Yo mismo con mi turismo

24 jun. 2017

Prueba del algodón al nuevo PSOE

Iolanda Mármol

Podemos y C's retan a Sánchez a desencallar las iniciativas bloqueadas por la gestora en el Congreso de los Diputados

Techo de gasto, aforamientos, reforma electoral y comisiones de investigación definirán si hay cambio de rumbo o inmovilismo

El nuevo PSOE tiene el reto de plasmar en políticas concretas el sentimiento que latía en los militantes que votaron a Pedro Sánchez en las primarias. Más allá de discursos  grandilocuentes para alimento de las bases, el Congreso de los Diputados será el escenario donde se evidenciará si el cambio de rumbo cristaliza o solo había épica narrativa.
Desde que arrancó la legislatura, la posición férrea de la gestora del PSOE ha venido bloqueando iniciativas sustanciales en la esfera de la regeneración con su filibusterismo parlamentario. Es cierto que se han llegado a acuerdos para impulsar investigaciones, reprobaciones, o derogaciones como la ‘ley mordaza’, pero no lo es menos que los socialistas han puesto palos a las ruedas en otras cuestiones clave que ahora podrían aprobarse. Podemos y Ciudadanos retan a Sánchez a que traduzca en políticas concretas lo comprometido en las primarias. Sus discursos sugieren que atizarán al jefe de los socialistas "si no se moja", en palabras de Albert Rivera. Fuentes del PSOE dicen que todavía es pronto para implementar cambios y que, con el verano a las puertas, habrá que esperar a septiembre. Estas son las cuestiones pendientes de mayor relevancia.

TECHO DE GASTO

Es la primera prueba de fuego. El Congreso ha habilitado las dos primeras semanas de julio para votar el techo de gasto, que fija el marco económico para diseñar el Presupuesto de 2018. En diciembre de 2016 el PSOE, con la gestora al frente, apoyó al PP. Fuentes parlamentarias populares indican ahora que han perdido toda esperanza de que Sánchez les apoye y sugieren que tienen otras alianzas para conseguirlo: PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias.

LÍMITE DE MANDATOS

Es uno de los acuerdos del pacto de investidura entre el PP y Ciudadanos. El PSOE se alineó con los populares al entender que limitar a dos los mandatos del presidente del Gobierno implicaría una reforma Constitucional. Albert Rivera entiende que sería suficiente con modificar la ley que regula al Ejecutivo y que no es necesario revisar la Carta Magna. El anterior portavoz socialista, Antonio Hernando, señaló que eso sería “anticonstitucional” e insistió en que es obligatoria la reforma del artículo 99 de la Ley Fundamental.

SUPRESIÓN DE LOS AFORAMIENTOS

Es una de las medidas firmadas en el acuerdo de investidura entre PP y Ciudadanos que los conservadores miran con pereza. Comporta una modificación de la Constitución. Ciudadanos pide que sea rápida y quirúrgica. El PSOE y el PP temen que, al abrir la Carta Magna, Unidos Podemos utilice la ocasión para pedir un referéndum que la valide. Tiene derecho a hacerlo, porque se necesita la petición de 35 diputados y dispone de 71. En algunas ocasiones han expresado que pedirían ese referéndum. C’s señala que en privado los morados no son tan taxativos, pero no ve un escollo “insalvable” que se celebre la consulta en pos de aprobar la supresión de los aforamientos políticos. PP y PSOE quieren evitar ese refrendo.

LEY ELECTORAL

El Congreso ha creado ya la comisión para reformar una Ley Electoral que se concibió durante la Transición para fabricar mayorías absolutas que dotasen de estabilidad al Gobierno. Ciudadanos y Podemos quieren pisar el acelerador para aprobar un sistema que otorgue mayor proporcionalidad al voto, desbloquee las listas y resuelva los problemas del voto rogado. Ninguna de estas modificaciones requiere tocar la Constitución, de modo que Podemos y C’s quieren aprobar la reforma en 2018. El PSOE ha sostenido hasta el momento que no tiene prisa y que debe consensuarse con el PP. Los populares son reticentes a cualquier modificación que no sea la 'cláusula anti-Carmena'.

COMISIONES DE INVESTIGACIÓN

El regreso de Sánchez a la secretaría general del PSOE determinó un incipiente cambio de posición en la comisión que investiga la ‘operación Cataluña’ en el Congreso. Hasta ahora, el PSOE había vetado la mayor parte de las comparecencias requeridas por Unidos Podemos, ERC y PDECat. Los socialistas coquetearon con el PP para dar carpetazo a la comisión al negarse a ampliar su plazo. Tras el Comité Federal es de esperar que se aprueben nuevas comparecencias de policías.
La otra comisión que avanza con lentitud por la actitud socialista es la que investiga el rescate a las cajas de ahorro. Rivera insiste en que esta es una de las posiciones en las que se evidenciará si Sánchez gira el rumbo marcado por la gestora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando