Yo mismo con mi turismo

3 jul. 2017

¡A la mierda Òmnium!

XAVIER RIUS 
Director de e-noticias
 
Òmnium Cultural ha celebrado esta semana su asamblea general y ha advertido al Ejecutivo que no aceptará ninguna marcha atrás con el referéndum. El documento aprobado declara que "seremos exigentes con el Gobierno, que debe garantizar el ejercicio del derecho a la autodeterminación y, si el día 1 de octubre gana el 'sí' a la independencia, deberá proclamar la República catalana y hacerla efectiva ".

"No aceptaremos ni nos haremos cómplices de dilaciones ni rebajas al mandato democrático. En este momento decisivo, no hay dudas que valgan, somos al fin del camino y ha llegado el momento de la verdad", añade. El texto ha sido leído por el presidente, Jordi Cuixart, acompañado por la junta directiva y representantes de 40 juntas territoriales.

Con todo el respeto, ¿qué es Òmnium? Mejor dicho, ¿qué cojones es Òmnium Cultural para poner al Gobierno entre la espada y la pared? ¿Que se han creído que son para decir que "seremos exigentes", que "no vamos a aceptar rebajas"? ¿El Parlamento de Cataluña? ¿Un partido con representación parlamentaria? No, es una entidad que tiene, según sus propios números, 54.000 socios. Ahí es nada, pero en democracia la fuerza se demuestra votando.

Y a las elecciones que sirvieron para escoger Jordi Cuixart como nuevo presidente en diciembre de 2015 votaron 5.700 personas, de los cuales 5.450 a favor de él. Entonces decían que tenían 50.000 miembros. Calculen la abstención. Mientras que a las del 2014, que sirvieron para reelegir a la traspasada Muriel Casals, lo hicieron 3.400 personas, 3.100 a favor. Entonces la entidad aseguraba que tenía 41.000 socios. Pero de verdad, ¿una entidad en la que votan como mucho 5.000 personas puede amenazar al Gobierno? ¿Qué se han creído que son?

El problema es que les han dado mucha coba y se les han subido los humos. Durante mucho tiempo la ANC fue la sociedad civil de Izquierda y Òmnium la de Convergencia. Destacados periodistas proconvergents como Vicent Sanchis, ahora director de TV3, o Francesc-Marc Álvaro habían estado en la junta directiva haciendo de vigilantes.

De hecho, Òmnium Cultural padeció la primera guerra entre Convergencia y el tripartito antes de que Pasqual Maragall accediera a la presidencia de la Generalitat. Jordi Porta, con el apoyo de Izquierda, ganó las elecciones del 2002. Aunque las fronteras ideológicas tampoco eran claras. Había convergentes en ambas bandas.

Pero la deriva de Òmnium sospecho que haría estremecer incluso a su fundador, Joan B. Cendrós, porque ahora defienden también cerrar el CIE o papeles para todos. Yo, de jovencito, aunque había asistido a un curso de Fèlix Cucurull sobre la historia del nacionalismo en la antigua sede de la calle Ancha. Eran los tiempos gloriosos de la entidad. Ahora han perdido el norte. Como si 5000 personas pudieran decidir el futuro de Cataluña. Basta de hacer pasar gato por liebre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando