Yo mismo con mi turismo

3 jul. 2017

Fe en la Unión Europea

De no mediar una refundación con entidad suficiente se nos complicará el futuro comunitario. Alemania, Francia, España e Italia deben abanderar el proceso, desarrollar grandes reformas e impulsar una Europa de varias velocidades

Fe en la Unión EuropeaTodas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas...”. Palabras de Alonso Quijano, que Cervantes recoge en la primera parte del Quijote,tras atacar el hidalgo ovejas y carneros en un fantasioso arrebato contra Alifanfarón y que me parecen útiles para abrir una reflexión sobre la UE. Lejos de las noveladas andanzas del ingenioso protagonista, la cronología política europea de los últimos meses recuerda el axioma cervantino de que el mal, como el bien, no es posible que sean eternos.
Efectivamente, hace tan solo tres meses, la Unión Europea estaba amenazada por negruzcas borrascas. A los nubarrones del Brexit y de Trump se superponía el posible triunfo de la extrema derecha en Holanda y en Francia. Afortunadamente, la realidad nos va alejando de las amenazas de un cosmológico Big Bang europeo. Primero fue en los Países Bajos donde se noqueó al populismo xenófobo y eurófobo de Wilders. En el siguiente round, Macron derrotó a la Le Pen en las presidenciales francesas. Y recientemente, May y las posiciones a favor de un hard Brexit, han salido debilitadas de las urnas británicas.
Pero aunque las borrascas se hayan alejado momentáneamente del cielo europeo, los males que aquejan al proyecto común no se solucionarán por sí solos. El papa Francisco, en su discurso ante los dirigentes europeos reunidos para conmemorar el 60º aniversario de Tratado de Roma, evocó la fe que los líderes de la época tuvieron en las posibilidades de una Europa mejor, recordando que “no pecaron de falta de audacia y no actuaron demasiado tarde”. Estos dos conceptos, audacia y diligencia, son, a mi juicio, claves del momentum europeo. Recientemente, tuve ocasión de participar en la presentación en Madrid del número de Vanguardia Dossier sobre la UE, titulado con el sugerente dilema de Refundación o Desintegración. No me cabe la menor duda, como en el acto manifesté, que de no prosperar la primera opción se produciría inevitablemente la segunda. No es que sea pesimista, sino que ejerciendo de realista estimo que, de no mediar una refundación con entidad suficiente, se nos complicaría ese futuro europeo en el que siempre he tenido y sigo teniendo fe.
¿Cuándo debe impulsarse esa audaz y pronta refundación? No antes, como es lógico, de las próximas elecciones alemanas. Pero tampoco mucho después. Gane Merkel o lo haga Schultz, el próximo Gobierno alemán será sólidamente europeísta. Habrá llegado el momento de la verdad. O se avanza o nos quedaremos divididos y fuera de juego del concierto internacional. Alemania debe ser motor de la refundación, y sería bueno que renovara el compromiso que en el año 1951 Adenauer expresó solemnemente con estas palabras: “Nuestros planes no son egoístas”.
O avanzamos o nos quedaremos divididos y fuera de juego del concierto internacional
Francia debe acompañar a Alemania en este proceso. Históricamente, la Unión Europea ha profundizado en sus objetivos cuando el eje franco-alemán ha tenido el buen engrase de las relaciones personales de sus líderes. Ahora, les toca a Macron y a Merkel. Hoy, por el momento, la UE no está equilibrada, ya que tiene un exceso de peso de Alemania, pero Francia no podrá participar en el liderazgo sin antes reforzarse y modernizarse para recuperar la fuerza perdida. Si Macron no emprende las reformas económicas que sabe que su país necesita, quedará lastrado para este enorme reto. Hoy, además, ya no es suficiente la asociación privilegiada entre Francia y Alemania para liderar una acción transformadora. La UE de los 27 no es la de los 6 del Tratado de Roma, ni la de los 12 del de Maastricht. España e Italia deberían incorporarse al núcleo impulsor de la refundación europea. Aunque sería óptimo contar también con Polonia, atendiendo así la realidad del Grupo de Visegrado. Soy consciente de que estoy proponiendo un núcleo intergubernamental, a la par que defiendo que Europa debe dejar de pensar en términos nacionales. Algo realmente contradictorio, pero difícilmente se podrá llegar hoy a políticas de ámbito comunitario sin contar con los Gobiernos.
Para sumarse a este liderazgo, tanto Italia como España necesitan también resolver sus problemas internos. Italia tiene reformas estructurales pendientes. España está más avanzada en lo económico, pero le sobran problemas políticos. La corrupción debilita al Gobierno y la incapacidad de unos y de otros de crear un clima de sosiego, estabilidad y diálogo entre las principales fuerzas políticas disminuye la capacidad de liderazgo. Pero me temo que no sea simplemente esto lo que nos falte. Da la sensación de que no acabamos de asumir con hechos que no solo podemos, sino que debemos, ser también referente del núcleo refundador de la Unión Europea.
La UE profundiza en sus objetivos según sean las relaciones personales del eje franco-alemán
El proceso de refundación debe emprenderse tan pronto como Alemania tenga un Gobierno. Y si Alemania junto con Francia, más España e Italia, deben ser sus impulsores habrá que concretar el cómo y el qué. Aunque se presente como una novedad, que no lo es, la Europa de varias velocidades debe ser el método a seguir. Empezando por profundizar la integración en la zona euro, consolidando como irreversible la moneda común sin que esto sea excluyente de nadie. El tren europeo debe seguir su marcha y a bordo subirán los que quieran.
No obstante, para que la refundación no quede en grandes discursos, será mejor avanzar en aspectos concretos como Schuman proponía. Acompasar grandes reformas con propuestas más sencillas: unión fiscal y lo que precise la consolidación de la unión económica, descompensada hoy de la monetaria; defensa común, que la ausencia de británicos puede facilitar; mutualización de la deuda, al menos del 60% permitida por Maastricht, tal como en su día aconsejó Felipe González; elección de un presidente por la ciudadanía, que lo sea de la Comisión y del Consejo; concordar la Europa del Norte con la del Sur, la del Este con la del Oeste; conciliar Schengen con la lucha contra el terrorismo; protegerse mediante acciones comunitarias —no estatales— del terrorismo con una inmigración ordenada, aceptando refugiados... Y al mismo tiempo, medidas como las que propuso en la citada presentación de la Vanguardia Dossier el expresidente Italiano Enrico Letta creando un Erasmus a nivel de bachillerato o constituyendo una circunscripción electoral europea con los 73 escaños que deja libre Reino Unido. Todo, menos seguir igual. La timidez europeísta es también nuestra adversaria.

Josep Antoni Duran Lleida fue presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de 2004 a 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando