Yo mismo con mi turismo

5 jul. 2017

“El 1-O no habrá choque de trenes: uno quedará en vía muerta”






El presidente de la Generalitat se compromete "a hacer posible el voto decisivo" pero no desvela las dudas

El referéndum del 1-O se celebrará "como siempre". Consciente de las amenazas del Gobierno central y la previsible anulación del Tribunal Constitucional, el Gobierno catalán y el grupo de Junts pel 3% harán una intensa campaña en las próximas semanas para darle una pátina de normalidad a la consulta independentista. Tras la presentación de la ley del Referéndum en el Parlament, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha participado en un acto ante unas 800 personas en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC) en el que ha asegurado que "el Gobierno se compromete a hacer posible el voto decisivo" en la consulta, pero aclaró cuestiones que no quedan por resolver, como las referentes a los colegios electorales o el censo. "No habrá choque de trenes", ha enfatizado. "Uno quedará en vía muerta"
Ante un aforo repleto, Puigdemont ha defendido la ley y ha remarcado que "ningún poder del Estado español" podrá frenar el referéndum. "No podrá actuar contra las personas", ha dicho. Durante el acto, se ha activado la web garanties.cat, que sí desvela la intención del Gobierno catalán de adquirir las urnas que pretende utilizar en el referéndum de forma directa, lo que podría implicar directamente a Puigdemont y a su vicepresidente Oriol Junqueras, si deciden asumir la firma directamente. La página web, con la que se intenta convencer a los comunes de que se sumen a la consulta ilegal -tomarán la decisión definitiva este sábado-, asegura que el Gobierno catalán dispondrá de los datos de las personas que pueden votar, "que estén inscritas en el censo elaborado por la Oficina del Censo Electoral de Cataluña". El Gobierno central no prevé ceder esos datos.


Puigdemont ha dado por hecho que, como reza la ley del Referéndum, políticos, personas y empresas que participen en la consulta estarán blindadas por la ley. Y aseguró que aunque gane el no --activar ese voto se ha convertido en un reto para la Generalitat--, "nada más será nuevo".

"Este será un referéndum con colegios, urnas, papeletas... un referéndum como siempre", aseguró también el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, cuyo discurso --como siempre-- se prolongó más que el del president, que ha hecho un discurso breve. Para el Gobierno catalán, la ley creada ad hoc para la consulta del 1-O crea dos garantías "añadidas" a las que ofrece la LOREG, la actual ley electoral española. Cataluña, incapaz de desarrollar una, no tiene legislación propia.
En el escenario se situaron los 61 diputados de Junts pel Sí y los miembros del Gobierno catalán. En la primera fila, como invitados, había algunos miembros de la CUP, entre ellos Anna Gabriel y Gabriela Serra. Lluís Llach, diputado de Junts pel 3%, ha agradecido el papel de la izquierda independentista, de la que ha dicho que sin ellos "el camino hubiera sido imposible".
Después de él, los diputados Jordi Turull y Marta Rovira han ido desgranando los diferentes artículos de la ley del Referéndum. Turull ha sido el encargado de explicar el público que la supuesta independencia se decidirá en función de qué opción obtenga más votos, sin marcar ningún umbral de mínimos para el sí. Rovira ha asegurado que todavía se tendrán que aprobar "unas normas complementarias" a la ley del referéndum.
Ambos han tratado de dar la máxima normalidad al proceso del referéndum y lo han querido equiparar a cualquier convocatoria electoral. Asimismo ha informado de que será el registro de catalanes en el exterior el que se convertirá, según las intenciones de la Generalitat, en el censo de los expatriados. Según ha explicado, a través del registro, que únicamente ha sumado 5.000 inscritos, la Generalitat se pondrá en contacto con las personas registradas para darle instrucciones de cómo votar.
“Todas las personas con derecho a voto constarán en un censo y recibirán información censal”, ha asegurado Turull, sin desvelar cómo conseguirá el Gobierno crear un censo electoral, una vez descartado que el INE le ofrezca la base de datos. Sobre la sindicatura electoral han defendido que es una sindicatura de espíritu anglosajón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando