Yo mismo con mi turismo

1 jun. 2017

Puigdemont busca el aval del Consejo de Europa para la consulta con datos falsos

VÍCTOR MONDELO

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, envió el lunes una carta al Consejo de Europa en la que le comunica su intención de convocar un referéndum, pero oculta que quiere hacerlo unilateralmente, sin aval del Estado.Carles Puigdemont ha emplazado a Mariano Rajoy a aclarar "si el Estado está dispuesto a usar la fuerza contra Cataluña". El presidente de la Generalitat ha lanzado esta pregunta desde el Parlament, durante una sesión de control en la que ha ratificado su intención de convocar unilateralmente el referéndum y aplicar su resultado.
Durante la sesión de control celebrada en el Parlament, Puigdemont comunicó que el lunes envió una carta a la Comisión de Venecia, el organismo europeo que emite dictámenes y asesora a los Estados sobre cómo se deben formular las convocatorias refrendarias. En la misiva, el presidente de la Generalitat traslada al ente dependiente del Consejo de Europa «la voluntad del Govern de Cataluña de celebrar un referéndum acordado con el Gobierno español sobre el futuro político de Cataluña» y añade que el presidente Mariano Rajoy «ha contestado negativamente a la oferta de diálogo». De este modo, el jefe del Ejecutivo catalán oculta que ya ha abrazado la unilateralidad para convocar la consulta.
«Estoy convencido de que estas informaciones, por su trascendencia política, son del interés de la Comisión de Venecia. En este sentido, me pongo a su disposición para cualquier aclaración al respecto», concluye la carta de Puigdemont dirigida al presidente de la Comisión de Venecia, Gianni Buquicchio.
El presidente de la Generalitat actuó a sabiendas de que este organismo sólo puede emitir opiniones a petición de Gobiernos y de Parlamentos estatales y estipula como requisito para postularse que la consulta en cuestión no contravenga la Constitución ni la legalidad.
Pero su treta no convenció al espacio político de Ada Colau, impulsor del acuerdo parlamentario que obligaba a Puigdemont a pedir el aval del Consejo de Europa.
Justo antes de acudir a Madrid para pronunciar la conferencia en la que invitó al Gobierno a negociar la fecha y pregunta del referéndum, el presidente de la Generalitat consiguió renovar el respaldo de los comunes aprobando una moción en el Parlament por la que se comprometía a pedir explícitamente el «asesoramiento, reconocimiento y aval» de la Comisión de Venecia a la consulta. Una propuesta de Catalunya Sí que Es Pot -la marca que integra a Podemos en el Parlament- que salió adelante con los votos a favor de Junts pel Sí y la abstención de la CUP, dado que los antisistema abogan por la vía unilateral y rechazan el amparo de la UE.
Ayer, tras conocer el contenido de la misiva, el portavoz de Catalunya Sí que Es Pot en el Parlament, Joan Coscubiela, tildó de «burda manipulación» la carta remitida por Puigdemont, ya que «incumple» la resolución de la Cámara Catalana al «no buscar [explícitamente] el aval y el reconocimiento» de la Comisión de Venecia al referéndum. Coscubiela acusó al presidente de la Generalitat de «hacer ver» que cumple los acuerdos «cuando no lo hace».
Este nuevo episodio agría todavía más la deteriorada relación entre el Govern y los comunes, que consideran el aval de la Comisión de Venecia una condición irrenunciable para que el nuevo partido de la alcaldesa de Barcelona y sus aliados en el Parlament respalden la convocatoria de la votación sobre la independencia de Cataluña.
El vínculo con los comunes que saltó por los aires el pasado lunes cuando ni Colau ni ningún otro representante de su nuevo partido de ámbito autonómico, Catalunya en Comú, acudió a la cumbre convocada por Puigdemont para urdir una respuesta al Gobierno tras constatar su negativa a negociar el referéndum.
Puigdemont presiona ahora a la alcaldesa de Barcelona para que avale la vía unilateral, alegando que la cerrazón del Gobierno a pactar no deja otra salida para culminar el procés. Pero Colau y el coordinador de su nuevo partido, Xavier Domènech, llevan meses avisando al presidente de la Generalitat de que sólo respaldarán una consulta legal, vinculante y con reconocimiento internacional; condiciones que están lejos de cumplirse después de que Rajoy haya ratificado su no a negociar con la Generalitat y ante el previsible caso omiso que el Consejo Europeo hará a la carta de Puigdemont.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando