Yo mismo con mi turismo

1 jun. 2017

El 'president' envía una carta a la Comisión de Venecia

La entrada del 'procés' en la última fase, la unilateral, ha acarreado al aumento de la temperatura de las declaraciones y de los mensajes. En la sesión de control de este miércoles, Carles Puigdemont ha insistido en la pésima calidad democrática del Gobierno del PP, pero, sobre todo, ha subrayado uno de esos mensajes lanzados por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, el que apunta que está dispuesto a "todo" para impedir el referéndum. El 'president' ha exigido que se aclare qué significa ese "todo", aunque ha dado entender que en su opinión se refiere al uso de la fuerza. "Basta de flirtear con los límites de la democracia", ha clamado el presidente de la Generalitat.
Asimismo, ha tildado lo dicho por varios ministros del Gobierno, así como por cargos del PP, de "preludio del totalitarismo" y, más tarde, ha aseverado que esta tormenta declarativa ni le "desanima", ni le "disuade" en su objetivo por poner las urnas este otoño.
El otro gran asunto de los últimos días, la previsible ruptura de los soberanistas por el desmarque de los 'comuns' a la opción unilateral también ha asomado en la sesión de control. Y es que en el diálogo entre ‘president’ y Catalunya Sí que es Pot se ha vivido la resaca de la cumbre del pasado lunes en la que la parte principal del grupo parlamentario no acudió a la cita. Lluís Rabell ha acusado a Puigdemont de menospreciar el Pacte Nacional pel Referéndum, algo que el 'president' ha negado, además de devolver el balón al tejado de los 'comuns' al señalar que son ellos los que han despreciado al Govern por no presentarse a la cita del Palau de la Generalitat.

MISIVA VENECIANA

Aunque eso sí, Puigdemont se ha presentado con los deberes hechos: "Ya ha sido enviada la carta a la Comisión de Venecia". Así se reclamaba en la moción que aprobó el Parlament con los votos de Junts pel Sí y Catalunya Sí que es Pot.
En la misiva, el 'president' explica a la Comisión de Venecia (organismo que depende del Consejo de Europa) los pasos dados para la celebración de una "consulta pactada y acordada" y el intento infructuoso de iniciar negociaciones con el Gobierno central para la misma.
Joan Coscubiela (Sí que es Pot) ha afirmado que la carta es "una burda manipulación" de la moción aprobada, porque no pide el aval del órgano para celebrar un referéndum de independencia. Y es que el Govern no está por la labor de supeditar el referéndum a un organismo que forma parte del entramado de la Unión Europea, es decir, que está en manos de los estados, como han afirmado voces independentistas a este diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando