Yo mismo con mi turismo

8 jun. 2017

Los médicos alertan que la atención primaria catalana está en situación crítica

Alertan de un riesgo de "colapso" en los ambulatorios "si no se actúa con celeridad"

El Colegio de Médicos de Barcelona advierte de que la atención primaria en Catalunya ha llegado "a un punto crítico" y que el desgaste y malestar del personal hace la situación "insoportable", con lo que hay riesgo de "colapso" en los ambulatorios "si no se actúa con celeridad".
En un documento elaborado por medio centenar de médicos por encargo de la Junta de Gobierno del Colegio profesional, los facultativos atribuyen la "grave" situación a la falta de recursos económicos, con recortes acumulados de más de un 20%, y a "la falta de un proyecto que motive e ilusione a los profesionales".

Una sala de espera del cap de la calle Numancia
La atención primaria en Catalunya, que atiende cada año 45 millones de visitas en 369 ambulatorios, donde trabajan 15.000 profesionales sanitarios, "ha llegado a una situación insostenible", según el documento, que también denuncia "una desconfianza creciente entre profesionales y administración".
"Se ha producido una enorme distancia entre el discurso político y la realidad de la asignación de recursos", denuncia el documento, que considera "inexplicable" que si en el presupuesto de 2017 de la Generalitat aumenta un 7%, la partida de Salud crezca un 4% y que el dinero destinado a atención primaria sólo suba un 0,7%.
Tras considerar la atención primaria como "clave de nuestro sistema sanitario público" y un "elemento fundamental para la cohesión social", los médicos atribuyen parte de la situación a "la reducción drástica de las inversiones y de las retribuciones de los profesionales sanitarios, así como por la pérdida de puestos de trabajo" y la precariedad laboral de los nuevos incorporados. 

___________________________________

Pitada a Puigdemont

Gritos de "menos propaganda y más soluciones" en la inauguración de la ampliación del Hospital del Mar

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el consejero de Salud, Antoni Comín, ha sido pitados este miércoles durante la inauguración de la ampliación del Hospital del Mar. Los manifestantes gritaron consignas como "menos propaganda y más soluciones", y han exhibido carteles donde se podía leer "nuevas urgencias del Hospital del Mar, mucho espacio pero poco personal".
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha asistido a la inauguración del nuevo edificio de urgencias, en el que ha sido su primer acto oficial tras su reciente maternidad. "Esta inauguración no me la quería perder", ha asegurado, mientras los trabajadores también le reclamaban más trabajadores para garantizar la calidad del servicio hospitalario.
El secretario del comité de empresa, Jesús Sancho, ha explicado a e-notícies que incrementar el personal en 31 personas es "insuficiente" para cubrir las necesidades de la nueva ala del hospital, y calculan que "harían falta un mínimo de 65 profesionales ". Sancho ha exigido a Puigdemont que "solicite el presupuesto necesario para poder contratar a los profesionales necesarios a los nuevos servicios de urgencias".
El comité de empresa denuncia en un comunicado que "actualmente hay un déficit que oscila entre un 25 y un 50%, entre personal médico, de enfermería, camilleros y administrativas .... no queremos pensar que pasará con los nuevos espacios. Que no tiren balones fuera. Ya basta de buenas palabras, que pasen a los hechos ".
"No estamos de acuerdo de ninguna manera, al abrir este nuevo edificio sin las manos necesarias, no nos responsabilizaremos de las consecuencias éticas y legales que puedan derivarse de esta problemática", avisan los trabajadores, que explican que " amplían las urgencias, pero no el personal, por lo tanto, tendremos más trabajo pero de menos calidad".
El nuevo edificio tiene cuatro plantas -dos en sótano, y dos en altura- en una superficie de más de 15.000 metros cuadrados. Esta ampliación ha supuesto una inversión económica, entre obra y equipamiento, de 76 millones de euros, de los que la Generalitat ha aportado 42 y el Ayuntamiento de Barcelona 34. La ampliación se puso en marcha en 2006, pero a raíz de la crisis de 2010 las obras se interrumpieron y no se reanudaron hasta 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando