Yo mismo con mi turismo

7 jul. 2017

Ferraz continúa con los despidos: ahora echa a un puñado de asistentes del grupo

La dirección de Sánchez prescinde de trabajadores del partido en el Congreso, encabezados por José Gallego, que se encargó de la comunicación de Díaz en primarias. Los críticos hablan de "purga"

José Luis Ábalos, el número tres del PSOE, bromeaba hace unos días con la reestructuración del Grupo Socialista. Los cambios habían sido menores, nada importantes. Nada de purgas. En todo caso, "purguita". Es cierto que los ajustes de diputados de la nueva dirección de Pedro Sánchez han sido más bien limitados. Aunque quería haber hecho alguno que otro más. Pero sí que está maniobrando con el personal de la casa. Algunos trabajadores han visto forzada su salida.
Ya sucedió hace dos semanas con el director de Comunicación del grupo en el Congreso, el periodista gallego Rodolfo Irago. Ahora la cúpula ha acometido una reorganización más amplia. Este jueves, comunicó el despido de un puñado de asistentes del partido en la Cámara Baja, un gesto que algunos dirigentes calificaban directamente de "purga" y que decían no entender, porque eran trabajadores asociados a las siglas, que habían currado para ellas durante años, aunque sí que admitían que "la mayoría" se habían sentido más próximos a la etapa anterior, la de la gestora de Javier Fernández. Fuentes oficiales rehusaban entrar en detalles, pero explicaban que los relevos obedecían a "razones de reorganización interna, normales cuando hay un cambio de dirección".
Fueron cinco los nombres que trascendieron, aunque en principio habría dos o tres más en la lista. José Ramón Gallego, Idoia Esteban del Amo, José Villalba, Gema Bonilla y Angélica Navalón. Todos ellos fichados como asistentes del grupo, lo que quiere decir que son nombrados y cesados por la cúpula parlamentaria y no tienen derecho a indemnización. En total, los socialistas disponen, para esta XII Legislatura, de un total de 65 asistentes (la ratio es de 0,77 por diputado).
El más claramente ligado a Susana Díaz era el primero, José Gallego, que llevaba nueve años trabajando para el grupo. Primero como asistente de Javier Barrero, miembro de la Mesa del Congreso en varias legislaturas, y desde 2015, cuando el diputado por Huelva dejó la Cámara, como técnico del grupo. Pero durante todo este tiempo se encargaba de las labores de comunicación de los parlamentarios andaluces en Madrid —son 20 en esta legislatura, de un total de 84, el 23,81%—, del mismo modo que los del PSC también cuentan con una persona de confianza en el departamento de prensa que despacha los asuntos vinculados directamente a ellos.
En Ferraz no quieren entrar en detalles y justifican los despidos por "razones de reorganización interna", habituales si entra una nueva ejecutiva
Durante la última campaña de primarias, Gallego, que dependía funcionalmente del diputado por Málaga Miguel Ángel Heredia —ya ex secretario general del grupo y hombre de la confianza de Susana Díaz—, se encargó de la tarea de coordinación de prensa de la baronesa andaluza. La persona que servía de enlace, en comunicación, del equipo de la jefa de la Junta con Madrid. Era, en ese sentido, el interlocutor habitual de los periodistas que cubrían la información del PSOE, igual que Patxi López y Pedro Sánchez tenían designados a sus responsables de prensa, aunque ninguno de ellos tenía un pie en el Congreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando