Yo mismo con mi turismo

28 jun. 2017

La independencia de Escocia tendrá que esperar al Brexit

Amparo Polo

La dudosa lista de éxitos de Theresa May como primera ministra de Reino Unido tiene un primer punto a su favor: la cancelación de los planes de independencia de Escocia, al menos a corto plazo.
La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, ha reconocido hoy que no hay apoyo popular para realizar otra consulta y ha anunciado que el segundo referéndum previsto en la región tendrá que esperar hasta después del Brexit. La decisión muestra cómo el espíritu separatista escocés parece haberse desinflado en los últimos meses. "Mi responsabilidad es construir tanta unidad y consenso como sea posible", ha dicho la política escocesa.
La decisión será analizada con lupa desde Cataluña, cuyo Gobierno anunció hace unos días que llevará a a cabo un referéndum el próximo 1 de octubre. El Gobierno español ya ha declarado que esa consulta es ilegal.
Sturgeon anunció hace unos meses que su intención era convocar un segundo referéndum a principios de 2019 con el fin de que Escocia pudiera decidir su futuro ante la inminente salida de Reino Unido de la Unión Europea. Sin embargo, su apuesta no fue bien recibida entre sus propios votantes, a tenor de los malos resultados logrados en las últimas elecciones generales del pasado 8 de junio. El SNP -Partido Nacionalista de Escocia por sus siglas en inglés- perdió 21 escaños de los 56 que tenía, lo que supuso una gran derrota moral para Sturgeon.
Según la primera ministra, es necesario "resetear" los planes de independencia y, en su lugar, concentrar los esfuerzos en ver qué alternativas tiene el Brexit para la región e intentar influir en la decisión del Gobierno central de Theresa May. "Al final del proceso del Brexit la gente de Escocia deberá de tener la opción de elegir", ha dicho Sturgeon. Escocia votó mayoritariamente a favor de permanecer en Europa en el referéndum del Brexit.
Ruth Davison, líder del Partido Conservador en Escocia y estrella ascendente dentro de las filas tories, indicó que "la mayoría de la gente simplemente no quiere otro referéndum a corto plazo". La primera consulta se celebró en septiembre de 2014 y en aquella ocasión los partidarios de seguir en Reino Unido ganaron por un 55% frente a un 44% que votó a favor de la independencia.
El Parlamento escocés votó el pasado mes de marzo a favor de celebrar otro plebiscito, que podría celebrarse entre el otoño de 2018 y la primavera de 2019.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando