Yo mismo con mi turismo

30 jun. 2017

‘Pero sigo siendo el Rey…’

No sabemos cuándo pero pronto reaparecerán juntos ante la opinión pública el Rey Felipe VI y su padre el Rey emérito Juan Carlos I porque una buena imagen vale más que mil palabras o mil tuits. Y no estaría de más algo así para poner un punto y aparte a esta nueva versión del ‘Juego de Tronos’ a la española que acabamos de vivir con motivo del boicot real a la presencia del Rey Juan Carlos I en la solemne sesión de las Cortes donde se homenajeó el éxito de la Transición.
Y preguntamos, ¿irá alguien de Palacio a la final de la Copa de Europa de fútbol de las selecciones Sub 21 que hoy enfrentan en Cracovia a España y Alemania y que tiene ilusionados a millones de ciudadanos de este país? Si pudiéramos elegir nosotros enviaríamos a la Reina Letizia acompañada de la Princesa de Asturias doña Leonor a la que al parecer le gusta el fútbol.
De esa manera arreglaríamos también una cuenta pendiente de Zarzuela con recientes eventos populares en los que no vimos a los Reyes de España. A la final de la Champions League en Cardiff que ganó el Real Madrid asistió el Rey Juan Carlos; a la feria de los toros de San Isidro también acudió el Rey emérito; el que también se trasladó a Paris para asistir la histórica final de Roland Garros donde Rafael Nadal conquistó su asombroso décimo título.
Y ¿por qué no vimos al Rey Felipe VI en estos eventos de triunfo e ilusión para millones de españoles? Pues imaginamos que porque la Reina doña Letizia había reservado esos fines de semana para reuniones privadas con amigos o viajes no conocidos a sepa Dios dónde.
‘Donde hay patrón no manda marinero’ y ‘el patrón’ era como se le llamaba cariñosamente al Rey Juan Carlos en su entorno privado y familiar. Además, vista la pasión marinera de la familia con mayor motivo, porque Don Juan fue el patrón del Giralda, don Juan Carlos de El Bribón, y don Felipe del Aifos. Pero ahora el patrón del viejo galeón español es el Rey Felipe VI y por ello el responsable último de las decisiones que se toman en la Zarzuela.
De lo que deducimos que la reciente ausencia de don Juan Carlos en las Cortes no fue culpa ni mucho menos de Jaime Alfonsín -Jefe de la Casa del Rey y persona de buen criterio- como han dicho y escrito algunos pelotas cortesanos sino más bien responsabilidad última del Rey Felipe VI. Y puede que por sugerencia o por la insistencia de alguien -‘cherchez la femme’, insisto- que se entrometió en esos protocolos en esta y otras ocasiones y que debería saber que su función es de ‘consorte’ y no de Jefa del Estado.
O sea, tengamos la fiesta en paz y que cada palo aguante su vela. No vaya a ser que el enredo vaya a más porque si eso ocurre malo será para La Corona y sus protagonistas. Y además aunque don Juan Carlos I es Rey emérito aún y para muchos españoles de manera sentimental sigue siendo el Rey, como dice la canción mexicana que un día le cantó en la capital azteca a don Juan Carlos I el gran Pedro Vargas y donde se dice: ‘no tengo trono ni Reina,/ ni nadie que me comprenda/ pero sigo siendo el Rey…’.
Y este Rey Juan Carlos es persona querida y entrañable pero de carácter y aunque ya no esté al volante ‘del camión’ español no conviene enfadarlo ni mucho menos marginarlo porque tronará, como ha tronado recibiendo en un abrir y cerrar de ojos el aplauso nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando