Yo mismo con mi turismo

3 jul. 2017

Por qué nunca habrá un Trump en Europa

Simon Kuper

El presidente estadounidense, Donald Trump.
El presidente estadounidense, Donald Trump.EFE
Hay un tópico según el cual, la polarización, la desigualdad extrema y las noticias faltas son problemas característicos de Occidente.
Debería puntualizarse y decirse que, por encima de todo, son problemas que afectan a EEUU. Europa padece un resfriado, pero EEUU tiene una gripe severa (y Donald Trump el síntoma, no la causa). En este momento, EEUU seguramente se parezca más a Brasil o a Argentina que a Alemania o España. El único país de Occidente que comparte el mal funcionamiento de EEUU es Reino Unido, aunque seguramente no llegue a tener un Trump. He aquí los motivos por los que EEUU es mucho más inestable que Europa occidental: la desigualdad está mucho más acentuada en EEUU. También en esto, el único país europeo que se aproxima a su nivel de desigualdad es Reino Unido. Este país (algo extraño en el caso de Europa) tiene mucha menos movilidad social que EEUU. El coeficiente de Gini (el indicador que mide el nivel de desigualdad) es el mayor problema de EEUU, según Paul McCulley, ex principal economista de la gestora de activos Pimco. En su opinión, si se reduce ese coeficiente, todo lo demás llegará solo. EEUU es una plutocracia que alcanza unos niveles que serían impensables en Europa occidental. Un motivo por el que los republicanos intentan despojar a 22 millones de ciudadanos de la protección sanitaria, a pesar del revés electoral que esto supondría, es para satisfacer al lobby Americans for Prosperity, el vehículo político de los multimillonarios hermanos Koch. Los estadounidenses pobres viven peor que los europeos pobres. La esperanza de vida en EEUU es de 79 años, mientras que en los países más pobres de Europa, como Grecia, es de 81,5 y de 83 en el caso de Italia. Esto no se debe solo a la dieta, aunque la omnipresencia del azúcar en EEUU representa un triunfo del lobby del sector. Europa ofrece también formación universitaria gratuita o con unas bajas tasas. El estado de bienestar en Europa es mucho más generoso con sus ciudadanos. La polarización política es mayor en EEUU. Los sistemas de coalición como el de Alemania desalientan la polarización, porque los partidos centristas suelen aliarse para formar gobierno. También en Francia, Emmanuel Macron se convirtió en un presidente que no es "ni de derechas, ni de izquierdas".
Inluso el Brexit de Reino Unido ofrece un posible término medio ausente en el EEUU de Trump: los partidarios de quedarse presionan ahora para permanecer en el Mercado único europeo. Incluso los medios de comunicación están menos polarizados en Europa que en EEUU, según un reciente estudio del Reuters Instituto. La mayoría de los países europeos cuentan con unos medios en los que confían los partidarios de la derecha y de la izquierda. Sin embargo, en EEUU, los ciudadanos de tendencias opuestas solo consumen lo que se están predispuestos a creer. A pesar de esto, los estadounidenses tienen menos confianza en los medios que los europeos occidentales, a excepción de los franceses. Las noticias falsas, inventadas para ganar dinero o desacreditar a otras personas, son bastante comunes en EEUU, según Reuters. En Europa, solo se ven en los tabloides británicos. De hecho, las conocidas como fake news, son una invención de la época victoriana británica, como el fútbol y el ferrocarril. Pero incluso la mayoría de los tabloides obtienen su información de la BBC.
EEUU y Reino Unido, los países que crearon el orden mundial tras la Segunda Guerra Mundial, son ahora los que podrían acabar con él. El presidente de EEUU es el jefe de Estado y de Gobierno, de ahí que muchos votantes estadounidenses intenten elegir a una figura mesiánica que represente a su país, con independencia de lo insólitas que sean sus políticas. La extrema personalización de la campaña electoral del año pasado en EEUU nos recordó a la escena política de Rusia y los países árabes, que tienen una gran fijación por el líder. El único país de Europa occidental donde el presidente tiene un papel parecido es Francia, pero allí los votantes muestran un mayor interés por la política. El Frente Nacional de Marine Le Pen perdió votos después de que la política explicara su plan para abandonar la eurozona. En los países europeos, a los primeros ministros se les penaliza por su incompetencia. En EEUU tienen armas. El caos político que reina en el país podría acabar de una forma dramática, impensable en Europa, sobre todo si Trump es destituido o si un demócrata gana las elecciones con un resultado muy ajustado en 2020. La idea equivocada de que los problemas de EEUU son los problemas de Occidente seguramente se deba a que los creadores de opinión global se encuentran en EEUU. En realidad, Occidente ya no existe. Europa necesita su propia esfera pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando