Yo mismo con mi turismo

5 jul. 2017

Una foto de Cristiano

 
Una foto de Cristiano con un amigo ha servido para que se hayan publicado toda clase de comentarios y hasta de noticias hablando de si es homosexual. Me pregunto qué pasaría si estas bromas, chanzas y groserías se las dijeran a un activista social, a un político del PSOE o de Podemos y también me pregunto que pasaría si en lugar de Cristiano fuera una chica y le empezaran a exigir que reconociera que es lesbiana.
En España no manda el respeto sino el prejuicio y el linchamiento de los resentidos. En España el feminismo no es una manera de defender a las mujeres sino de criminalizar a los hombres. En nuestro país no tenemos ningún interés en respetar y ayudar a los homosexuales sino en insultar a la Iglesia y en ridiculizar a los cristianos o directamente apalearlos.
Y así nos hacemos los comprometidos y los solidarios hasta que aparece un genio como Cristiano y entonces damos rienda suelta a la bestia resentida que llevamos dentro y demostramos lo que de verdad nos importa el respeto a la homosexualidad, a la diferencia y a la vida de los demás.
Lo mismo pasa cuando la protagonista es una mujer de derechas o rica. Qué poco nos importó el feminismo con Rita Barberá: le dimos hasta matarla. Exactamente lo mismo que con la Infanta Cristina, a la que le hicimos un juicio paralelo y la denigramos todo lo que pudimos, como si no tuviera ninguna dignidad.
En España lo que nos importa es destruir a nuestro adversario, al que inevitablemente llamamos nuestro enemigo. Y el buenismo es la trampa mortal con que la izquierda expande su mala leche y su cinismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando