Yo mismo con mi turismo

15 jul. 2017

Como niños

RAFAEL MOYANO

Son como niños, o es lo que les gustaría. Debe ser que el curso se agota y les pilla un poco cansados o que a las comisiones de investigación que nacen inútiles sólo se les presta atención cuando hay espectáculo. Cierto es que cuando Bárcenas pasó por la que investiga la presunta financiación del PP se hizo el mudo, que no lo es. A Rosendo Naseiro, que sí que no oye bien, Toni Cantó le llamó sordo y el primer tesorero que dio nombre a un "caso" de corrupción en el PP se revolvió, pero le acabó dando a Joan Tardá: "No creo que llegue a mi edad, está usted muy gordo". Otro ex tesorero, Ángel Sanchís, escuchó y habló. No aportó nada, pero al menos evitó que le llamaran gafotas cuatro ojos, que ya puestos. Como el PP, enfadado y en minoría, no pudo evitar que le investigaran en el Congreso utilizó su mayoría para investigar a los demás en el Senado. Si tú me investigas yo te investigo más, hala. Pues, toma, te damos plantón. Todos contra el PP en el Congreso y el PP contra todos en el Senado. Y en el fondo, nadie investiga a nadie.
Son como niños, pero peor es cuando se hacen los adultos. En el pleno se pusieron serios y tras aprobar el techo de gasto con la mitad menos dos de los votos en contra, trataron de ser institucionales. Declaración de condena al terrorismo y "reconocimiento a todas las víctimas y a sus familias que durante años han sufrido el terrorismo de ETA", en recuerdo de Miguel Ángel Blanco. Condena a la violencia en Venezuela y petición de la liberación de todos los presos políticos, tras la excarcelación de Leopoldo López. Ambas fallidas porque Bildu, por un lado, y Podemos, por otro, lo impidieron.
Son como niños porque, como decía Saint-Exupéry en El principito, "todas las personas mayores han sido primeros niños aunque pocos lo recuerden". Incluso los políticos. Save the Children se fue al Congreso para pedirles que apoyaran su proyecto contra la violencia infantil y consiguió que todos los grupos se hicieran la foto. 36.000 denuncias al año por actos violentos contra niños bien merecen una ley específica, la que se han comprometido a reclamar todos los diputados al Ejecutivo. El Gobierno dice que se lleva años trabajando en ella, y ese es el problema, que se lleva años trabajando en ella. Es urgente, el problema crece año a año. Remataba Exupéry: "Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones". Por eso, en este caso, y para agilizar, dejémoslos que sí sean como niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando