Yo mismo con mi turismo

11 jul. 2017

Esperando a Sánchez


Si los comunes sólo ven el referéndum como una movilización; si, como dice el ministro portavoz del Gobierno central, Puigdemont no tiene dinero para organizarlo; si no habrá urnas porque el concurso para su fabricación ha quedado desierto; si habrá censo, pero no el reconocido por el Estado; si se pondrán los obstáculos legales que todavía faltan por poner, quizá haya referéndum el 1 de octubre y quizá acuda mucha gente a los aún desconocidos lugares de votación, pero será lo que propugnan los comunes: una movilización, una protesta, una petición de voz y poco más. Difícilmente se podrá proclamar la independencia con esa base, habrá que volver a empezar y el problema seguirá tan abierto como siempre.
Ante ese horizonte, la única novedad que veremos será el conjunto de iniciativas legislativas y políticas que, según Margarita Robles, presentará el líder socialista Pedro Sánchez. No sabemos muy bien cuándo ni en qué escenario, pero es lo anunciado frente a las inamovibles políticas de los gobiernos español y catalán. Da la impresión de que Sánchez empieza a creer que él es el hombre providencial dotado de imaginación, inteligencia y recursos para resolver el más grave problema político de este país y no será este cronista quien le niegue por adelantado esa capacidad.
Sólo le haría al señor Sánchez tres consideraciones. Primera: antes de presentar sus propuestas, indague si contará con apoyos suficientes en el Congreso de los Diputados, no sea que la ilusión creada se convierta, como siempre que se habla de Catalunya, en desencanto y decepción. Segunda: estudie con Miquel Iceta si sus fórmulas tienen poderío para seducir al mundo independentista, porque me temo que algunas ideas, como la del Estado federal, fueron válidas hace tiempo, pero es dudoso que hoy sean una alternativa a la soberanía. Y tercera: tenga cuidado con sus ambiciones y con el riesgo de romper la unidad entre los grandes, casi únicos, defensores de la Constitución. Es magnífico que haya alguien con propuestas novedosas en el ámbito del Estado. Pero, por el momento, es ­difícil distinguir dónde empieza esa grandeza y dónde el puro afán de hacer oposición a Rajoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando