Yo mismo con mi turismo

16 jul. 2017

Sánchez juega con el fuego catalán y con Podemos

A fuer de querer ser distinto y original en Cataluña y de mantener viva su obsesión contra Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, se adentra por un sendero de ascuas donde se puede quemar con el fuego secesionista catalán. Y lo hace mientras por otra parte, y empezando por La Mancha, el PSOE se está dejando abrazar por la ‘boa constrictor’ de Podemos en esa nueva ‘casa común de la izquierda’ de la que Sánchez hablará con Pablo Iglesias el próximo lunes.
No es verdad como dice Sánchez que el Gobierno de Rajoy ‘amenaza’ a los catalanes. Allí los únicos que amenazan a España con romper la unidad del país, la legalidad, el Estatut y la Constitución son las huestes de Puigdemont y Junqueras asistidos por la CUP.
Y tampoco es cierto que España se vaya a convertir en ‘Estado plurinacional y federal’ como lo promete Sánchez porque para eso hacen falta los votos del PP y C’s (y los del PSOE de Andalucía) en una presunta reforma de la Constitución y estos partidos no lo van a consentir. O sea Sánchez promete lo que nunca cumplirá y ya puesto añade la autonomía judicial de Cataluña (sic) y su presencia en instituciones internacionales como la UNESCO, otros dos mayúsculos disparates con los que Sánchez pretende camelar al PSC.
Y mucho cuidado con los juegos de palabras de Sánchez relativos a la ley y la política porque el estricto y el obligado cumplimiento de la ley en ningún caso supone ‘el gobierno de los jueces’ como barrunta el secretario general del PSOE en defensa de ‘la política’, y dejando caer en el aire catalán que se puede hacer la ‘vista gorda’ con ciertas actuaciones ilegales para evitar el famoso ‘choque de trenes’.
Sánchez se equivocó con Podemos y equivocó al Rey Felipe VI y a Albert Rivera cuando se lanzó a la piscina sin agua de su investidura en marzo de 2016. Y se equivoca con la España plurinacional y federal que nadie desea, y corre grave riesgo si se desmarca de la firmeza frente al desafío catalán.
Y que se cuide Sánchez de los requiebros de Iglesias para montar un ‘frente de izquierdas’, convirtiendo el gobierno de La Mancha en ensayo general, porque el primer objetivo de Podemos es superar al PSOE y ocupar, como lo intentan a diario y se vio en la moción de censura contra Rajoy, el liderazgo de la izquierda y de la Oposición.
Es verdad, como lo denunciaba ayer Iglesias que Rajoy utilizó los ministerios de Justicia, Interior y Hacienda para tapar la corrupción del PP. Pero también es cierto que Podemos está muy cerca de Bildu (ETA), del independentismo catalán y de la dictadura de Maduro como hemos visto en los últimos días. De manera que en esa carrera de PSOE y Podemos por dominar la izquierda Sánchez debería hacer un triple distinción frente a Podemos reafirmando su compromiso con España, la democracia y la legalidad. De lo contrario y si no hay diferencias esenciales entre ambos Podemos al PSOE se lo comerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando