Yo mismo con mi turismo

30 jul. 2017

El balance “galáctico” de Rajoy y su falta de ansiedad…


El presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha dado por cerrado el actual curso político y ha hecho su particular balance de lo que ha sido ese curso, refiriéndose a la Economía, a la política exterior y a los principales acontecimientos de una legislatura que empezó en julio del año pasado. Ese balance, como era de esperar, ha sido de un tono tan “galáctico” y tan optimista, especialmente en el aspecto económico, que ha superado todo lo previsible, aunque a su favor hay que decir que ese mismo optimismo es el que durante meses vienen reflejando todos los expertos, Institutos y medios internacionales.
Para el presidente del Gobierno lo más importante hoy día es que España se encuentra en el cuarto año de una recuperación notable. El PIB registra un crecimiento del tres por ciento (0,9 en el último trimestre, un récord) muy superior a la media de la zona euro. Gracias a las reformas, la economía ha mejorado, la prima de riesgo está por debajo de los 100 puntos, la confianza de los agentes sociales está en máximo, crece el consumo y la inversión, el sector industrial muestra dinamismo, la construcción se está recuperando, los servicios mejoran y el turismo creciendo. “Estamos muy cerca de alcanzar los 19 millones de personas ocupadas y el objetivo de los 20 millones de puestos de trabajo se puede conseguir antes de 2020”. Según Rajoy “el país ha recuperado el nivel de riqueza que teníamos antes de la crisis y eso se está traduciendo en una importante reducción de empleo, una reducción al ritmo de casi 4.000 empleos al día.”
Todas las precisiones que ha dado de forma exhaustiva sobre los buenos datos económicos, se han convertido en vaguedades cuando, inevitablemente y sobre todo a la vista de su comparecencia el miércoles como testigo en el “caso Gurtel”, se le ha preguntado sobre la corrupción. Tan vago, tan vago, que se ha resistido a pronunciar la palabra maldita de corrupción,  y se ha referido a ella cuando le han preguntado como “ese tema al que usted se refiere”. En ese sentido, en ese tema dice estar dispuesto a todo tipo de explicaciones en el Parlamento, algo que han pedido PSOE y Podemos, pero que no parece que se pueda producir en estos momentos, sino mucho mas tarde y probablemente en la Comisión que se está reuniendo sobre la financiación ilegal del Partido Popular.
Aunque se ha dado por cerrado el curso político la realidad es que esta abierto en canal, especialmente por la grave situación en la que se encuentra Cataluña y el empeño de los independentistas de llevar a cabo el referéndum del 1 de octubre, aunque lo declare ilegal el Tribunal Constitucional. Este viernes el Consejo de Ministros ha recurrido ante el Constitucional la decisión de cambiar el reglamento del Parlamento catalán para una reforma exprés que permitirá aprobar la Ley de Referéndum y las de transitoriedad y de desconexión en una sola sesión, sin admitir ningún tipo de enmiendas. Rajoy se la limitado a asegurar que, bajo ningún concepto, se celebrara ese referéndum. “Una de mis obligaciones como presidente del Gobierno es impedir el referéndum del 1-O. No me corresponde a mí el derecho a decidir lo que es España, le corresponde a los españoles”.
Quizás lo más llamativo sea que la palabra mas repetida ha sido la de “ansiedad” como mala consejera. Ansiedad entendida como “Estado de ánimo de inquietud, agitación o zozobra”. Y es verdad que el señor Rajoy no ha dado la mínima muestra de estar en esa situación, con lo que cabe deducir que debe referirse a quienes piden su dimisión o insisten en una nueva moción de censura…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando