchez Ulled en su demoledor informe final ante el tribunal que está juzgando el saqueo del Palau de la Música. Referencia inequívoca a Convergència Democràtica.
Bandera.- ¿Por qué se convocó el lunes de urgencia, en el Palau de la Generalitat, una cumbre de partidos sobre el referéndum unilateral de independencia? El lunes, el foco estaba en manos del fiscal Sánchez Ulled. El PDECat (ex-CDC) se halla en estos momentos en mínimos electorales, según sondeos que obran en poder de la formación.
Cartera.- La del PNV. La cartera mejor gestionada de las Españas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando