Yo mismo con mi turismo

3 ago. 2017

Cuatro inversiones para tapar otro fiasco de Bartomeu

La directiva contratacará la marcha de Neymar gastando 220 millones en fichajes para salir airoso

Neymar en su última gran noche como azulgrana

Cuatro bodas y un funeral. Así se recordará al paso que va la pretemporada de este año del FC Barcelona con la marcha de Neymar y la lluvia de millones que ha dejado el brasileño para fichar. Una situación donde el pesimismo se ha apoderado del aficionado culé, desconsolado por la actitud del brasileño y por la gestión del club, de despropósito en despropósito, y expectante por la reacción que tomará la directiva invirtiendo en nuevos jugadores. Uno ya lo tiene, Semedo, el resto, tres se dice, todavía por decidir.
Con los fichajes prioritarios prácticamente descartados, Verratti y Bellerín, la impresión es que la directiva del Barça, a no ser que dé un golpe de efecto, caso de Griezmann, va a tener que conformarse con las sobras del mercado internacional o con algún buen jugador a golpe de talonario. Un mal remedio que puede acabar derribando el tambaleante proyecto deportivo de una junta hoy enquistada en los tribunales y con una moción de censura sobre su cabeza.

Estado desolador

Verrati celebra un gol con la camiseta del PSGY es que tristemente, y pese a quien le pese, el verano del Barça, excepto en el terreno de juego, está siendo desolador. Con un proyecto deportivo herido y un club capaz de pasar en segundos de un silencio aterrador a convertirse en un circo mediático, con fotos, comentarios y hashtags de todo tipo, la desconfianza del seguidor culé es mayúscula ante tanto fiasco acumulado por Josep Maria Bartomeu, un presidente sin ningún ascendente entre la masa social, pero que la fortuna de los resultados, año del triplete, hizo que los socios le escogiesen para el cargo.
Ahora mucho tendrá que hacer si no quiere que el arrepentimiento del socio por aquel voto sea mayor, una situación realmente complicada visto lo visto en los últimos meses.

En busca de salvavidas

Con los 222 millones de euros en las arcas del club, el Barça debe moverse bien y rápido en este tramo final de mercado estival para paliar la enrevesada situación que deja la salida de Neymar, con futbolistas que devuelvan una ilusión que ahora mismo viaja lejos de Barcelona. 
Coutinho será el primer fichaje del Barça
El primer refuerzo de la era pos-Neymar será su compatriota Coutinho. El brasileño del Liverpool es la prioridad ahora mismo de la dirección deportiva azulgrana, que ya conoce de primera mano que la operación no bajará de los 100 millones de euros. 

Con el futbolista más que convencido, ya estuvo en Barcelona con el RCD Espanyol y se enamoró de la ciudad, el Barça debe librar ahora una ardua batalla con el Liverpool y, en especial, con Jürgen Klopp. El técnico alemán no quiere perder a su referente, después de la gran última temporada que ha realizado el 10 red, y se niega a considerar algo que no sea la continuidad de Coutinho teniendo en cuenta que su conjunto disputa en unos días la vital previa de la Champions League.
Sin embargo, una vez pasados los dos encuentros de la previa, el deseo del brasileño de ir al Barça y la imperiosa necesidad del club azulgrana por hacerse con sus servicios desbloquearán una situación que estos días vive una calma tensa antes de su desenlace.

Paulinho en espera 

Paulinho con la selección brasileñaEl caso Paulinho no resultará tampoco sencillo. Mientras en el Camp Nou aprietan por verle vestido con la camiseta azulgrana este verano, en China siguen con su intención de no dejarle salir hasta invierno por una cuestión puramente deportiva.
En una operación donde el precio no es ningún escollo, el Barça deberá abonar unos 20 millones de euros, las aspiraciones del equipo de Scolari en Liga y en la Champions asiática, ambas competiciones se deciden en agosto y septiembre, hacen que el entrenador brasileño no quiera perder a Paulinho hasta la próxima ventana de fichajes en enero.

A pesar de que en un primer instante el Barça sondeó y vio con buenos ojos la opción de incorporarle en enero, la marcha de Neymar y las imperiosas necesidades azulgranas han cambiado el panorama haciendo del brasileño una prioridad en estos momentos como recambio de Busquets.

La opción Dembelé gana enteros

Tras una primera intentona en 2015 que no fructificó tras la negativa de Dembelé de vivir a la sombra del tridente, la marcha de Neymar reabre una posibilidad que en las últimas horas ha ganado fuerza y que el Barça ya está tratando de sondear.
Dembelé celebra un golCon tan solo 20 años, Dembelé llegaría al Camp Nou para asumir el rol del brasileño en el tridente junto a Leo Messi y Luis Suárez en una operación que, en ningún caso, bajaría de los 90 millones de euros y en la que deberían darse un cúmulo de situaciones como la voluntad del Dortmund de vender, la no aparición de otros clubes interesados y la decisión final del joven francés. 

Con un gran cambio de ritmo, habilidoso en el uno contra uno, vertical y muy rápido, Dembelé logró ser una de las revelaciones la temporada pasada y en estos momentos es el recambio más similar a Neymar que el Barça puede encontrar en el mercado.

Di Maria y las otras alternativas

Aunque no son las primeras opciones de la dirección deportiva del Barça, el club maneja otra serie de nombres como posibles operaciones a realizar con los 222 millones de euros.
Di Maria celebra su gol ante el BarçaUna opción más que real es la de Di María. A sus 28 años, el ex del Real Madrid gusta y mucho en la plana mayor azulgrana y su figura está bien situada en el caso que la operación Dembelé no avance.

Con un PSG que no tendría reparos en dejarle salir, consolidado en el fútbol de élite, acostumbrado a competir bajo presión en grandes clubes e íntimo amigo de Messi, el argentino cuenta con una velocidad endiabla, un gran desborde y un mejor golpeo en la figura de extremo puro que podría generar por fuera espacios para la llegada de Messi y compañía. Es un perfil que, salvo el recién llegado Gerard Deulofeu, el Barça de Valverde no tiene.
Mucho más enrevesadas están las opciones de Verratti, Dybala o Griezmann. El centrocampista italiano está muy lejos del Camp Nou, y más tras fichar como agente a Mino Raiola; la operación del argentino sería muy complicada y ubicarle en el esquema Barça también, y en el caso del futbolista del Atlético la sanción de los rojiblancos dificulta aún más las escasas opciones de pescar en el Vicente Calderón.
Desde las oficinas del club son conocedores de que incorporarles esta verano es ya prácticamente imposible, en un mercado estival donde el Barça deberá ser más certero que nunca si no quiere que los fantasmas de Neymar lleguen desde París directos hacia el palco presidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando