Yo mismo con mi turismo

27 jun. 2017

Pedro y Pablo, el 'déjà vu' de los desencuentros

Patricia Martín

Sánchez e Iglesias se reunieron en dos ocasiones en la legislatura fallida y el primero y Rivera cuatro

Pese a los paseíllos ante las cámaras, los regalos y las sonrisas, los líderes del PSOE y Podemos no lograron superar su desconfianza mutua

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias volverán a encerrarse en un despacho, en solitario, el próximo martes. Tres días después de hacerse con el control absoluto del PSOE, el líder de la oposición telefoneó al dirigente morado y a Albert Rivera para citarles a sendas reuniones, con el objetivo de explorar un frente anti-PP. La vuelta a las citas a dos entre aspirantes a ocupar el poder y a desplazar a Mariano Rajoy retrotrae a España al “bucle” del 2016, en palabras del presidente de C’s, o al “teatrillo”, según el descalificativo preferido del portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando.
Y es que el Congreso servirá de nuevo de escenario a la imagen del apretón de manos entre Sánchez e Iglesias. La primera vez que ambos tuvieron un ‘bis a bis’ –al menos público- fue el 5 de febrero del año pasado, tres días después de que el Rey designara al líder del PSOE como candidato a la presidencia del Gobierno, tras el paso al lado de Rajoy, que no tenía los apoyos necesarios. Aquel primer encuentro acabó como el rosario de la aurora, con Iglesias exigiendo a Sánchez que plantara a Ciudadanos y buscara socios a la izquierda y el líder de la oposición acusando al morado de querer ir a elecciones.
Aquel desencuentro no se arregló en los días posteriores, hasta el punto de que ambos no se volvieron a reunir hasta pasada la investidura fallida de Sánchez. Fue a petición de Podemos y después de varios tiras y aflojas. La cita volvió a ser, el 30 de marzo, en el Congreso y tuvo una escenografía completamente calculada para tratar de dejar atrás el sinsabor de la primera cita y trasladar a la ciudanía que antes ahora sí estaban dispuestos a acordar. Ambos hicieron el famoso paseíllo ante las cámaras a las puertas de la cámara baja e Iglesias regaló a su interlocutor el libro ‘Historia del baloncesto en España’ con la siguiente dedicatoria: “Es bueno empezar por lo que nos une”.

LA RENUNCIA DE IGLESIAS A SER VICEPRESIDENTE

De aquel encuentro salió la renuncia de Iglesias a encabezar la vicepresidencia del Gobierno y su disposición a sentarse a negociar con Ciudadanos, lo que llevó a Sánchez a mantener aquello de: “Con todas las cautelas, ahora estamos más cerca de un gobierno de cambio que de repetir elecciones”, pese a que quedaban 32 días para fraguar un pacto o ir a las urnas.
Tras la cita, vino la multitudinaria reunión a tres, que sentó en la misma mesa a dirigentes socialistas, podemistas y naranjas, pero fue imposible. Los españoles fueron convocados, por primera vez, a votar de nuevo el 26-J. Tras la repetición electoral y pese a que el PP se fortaleció y el gobierno a la izquierda era más difícil, estuvo a punto de haber una nueva cita entre ambos, pero todo se quedó en conato. Aún no han logrado superar su desconfianza mutua.

AHORA LLEGAN FORTALECIDOS

Aún así, ahora, que Rajoy lleva siete meses en el poder y ha fracasado el primer intento de Podemos para desalojarlo, con una moción de censura, volverán a reunirse. Tanto Sánchez como Iglesias llegan a la cita con las manos más libres, dado que han conseguido barrer a sus rivales en los respectivos congresos. Aún así, el camino está lleno de dificultades porque, en un auténtico déjà vu, Iglesias insiste en convidar a Sánchez a una nueva moción que desemboque en un gobierno apoyado por los independentistas mientras que el líder socialista insiste en ir de la mano de Ciudadanos y desechar la ayuda secesionista.
Rivera y Sánchez, por su parte, se han reunido en cuatro ocasiones, tres de ellas públicas, el 4 y 24 de febrero del 2016, para fraguar el pacto entre C’s y el PSOE, y el 29 de marzo, tras la investidura fallida socialista. Además, se filtró una reunión secreta el 22 de febrero, para perfilar el acuerdo mientras sus equipos sellaban los últimos detalles. Sánchez siempre ha citado en primer lugar a Rivera, en dos ocasiones un día antes que a Iglesias. En esta ocasión es al revés, ha empezado por Podemos, en medio de un aluvión de críticas por haberse ‘podemizado’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando