Yo mismo con mi turismo

7 ago. 2017

El PSOE abrirá el debate sobre la Constitución antes del referéndum

El partido solicitará en el Congreso una comisión de estudio para la reforma del modelo territorial

El PSOE solicitará a principios de septiembre la creación en el Congreso de una comisión de estudio para la reforma del modelo territorial. Lo anunciará el 16 de agosto, fecha en la que el Parlamento catalán retoma su actividad. El objetivo es tejer un pacto que culmine en la reforma de la Constitución. La fórmula elegida, una comisión de estudio en vez de una subcomisión, servirá para asegurar la presencia del PDeCAT, que no tiene representación en la Comisión Constitucional. Este es el primer paso para pasar del Estado autonómico al federal con el reconocimiento de la plurinacionalidad de España.
La decisión de empezar a dar cumplimiento a lo aprobado en el 39º congreso del PSOE ya está tomada sin esperar a después del 1 de octubre y constatar hasta dónde ha llegado el desafío secesionista. Además de apoyar al Gobierno en el rechazo rotundo a esa consulta, el PSOE sigue su camino en el intento de cambiar el actual modelo territorial que emprendió hace cinco años. Ahora se basará en las resoluciones del 39º congreso y en la Declaración de Barcelona del pasado 14 de julio. Lo primero es sentarse a hablar en torno a una mesa con todas las fuerzas políticas. Esta es la intención del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al haber decidido que a primeros de septiembre su grupo parlamentario presentará la primera iniciativa sobre el cambio de modelo territorial.
El anuncio se hará formalmente el próximo 16 de agosto, tras una reunión extraordinaria de la dirección del Grupo Parlamentario Socialista, dirigida por la portavoz, Margarita Robles, en la que se estudiarán “las prioridades” de los socialistas.

Pedro Sánchez, muy presente en Cataluña

Pedro Sánchez va a implicarse al máximo en explicar en Cataluña su propuesta de una España federal que comparte con el PSC. No esperará a ver qué ocurre el 1 de octubre, aunque su preocupación es máxima por la información que tiene de sus muchos interlocutores catalanes y, singularmente, del primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Aunque la apuesta es delicada ha decidido estar muy presente en Cataluña durante todo el mes de septiembre en el que la tensión será máxima por el forcejeo entre secesionistas y quienes se oponen a la consulta de independencia entre los que está el PSOE y el PSC.
La labor de explicar su propuesta de Estado federal en Cataluña tiene que producirse en paralelo al debate dentro del propio partido y con el resto de las fuerzas políticas. Aunque los acuerdos del 39º congreso “están cerrados” y son de “obligado cumplimiento”, como dicen públicamente, los dirigentes del PSOE en privado reconocen que explicar en tres frases “qué es la plurinacionalidad” no es sencillo. Tampoco aventuran cómo puede terminar la definición de la España federal y los contenidos de la reforma por las concesiones que haya que hacer en aras del consenso.
La creación de una comisión de estudio para la reforma territorial de España y su plasmación en la Constitución es una de ellas, junto a un bloque socioeconómico encabezado por la Iniciativa Legislativa Popular de los sindicatos sobre el establecimiento de una renta mínima.
La elección de una comisión de estudio tiene varias justificaciones, según señalan en la dirección socialista. Para empezar el diálogo conviene que el ámbito sea menos formal que el exigido en una Subcomisión, dentro de la Comisión Constitucional, además del tiempo de espera obligado al estar ya cubierto el cupo para largo tiempo. Una situación tan delicada, que divide a la sociedad y a las fuerzas políticas, como es el conflicto territorial y, singularmente, el desafío secesionista de Cataluña, aconseja tiempo y sosiego. Esto lo proporciona una comisión de estudio en la que tiene cabida la opinión de expertos constitucionalistas como paso previo a la negociación política, informan los interlocutores socialistas.
En esta posibilidad de elegir un espacio parlamentario indeterminado ya se pensó el pasado 14 de julio cuando se reunieron las ejecutivas del PSOE y del PSC y del encuentro en la capital catalana nació la Declaración de Barcelona. “Los socialistas consideramos prioritario impulsar en el próximo periodo de sesiones una subcomisión, o el órgano parlamentario que se considere más conveniente, avalada por un amplio grado de acuerdo”. En ese espacio debe empezar a fraguarse un acuerdo para la reforma constitucional. “El éxito de esta reforma exige un consenso sólido. No hay otro camino que el diálogo y el entendimiento entre las diferentes fuerzas políticas”, escribieron en Barcelona.

Contar con los secesionistas

En ese diálogo debe estar el partido del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el PDeCAT, antes Convergència, que junto a Unió participó en los grandes consensos políticos en la España de la transición. Al no tener grupo parlamentario propio por falta de diputados, en una pelea reglamentaria que perdió, este partido no está representado en la Comisión Constitucional al estar integrado en el Grupo Mixto, por lo que esta es una razón más para que el diálogo empiece con todos dentro de una comisión de estudio.

El PP, presente

Si el partido nacionalista catalán tiene que estar, resulta imprescindible que esté el PP, primer partido en representación de España, señalan en el PSOE. “Somos un actor importante pero uno más, y el primero es el PP”, reconocen los socialistas, que de antemano prevén que no será fácil ni siquiera empezar el diálogo. La pregunta recurrente de para qué se van a reunir, o qué tipo de reforma se pretende, no augura que el camino vaya a ser fácil. Los socialistas quieren hacer propuestas de reformas pero también quieren escuchar a todos los demás y aseguran que nada es inamovible. En el congreso del PSOE se aprobó “un propósito”, y lo mismo en la Declaración de Barcelona, señalan en el entorno de Pedro Sánchez, pero ahora hay que discutirlo con el resto de las fuerzas políticas.
Sin ánimo de hacer una imposición, los socialistas tratarán de convencer al resto de grupos parlamentarios de que es tiempo de la evolución del Estado autonómico al federal. Y si no es así “no hay solución para el grave problema planteado con Cataluña”, señalan en el entorno de Sánchez.

El PDeCAT valora la “evolución” de los socialistas

El coordinador de diputados y senadores del PDeCAT en Madrid, Jordi Xuclà, ha valorado la “evolución” del PSOE al reconocer el carácter plurinacional del Estado, con lo que ya no se puede decir que “PP y PSOE son idénticos”. En una entrevista a Efe, manifestó que el referéndum del 1 de octubre va a “remover” el sistema político y que ya “nada será igual”, ni en la política española ni en la catalana. Por ello considera que serán necesarios “nuevos interlocutores” en el Estado para “implementar el resultado” del referéndum y Xuclà ha lanzado un mensaje a los socialistas: A partir del 2 de octubre, remarcó, las instituciones catalanas necesitarán “interlocutores válidos” para traducir en hechos los resultados del referéndum, por lo que ha animado al PSOE y a su secretario general, Pedro Sánchez, a liderar una alternativa al Gobierno del PP. Xuclà ha aseverado que el PDeCAT está dispuesto a “sentarse alrededor de una mesa para articular una mayoría alternativa, que requiere de 176 diputados”. En esa hipotética negociación, el PDeCAT pediría a los nuevos interlocutores que hicieran “viable una salida institucional a la decisión que tome libremente el pueblo de Cataluña el 1 de octubre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando