Yo mismo con mi turismo

14 jul. 2017

El pablismo se lanza al control de Ahora Madrid para depurar la lista electoral de 2019

Errejón no podrá elegir a su 'tique' en el Ayuntamiento de Madrid y todo apunta a que su capacidad para rodearse de afines en las listas electorales o marcar estrategia será reducida

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, junto al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras un acto celebrado en el Palacio de Cibeles. (EFE)Con Manuela Carmena decidida a no repetir candidatura a la alcaldía de Madrid, con Íñigo Errejón como aspirante oficioso a la Comunidad de Madrid en modo "tándem" Cibeles-Asamblea, y con Ahora Madrid inmersa en una dinámica completamente autónoma, y tan solo un concejal pablista de los 20 con los que cuenta, la dirección estatal de Podemos ha comenzado la carrera hacia las elecciones municipales fijándose como primer objetivo el control de las listas en la capital, su principal bastión, donde gobiernan en confluencia junto a IU, Equo, autónomos y movimientos sociales. Falta poco más de un año para que arranque el proceso de primarias. La apertura de expediente a siete ediles sin responsabilidades orgánicas en la formación, en la que simplemente figuraban como inscritos, al igual que otro medio millón de españoles, por no donar su excedente salarial a Podemos, sino a Ahora Madrid, ha sorprendido a propios y extraños, mandando un mensaje más allá de la capital y al resto de sectores internos.
Todo ello coincide con el proceso del censo de militantes para configurar las listas electorales de cara a 2019, la creación de carnés como simpatizantes para los inscritos que verifiquen su identidad con su documento de identidad y las peticiones, no atendidas, de Íñigo Errejón para tener las manos libres, pudiendo armar una candidatura a su antojo, tanto municipal como autonómica, y la estrategia electoral. De hecho, entre los expedientados por el comité de garantías autonómico, a petición de la ejecutiva municipal que lidera Jesús Montero, mano derecha de Pablo Iglesias en la capital, destacan los tres ediles que formaron la corriente interna Madrid 129: Guillermo Zapata, Celia Mayer y Javier Barbero. Todos ellos próximos a Errejón y con quien ya han mantenido debates sobre el desafío municipalista en su sede. Zapata optó por darse de baja tras recibir la "denuncia", Mayer y Barbero prefieren optar por no hacer ruido, pero consideran que su militancia se debe a Ahora Madrid, al igual que sus compromisos financieros.
Estos tres ediles concurrieron en la lista de confluencia para las primarias de Ahora Madrid que encabezó Carmena y que apadrinó Pablo Iglesias. Los "expedientes", como califican fuentes de la dirección al ultimátum lanzado este jueves, aunque los aludidos utilizan indistintamente expediente, denuncia e, incluso, "comunicación informativa", por considerar que no cumple con los cauces legales establecidos, suponen por tanto una ruptura definitiva de aquella candidatura con vocación unitaria. Las otras listas separadas que obtuvieron representación en primarias fueron la apadrinada por IU y la formada por miembros del sector anticapitalista y movimentista o autónomo. Estos últimos también fueron apercibidos por Podemos: Rommy Arce, Pablo Carmona y Montserrat Galcerán.
Ganar unas primarias, "si son solo de partido", no garantiza ganar unas elecciones, "más bien al contrario"
Ninguno de ellos, por tanto, figurará en la lista de primarias que apadrinará Pablo Iglesias, con todo el capital político, espacio mediático y empuje electoral que supone. Máxime para unos procesos en los que solo suelen participar los militantes de partido y Podemos es, con mucha diferencia, la formación que más aporta. Iglesias quiere recuperar el control de Ahora Madrid, un partido instrumental que gobierna en la plaza de la que más presume la formación y con la que ha tenido sonoras divergencias por la desvinculación de Carmena, primero, y por la autonomía en su toma de decisiones que no siempre coinciden con la línea marcada desde Princesa 2, después.
Desde la candidatura municipalista apelan al espíritu de la unidad popular, la esencia de Ahora Madrid que con apenas unos meses de vida los llevó a conquistar el Palacio de Cibeles, y consideran que el intento de apropiación por parte de las estructuras estatales del partido sería un gran error. Incluso los más vinculados a Podemos alegan que no aprovechar la pluralidad y mestizaje político de esta candidatura, lo que entienden como la clave de su éxito, supondría un retroceso tanto en las opciones electorales —que a día de hoy se mantienen intactas, según las encuestas— como en el proyecto político de transformación. Fuentes cercanas al sector errejonista valoran negativamente la decisión y apuntan que ganar unas primarias, "si son de partido", no garantiza ganar unas elecciones, "más bien al contrario".
Las aspiraciones de Íñigo Errejón también se verán trastocadas por esta serie de decisiones. En primer lugar, no podrá elegir a su 'tique' en el Ayuntamiento de Madrid, y todo apunta a que su capacidad para rodearse de quien considere en las listas electorales será reducida. La Comunidad de Madrid dejó de ser territorio errejonista desde que Ramón Espinar, con el apoyo de Pablo Iglesias, se hizo con la secretaría autonómica y fue sustituido el portavoz del grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, afín a Errejón, por Lorena Ruiz Huerta. En el consejo autonómico también cuenta con una notable representación el sector anticapitalista, poco dado a las concesiones transversales y a la estrategia electoral errejonista de la "mano tendida" con el PSOE. Errejón podrá ser el elegido para plantar cara a Cristina Cifuentes, pero los últimos acontecimientos en la vida interna de Podemos apuntan que ni podrá formar su propio equipo de confianza, ni elegir a sus peones en el ayuntamiento ni marcar la estrategia.
Los expedientes abiertos a los ediles de Ahora Madrid, la única CUP en la que se ha hecho, tienen una connotación más política que económica
Vistalegre II sigue mandando, y, paradójicamente, también las normas internas que promovió el propio Errejón en el congreso fundacional, pues ahora han sido utilizadas para abrir esta serie de expedientes a los ediles de Ahora Madrid en contra de sus intereses. Como lamentaban desde el entorno del ex número dos tras la derrota en la asamblea, Errejón había construido un modelo jacobino de partido que acabó devorando a su propio creador.
El camino emprendido por los órganos autonómico y municipal, que lideran cargos de confianza del secretario general, sigue la misma dirección que la marcada por la secretaría de Organización que ostenta Pablo Echenique. Hace unas semanas se ponía en marcha el censo de militantes, diferenciándolos de la figura del inscrito con la que nació Podemos, y con la vista puesta en la configuración de las listas electorales para los comicios municipales y autonómicos de 2019. Un total de 13.458, con el objetivo de conquistar nuevas alcaldías y contar con representantes en el mayor número posible de municipios.
Siempre con la vista puesta en el denominado 'Rumbo 2020' para las elecciones generales, que tiene una parada previa en clave de "impulso" municipal un año antes, la formación busca multiplicar su representación y profundizar su implantación territorial. El propio Echenique trasladará su residencia de Aragón a Madrid para instalar la secretaría de Organización en Princesa 2, desde donde se controlará todo este proceso. En la misma línea, este mismo jueves la secretaría de Organización enviaba a todos los inscritos una comunicación para que aporten la documentación necesaria para verificar su identidad. Un filtro para los simpatizantes que, además, recibirán un carné de Podemos, que hasta ahora no existía.
Los expedientes abiertos a los ediles de Ahora Madrid, de momento la única candidatura unitaria en donde se ha hecho, tienen por tanto una connotación más política que económica. La cuota que se reclama a los siete ediles sancionados, previo paso a su expulsión si no se adhieren a la carta financiera, lo cual ya han rechazado por atenerse a la de Ahora Madrid, es de un sueldo mínimo. Es decir, la diferencia entre los tres salarios mínimos que fija Podemos y el salario real percibido, hasta los cuatro salarios mínimos a los que limita Ahora Madrid, es la que deberá ser donada a Podemos Madrid. Una cantidad no tan desdeñable, pero no tanto como abrir una guerra interna de esta naturaleza, más teniendo en cuenta que Podemos maneja un presupuesto anual de ingresos de unos 15 millones de euros. Lo realmente suculento es el control político de la candidatura que optará por revalidar su Gobierno en la ciudad de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando