Yo mismo con mi turismo

24 jun. 2017

El CIRE hace un negocio redondo con el trabajo de los reclusos de las prisiones catalanas

Bajos salarios y sin derechos: una bicoca para los empresarios
 
Taller de producción en el centro de Ponente donde se hacen los caganers de Navidad.
 
Las prisiones catalanas esconden un secreto que está dando beneficio a muchos empresarios y administraciones públicas: el Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE), la empresa que se encarga de los talleres de producción y que suministra mano de obra barata. Por poco más de cinco euros la hora, un precio aproximado, se confeccionan batas para hospitales, mobiliario escolar, retractilados, cajas, las urnas de la votación del 9-N... "Las hicieron los reclusos en las prisiones catalanas, y las próximas quizás no las harán, pero nadie ha dicho nada de las papeletas o los ensobrados. El CIRE hace un negocio redondo con los reclusos" expresa, con contundencia, Francesc López, representante del sindicao ACAIP de funcionarios en las prisiones catalanas. Por cierto, que para hacer estas urnas se hicieron turnos extraordinarios, se trabajó sábados y domingos... todo lo necesario para poner las urnas en la calle. Eso sí, a precio de saldo.

El CIRE es un organismo dependiente del departamento de Justicia de la Generalitat que ofrece trabajo a la población reclusa en los talleres ubicados en las prisiones. Trabajo mal retribuido, rutinario y poco especializado que, según argumentan desde la ACAIP "no sirve para una reinserción plena. Si te pasas el día haciendo retractilados o montando bolígrafos, ya me explicarás qué tipo de formación en el trabajo es esta. ¿Cuando sales a la calle a donde vas, con esto? ¿Qué currículum te da?"


UN NEGOCIO REDONDO PARA LAS EMPRESAS

Un funcionario de prisiones de Can Brians, que no ha querido ser identificado, pone el dedo en la llaga en todo lo referente a los claroscuros del CIRE: "Dicen que es para ayudar a los reclusos, pero bien es verdad que se ahorran un dineral en sueldos y presupuestos. Por ejemplo, los servicios de lavandería, la limpieza y la cafetería antes eran empresas externas contratadas por la consejería; con el CIRE este trabajo lo hacen los reclusos, y de pagar 25 euros por hora, ahora pagan 4 euros. ¿Imagina la cantidad de dinero que se ahorran en las partidas o que van a parar a los bolsillos de alguien?".

Un interno puede ganar entre 150 y 350 euros mensuales trabajando para el CIRE, muy por debajo del salario mínimo interprofesional. Además, los reclusos "van a producción" y no por horas, es decir: tanto haces, tanto cobras. En Cataluña hay 9.200 reclusos en los diferentes centros penitenciarios; de estos, un 60% trabaja para el CIRE. Un organismo que facturó, según datos del 2015, 43 millones de euros, de los cuales 23 se dedicaron a los sueldos, y aquí entran las 300 personas contratadas por el CIRE, los cargos de dirección y gestión y la población reclusa. Si hacemos unos cálculos aproximados de la cantidad de reclusos que trabajan y los sueldos, con una media de 250 euros mensuales, queda un remanente de 21 millones de euros a repartir entre personal contratado y directivos. No es un pellizco pequeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando