Yo mismo con mi turismo

7 jun. 2017

Del 'seny' a la épica

 



La empresa era muy difícil, se diría que imposible: una estrategia de ruptura de la legalidad ejecutada con seny. Al final se ha acabado contando fidelidades de mossos d'esquadra y contingentes de guardias civiles para medir los términos del pulso, y hasta donde aguantarlo. Pero, ¿no se ha estado haciendo esto siempre por debajo? El seny era una máscara cortés para enseñar al mundo, tras la que se preparaba la verdadera razón, la fuerza de la musculatura si se llegaba a los empujones. ¿Tantos estudios, tantos papeles, tantos ardides jurídicos, tanta imagen mediática, tal tono festivo, tanto escaparateo, tanto juego de sociedad, para llegar a esto? ¿Ha existido alguna vez el seny, ahora como praxis general? O, quizás mejor todavía, ¿es el seny un estilo con fundamento o un simple atuendo? En todo caso nunca ha sido posible combinarlo con la épica. La épica es lo contrario al seny.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando