Yo mismo con mi turismo

6 jul. 2017

El Girona llega a Primera discriminado..., ¡y haciendo amigos!

José I. Castelló

Jaume Roures asegura que jugará "bastantes partidos los viernes y lunes", aunque los datos de los últimos recién ascendidos dejan margen para la ilusión

El Girona celebró por todo lo alto su primer ascenso a Primera División / CG

Se han frotado las manos los hoteles. También los restaurantes. Como no, el ayuntamiento y Turismo. Todos han visto millones de euros con el ascenso del Girona FC a Primera División. Todos, pero solo falta uno: la Liga de Fútbol Profesional, que con el reparto de los horarios que impone la televisión podría castigar con los peores días al equipo catalán cada vez que juegue en su domicilio. Es decir, en Montilivi.
Esta es la amenaza que ronda sobre el club catalán. Y que el propio Jaume Roures, fundador y peso pesado de Mediapro (empresa propietaria de los derechos de emisión de la liga española), manifestó hace unos días en la emisora RAC1.

Pagar la novatada

El empresario catalán, a quien se vincula con el Girona FC a través de la propia Mediapro, afirmó que el conjunto rojiblanco disputará “bastantes partidos los viernes y lunes”. Normal cuando se trata de un equipo recién ascendido, que siempre tiene todas las papeletas de pagar la novatada, aunque en este caso los números digan lo contrario, pues las estadísticas de los últimos años sitúan en muy buen lugar a los rookies de La Liga.
La pasada temporada, los tres equipos ascendidos, Osasuna, Leganés y Alavés, jugaron 17 partidos en casa (no se cuentan las jornadas intersemanales), con más enfrentamientos disputados los sábados y domingos que los viernes y lunes. En concreto, Osasuna y Leganés disputaron entre sábado y domingo 13 partidos (77% y 83% de sus partidos en casa, respectivamente) y Alavés, 12 (71%). En los viernes, Osasuna solo 2 y Leganés y Alavés, 1. Los lunes, Osasuna y Leganés, 2, en cambio el Alavés, 4.

Bien o mal

Si el Alavés, el mejor conjunto de los tres, subcampeón de la Copa del Rey y noveno clasificado en La Liga, fue el que jugó más encuentros en viernes y lunes, este dato pone al descubierto un hecho muy cruel de la temporada pasada para los equipos modestos que buscaban evitar estos temidos horarios: hay que tener una mala clasificación, hacer una campaña decepcionante, para que el club juegue en horario de sábado y domingo, donde está el verdadero negocio que rodea al fútbol (desplazamientos, restauración, turismo).
Partidos jugados en casa
En cambio, si el conjunto tiene un buen puesto en la clasificación, con opciones de alcanzar Europa, se convierte en pieza codiciada para la jornada de los viernes y lunes, alterando en muchas ocasiones el ritmo de competición de los equipos y los planes de muchos de sus aficionados.
Un desastre económico para los clubes, como le pasó la campaña pasada al Español, con 5 partidos los viernes (el 28% de sus partidos en casa), o al Betis, con la misma cantidad y bautizado simpáticamente por su parroquia como Real Viernes Balompié.

Equipos europeos

También cuenta para la asignación del día el hecho de que los equipos europeos solo pueden jugar los sábados o domingos, decisión que ya asegura al Girona un buen negocio extra cuando tenga que jugar contra ellos, eso sí, siempre y cuando no le toque en alguna de las jornadas intersemanales, que este año abundarán por las urgencias que el calendario impone con la disputa del Mundial de Rusia.
El objetivo para el club catalán, ya sea con equipos de primera o segunda fila, es que en esta primera experiencia en La Liga profesional se cumplan las previsiones de la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm), que ha calculado un impacto económico de 30 millones, de los cuales entre 7 millones y 10 millones millones irían a la hostelería y el ocio nocturno. Además, de que la imagen de la ciudad estará presente continuamente en los medios de comunicación.

Aumento de aforo

El público de Girona ya sabrá en muy pocas jornadas si tiene que hacer planes los viernes noche o empezar la semana escapándose a Montilivi. Por localidades en el estadio no quedará: el club ya ha previsto un aumento de unos 4.000 asientos, pasando de 9.200 localidades a un aforo que rondará los 13.500, y que contará con unas 300 entradas para la afición visitante.
Localidades que habrá que lucir los grandes días de fútbol. O sea, y se espera, los sábados y domingos. Algo que dependerá, como pasó el pasado año, más del juego desplegado que de la solera de la institución. 

El Girona F. C. celebra su ascenso, 'haciendo amigos en la Liga Española' 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando