Yo mismo con mi turismo

11 jul. 2017

El líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, está muerto

FRANCISCO CARRIÓN

Lo afirma el Observatorio Sirio de Derechos Humanos

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha asegurado este martes disponer de "información confirmada" sobre la muerte del líder del autodenominado Estado Islámico, Abu Bakr al Bagdadi, horas después de que fuentes de la provincia iraquí de Nínive citadas por medios locales apuntaran hacia su fallecimiento.
De momento, el IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés) no ha publicado ninguna noticia al respecto en sus habituales canales de propaganda. El Pentágono, por su parte, ha indicado que no dispone de información que corrobore el óbito del líder de la organización yihadista que declaró el califato a caballo de Siria e Irak en 2014.
"Contamos con información confirmada de líderes del Estado Islámico, incluido uno de ellos de primer rango, en la zona oriental de Deir Ezzor", ha declarado el director del Observatorio, Rami Abdelrahman a Reuters. La organización, con sede en Reino Unido, tiene una amplia red de informantes en suelo sirio que a lo largo de los últimos seis años han proporcionado información contrastada sobre la contienda.
El observatorio ha indicado, además, que fuentes del IS no han precisado cuando se ha producido su muerte. El pasado 16 de junio el ministerio de Defensa ruso anunció el probable fallecimiento de Al Bagdadi en un bombardeo de las fuerzas áreas rusas contra una posición yihadista en un barrio del sur de la villa siria de Raqqa, la hasta ahora capital "de facto" del califato, a finales de mayo. La coalición internacional que lidera EEUU no confirmó entonces la información. Un escepticismo que también han mantenido hasta ahora los Gobiernos sirio e iraquí.
Al Bagdadi -el nombre de guerra del iraquí Ibrahim Awad Ibrahim al Badri- ha sido dado por muerto en varias ocasiones durante los últimos tres años. "No existe confirmación oficial por parte del Daesh [acrónimo en árabe del autodenominado Estado Islámico]", ha manifestado a EL MUNDO el analista Hashem al Hashimi, asesor del Gobierno iraquí y una destacada fuente de información sobre el grupo yihadista. Su universo mediático, incluida su agencia de noticias Al Amaq, no ha proporcionado información al respecto a lo largo de este martes.
De momento, sus seguidores han respondido a la noticia con incredulidad. "Están difundiendo su martirio para lograr una victoria moral y crear confusión", ha replicado un simpatizante del IS en una red social. A primera hora, el medio iraquí Al Sumaria adelantó su posible desaparición citando una fuente anónima de la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul. Según el digital, el IS habría difundido un breve comunicado en la ciudad de Tal Afar, ubicada a 55 kilómetros al oeste de Mosul y convertida en su base de operaciones en Irak, en el que habría confirmado su deceso sin añadir más detalles salvo la inminente declaración de un sucesor y la llamada a sus combatientes a mantener la lucha.
Ninguna autoridad iraquí ha ratificado, hasta la fecha, esta información que procede de una urbe controlado por los yihadistas y asediada por las fuerzas de seguridad iraquíes. En la última semana se han disparado las especulaciones acerca del sino de Al Bagdadi -que se dirigió a los suyos por última vez el pasado noviembre y no aparece en público desde julio de 2014-. Para tratar de detener los rumores, el IS prohibió discutir en público el asunto y amenazó con condenar a 50 latigazos a quienes quebraran el veto en los confines de su menguante califato.
En cualquier caso, no es la primera vez que circulan informaciones acerca del estado de salud del líder del IS. El pasado febrero varios medios de comunicación árabes señalaron que Al Bagdadi se hallaba "herido de gravedad" tras sobrevivir a un ataque. En octubre de 2015 un rumor similar surgió después de que la aviación iraquí atacara una caravana de coches en la que supuestamente se trasladaba Al Bagdadi.
De confirmarse la noticia, se trataría de un importante golpe para el organigrama de un grupo que, sin embargo, ha resistido con entereza otras pérdidas. La organización, que acaba de caer derrotada en Mosul y libra una dura batalla en el entramado urbano de Raqqa, ha sufrido reveses importantes como la muerte de los que el califa tildó de "arquitectos del califato", el portavoz del IS Abu Mohamed al Adnani y su "ministro" de Información Abu Mohamed al Furqan, caídos entre finales de agosto y principios de septiembre. "Su fallecimiento, sin embargo, no ha afectado al califato. La muerte de los líderes es una señal de fuerza", declaró en noviembre Al Bagdadi preparando a sus adláteres para su propio e inevitable óbito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando