Yo mismo con mi turismo

1 jun. 2017

Iglesias y Puigdemont, ángeles custodios de Rajoy



Mariano Rajoy tiene dos ángeles de la guarda, uno se llama Pablo Iglesias y el otro Carles Puigdemont. El primero impidió en marzo de 2016 que Pedro Sánchez fuera investido presidente; y el segundo logrará sumar en torno a Rajoy la totalidad de las fuerzas políticas y constitucionales de España para la defensa de la unidad nacional lo que, llegado el caso, le otorgará a Rajoy un gran apoyo político y social.
Mientras tanto el presidente ha logrado la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017 en el Congreso de los Diputados (su paso por el Senado, donde el PP cuenta con mayoría absoluta, solo es un trámite) y ello constituye un gran triunfo político del gobierno Rajoy al tiempo que esas cuentas le garantizan su estabilidad hasta finales de 2018 porque estas cuentas públicas del 2017 el Ejecutivo las puede prorrogar un año más.
Sin embargo el estallido panameño del fiscal anticorrupción Manuel Moix ha empañado la victoria presupuestaria de Rajoy (quizás por eso han alargado su agonía) hasta el punto que presidente se equivocó al votar ‘no’ en uno de los apartados de las cuentas del Estado y su escaño apareció como el único punto rojo en el panel electrónico del Congreso provocando las risas de sus ‘señorías’.
Y se entiende que el presidente esté de los nervios en medio de su apretada agenda, porque esto de la corrupción se ha convertido en un campo minado para el PP donde casi todos los días salta una liebre por los aires. O dos si vemos lo ocurrido el martes cuando se descubrió la sociedad panameña del fiscal Moix y se supo que el Tribunal de Gurtel exigía que Rajoy en persona -y no por vídeo conferencia- fuera a declarar como testigo a finales de julio.
Sin embargo y a la espera del cese o dimisión de Moix está claro que Rajoy obtuvo ayer una gran victoria política y personal al conseguir los apoyos del PP, C’s, PNV, CC y NC, sumando los 176 votos de la mayoría absoluta. Una mayoría distinta a la de su investidura donde le apoyaron el PP, C’s, CC y logró la abstención de una gran parte del Grupo Socialista del Congreso. Lo que demuestra la capacidad y habilidad política de Rajoy, incluso en medio de la tormenta inagotable de la corrupción del PP.
Además el presidente Rajoy hará fracasar el martes 13 la moción de censura que ha presentado contra él su angelito protector Pablo Iglesias en nombre de Unidos Podemos (ofreciendo un circo de cinco oradores), lo que volverá a encumbrar al líder del PP, quien además ya veremos si asiste al espectáculo aunque de momento ya sabemos que no piensa intervenir en el debate en el que bien podría decir al líder de Podemos: ‘señor Iglesias, yo soy presidente gracias a usted’.
Y si como está previsto el presidente catalán Carles Puigdemont -el otro ángel de la guarda de Rajoy- anuncia pronto la fecha para la celebración de un referéndum sobre la independencia de Cataluña, entonces Rajoy recibirá el apoyo unánime en el Parlamento de las fuerzas políticas constitucionales (Pedro Sánchez se lo ha ofrecido) para hacer frente al desafío catalán.
Lo que dará a Rajoy la oportunidad de salir triunfador de la porfía catalana lo que sin duda será el momento más importante de su trayectoria política y un ‘choque’ político de alto riesgo para ambas partes. Y una vez confirmado el triunfo de Estado -lo que no puede ser de otra manera- lo más probable es que Rajoy pueda concluir la legislatura hasta finales de 2020. E incluso si lo desea en ese caso podría adelantar las elecciones legislativas que sin duda volvería a ganar con mejor resultado que el obtenido por el PP en 2016.
Y todo esto a pesar del festival de la corrupción del PP la que, dicho sea de paso, pronto empatará el partido con PSOE una vez que comience en Sevilla el juicio de los ERE fraudulentos de Andalucía por los que sentados van a estar en el banquillo de los acusados los ex presidentes del PSOE y la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando