Yo mismo con mi turismo

10 jul. 2017

¿Cuál es el nuevo descubrimiento de la “historiografía” catalana?

Manipulaciones históricas separatistas
   
Estatua de Santo Ignacio de Loyola en Sevilla
No sólo Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Erasmo de Rotterdam, Miguel de Cervantes, el autor de El Lazarillo de Tormes, Teresa de Jesús, Leonardo da Vinci… eran catalanes, según los estudios historiográficos que esgrime el controvertido Instituto Nueva Historia (INH) que dirige Jordi Bilbeny.

Al panteón de “catalanes universales” que, según la teoría que defiende el INH, fueron apropiados por los burócratas al servicio la monarquía española, a partir de las instrucciones del rey Felipe II, habrá que añadir un nuevo nombre ilustre: el de san Ignacio de Loyola, el fundador de la orden de los jesuitas, que, en realidad, según el INH, no sería vasco, sino de Orihuela, localidad del antiguo reino de Valencia. Por lo tanto, Ignacio de Loyola sería, según el INH, Ignasi d’Oriola.

Esta tesis se apoya en la existencia de una Maria de Orihuela, que sería la sobrina del militar-sacerdote, y en la manipulación que, supuestamente, habrían sufrido algunos de los lugares donde transcurrió la vida del fundador de los jesuitas: Cuéllar-Cullera, Arévalo-Alicante, Valladolid-Valencia… Como se sabe, Ignacio de Loyola escribió sus Ejercicios Espirituales en unas cuevas de Manresa y se convirtió a la vida religiosa en el monasterio de Montserrat, lo que avala la teoría de su catalanidad.

Ignacio de Loyola fue gravemente herido en 1521 en el asedio de Pamplona. Pero, según los estudios del INH, este episodio pasó en Orihuela, durante la guerra de las Germanías.

¿Qué pensarán los vascos, de esta apropiación que hace el INH de su venerado san Ignacio de Loyola? El papa Francisco, que es jesuita, ya tiene un nuevo motivo para estar hasta el gorro de los indepes catalanes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando