Yo mismo con mi turismo

29 jun. 2017

Cambios de pareja o incluso tríos

Salvo accidente no parlamentario, Rajoy estará en la Moncloa hasta el 2019. O el 2020


El martes se reunieron por la mañana Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En la Moncloa almorzaron Mariano Rajoy y Albert Rivera. Y algunos diarios se han precipitado en sacar conclusiones casi definitivas. 'El Mundo' titula: "Rajoy y Rivera hacen frente a la agenda común de la izquierda". 'El País': "Los líderes políticos exhiben su división en dos bloques".
Pero estamos en un régimen de cuatro partidos y entre cuatro suele haber cambios de pareja. Incluso tríos. El martes vimos parejas canónicas, que tienen su razón de ser. Este jueves veremos un trio cuando C's, PSOE y Podemos voten la reprobación del ministro Cristóbal Montoro. Los tres quieren separarse de la amnistía fiscal, aunque a Montoro las cosas de comer -la recaudación fiscal- le estén saliendo bien. Y veremos otros tríos. Ejemplo, la comisión sobre la financiación del PP.
¿Pueden ir mas allá los tríos y acabar en una moción de censura triunfante como asegura querer Iglesias, dice temer Rajoy, y Sánchez, que querría, sabe que no pasará? A Rivera, a la caza de "chamuscados" del PP, le costaría aliarse con Podemos para echar al líder del PP. Normal. Pero no se lo tiene ni que plantear porque Iglesias le veta de malos modos. Aquí hay un oculto cambio de parejas. Como en marzo del 2016 cuando Iglesias y Rajoy mezclaron sus votos contra la investidura de Sánchez.
El líder socialista lo debería saber. Y lo sabe. Por eso el martes, tras la reunión, no hizo salir a ninguna ingenua sino a Pepe Ábalos, que repitió: "una moción de censura se presenta para ganarla y se traduce en una alternativa clara de Gobierno y esas condiciones no se dan". Punto, porque lo de Iglesias de contar con ERC "para no demonizarla" es un cuento chino. Mientras ERC quiera romper España ya -lo que no quería Carod-Rovira- no puede estar en una mayoría de cambio. Tampoco bastaría. Habría que seducir al PNV y a otros.

LITERATURA INFANTIL

El trio ganará algunas votaciones, pero Rajoy -salvo accidente no parlamentario- estará en la Moncloa hasta el 2019, o el 2020. El resto es literatura infantil.
¿Qué puede hacer la pareja de izquierdas, pero enemiga, Sánchez-Iglesias? Cambiar algunos excesos de Rajoy en algunas votaciones -con apoyo de Rivera-, pero poco más. El resto es también literatura infantil.
Queda la pareja Rivera-Sánchez. No coincidirán mucho. El líder de Ciudadanos debe crecer a costa del PP y el secretario general socialista, recuperar voto de protesta (por eso alguna excentricidad). Y además también compiten por el voto de centro. Pero tras las próximas elecciones pueden ser pareja estable. Lo lógico es que el centroderecha se una. Y más si no hay mayoría alternativa. Pero si Rivera y Sánchez suman (o casi), Rivera arriesga y Sánchez juega en serio... todo es posible.

¿RELACIÓN ESTABLE?

¿Pueden ser pareja estable, el 2020, Sánchez e Iglesias? Si fuera a nivel autonómico -ahí está Ximo Puig, que no es sanchista- ningún problema. España es otra cosa porque a Iglesias -lo leo en sus labios- le repele la Europa de Merkel o Schultz, o la de los dos juntos. Y la de Macron. Y España debe estar ahí. Lo contario sería literatura... de terror.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando