Yo mismo con mi turismo

31 may. 2017

Merkel frente a Trump, Macron frente a Putin

 
Esa extraña pareja de hecho que son Donald Trump y Vladimir Putin se ha encontrado enfrente suya respectivamente a Ángela Merkel y a Emmanuel Macron que ahora son los paladines de la nueva Europa convertida en el baluarte de los valores democráticos de Occidente de los que se alejan tanto los Estados Unidos con Trump como Gran Bretaña con Teresa May.
Los europeos no estamos solos en el mundo aunque a partir de ahora y como ha dicho Merkel sin los hasta hace poco aliados extracontinentales USA y UK, lo que nos ofrece la oportunidad de avanzar más cohesionados y con más coherencia interna en las políticas exterior y de seguridad una vez que el Reino Unido abandone la UE, donde siempre actuó como ‘el caballo de Troya’ de Washington en las instituciones europeas y en la OTAN tal y como lo advirtió el General De Gaulle.
‘No hay mal que por bien no venga’ se suele decir en España en situaciones parecidas a las que estamos sufriendo en el ámbito europeo. Pero ‘la vieja Europa’, de la que con desprecio hablaba Donald Rumsfeld, el aguerrido y ex secretario de Defensa de Donald Trump de los tiempos de George W. Bush, tiene muchos siglos de Historia, un ingente patrimonio cultural y en su seno nacieron la democracia, los Derechos Humanos, las libertades públicas y el Estado del Bienestar.
Y pronto entenderá la ‘premier’ May -que propone sueldos miserables para los extranjeros que viven en Gran Bretaña – que el Brexit ha sido un gran error político y económico que además puede provocar la salida de Escocia y de Irlanda del Norte del Reino Unido.
Como pronto comprenderá Trump -si es que sobrevive como presidente de los EEUU a su posible destitución- que su relación con Putin lo deja en las manos de Moscú y que su alejamiento de Europa es un disparate que no compensará Gran Bretaña, país donde Trump ha perdido muchos apoyos.
Porque su enfrentamiento con Alemania y su brusco apretón de manos con Francia, que incluyen el debilitamiento de la OTAN y la mala relación con la UE, no son bien vistos por la mayoría del Congreso de EEUU ni tampoco por el Partido Republicano de Trump donde ya están hartos de sus disparates y donde temen que las sospechas sobre la intromisión rusa en las elecciones presidenciales americanas son ciertas y acusan a Trump, su familia y a su entorno político y empresarial.
En cuanto a España, la nueva y entrañable soledad europea constituye para nuestro país una oportunidad para reforzar las relaciones de Latinoamérica con la UE, un acercamiento más profundo donde Madrid y Lisboa deben de actuar de manera coordinada poniendo en valor la Cumbre Iberoamericana, que estaba de ‘capa caída’ y que ahora pueden tener un nuevo impulso por causa de los ataques simultáneos de Trump a Latinoamérica y la UE.
En cuanto a Merkel y Macron pronto veremos que el tiempo les dará la razón en detrimento de Trump y Putin, lo que también tendría consecuencias para Gran Bretaña y a medio plazo favorecería el proceso de integración de la UE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando