Yo mismo con mi turismo

27 jun. 2017

Un DNI para los europeos en Reino Unido

Amparo Polo y Roberto Casado

Compartir

El Gobierno británico exigirá a tres millones de ciudadanos comunitarios que residen en Reino Unido un carné de identidad especial que certifique su estatus y que les permita quedarse en Reino Unido tras el Brexit. Según un informe publicado ayer por el Gobierno de Theresa May, este documento de residencia permitirá a los europeos "demostrar a empresas y servicios públicos que tienen permiso para seguir viviendo en el país" una vez que se haga oficial la salida de la Unión Europea, prevista para marzo de 2019.
Este nuevo documento permitirá a los europeos acreditar su "estatus de asentado", una nueva categoría de inmigrante. Esta condición permitirá a un comunitario vivir indefinidamente en Reino Unido, siempre que no abandone el país por más de dos años. "Se ha creado mucha ansiedad sobre lo que va a suceder a los europeos cuando dejemos la Unión Europea. Hoy quiero aplacar esa ansiedad", dijo Theresa May en el Parlamento.
El nuevo plan recibió una fría acogida en Bruselas. "Son necesarias más ambición, claridad y garantías que las de la propuesta británica de hoy", aseguró Michel Barnier.
Tendrán derecho a este documento los comunitarios que lleven más de cinco años viviendo en Reino Unido antes de una fecha que no se ha dado todavía a conocer y que formará parte de las negociaciones con Bruselas. Lo que sí se sabe es que la fecha estará entre el 29 de marzo de 2017-cuando se activó el artículo 50 que dio comienzo a dos años de negociaciones- y finales de marzo de 2019, cuando Reino Unido efectivamente abandone la UE.
Para acceder al estatus de "asentado" hay que demostrar que se ha vivido cinco años en Reino Unido de forma ininterrumpida. El Gobierno de la primera ministra británica ha eliminado la antigua exigencia de tener un seguro privado si no se había estado trabajando durante ese tiempo para demostrar esos cinco años de residencia. 
Los europeos que hayan llegado al país antes de la fecha de corte, pero no lleven cinco años residiendo en Reino Unido en el momento de la salida de la Unión Europea, deberán solicitar la residencia temporal para poder seguir viviendo en suelo británico. Cuando cumplan cinco años, podrán pedir el estatus de asentado. 
El nuevo documento también otorga dos años de gracia a los europeos, ya que podrán pedir el nuevo carné hasta dos años después de que Reino Unido haya dejado la Unión Europea. Según May, las familias tendrán todas las facilidades para reunirse en suelo británico.
Al parecer, el proceso para lograr este nuevo documento va a ser más sencillo que el creado para conseguir la residencia permanente, y que había sido denunciado desde varios ámbitos por su complejidad. En un principio, para obtener la residencia había que rellenar un documento de 85 páginas y acreditar información compleja, como los viajes realizados al extranjero en los últimos años.
En el caso de los ejecutivos, que viajan constantemente, recopilar toda esta información exigía una gran inversión de tiempo. Para colmo, un tercio de todas las aplicaciones recibidas se rechazaban por algún problema de forma, lo que convertía el proceso en una pesadilla. 
Muchos europeos que ya habían pasado por el trámite de solicitar la residencia -se calcula que unos 150.000- tendrán que pasar de nuevo por un proceso similar para lograr el nuevo carné exigido. Downing Street dijo que intentará agilizar el trámite a estas personas. 
Tradicionalmente, los británicos se han opuesto a tener un documento nacional de identidad (DNI) porque consideran que sería una intrusión en su privacidad y libertad individual. Si la propuesta de May es aceptada por la UE, los europeos que residen en Reino Unido si estarán 'fichados'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando