Yo mismo con mi turismo

3 ago. 2017

El superfichaje de Neymar, un negocio rentable para el PSG


 

El jugador brasileño ficha por el equipo francés, que deberá abonar 222 millones de euros al Barcelona

Fichaje NeymarLos expertos apuntan que se trata de una operación redonda para el club, gestionado por un fondo catarí

Se va. Neymar anunció este miércoles a sus compañeros del FC Barcelona que la próxima temporada no les acompañará en el terreno de juego. Vestirá los colores del Paris Saint-Germain (PSG), propiedad de Qatar Investment Authority (QIA), un fondo soberano de inversión, fundado en 2005, por el anterior emir de Catar, Hamad bin Khalifa Al-Thani, que pagará al Barcelona 222 millones de euros por rescindir el contrato del delantero brasileño. El traspaso más caro, hasta la fecha, de la historia del fútbol, por delante de los desorbitantes 120 millones que le costó al Manchester United fichar al jugador de la Juventus Paul Pogba, o los 101 millones que recibió el Totthenham por parte del Real Madrid a cambio de Bale, o los 94 millones que le desembolsó Florentino Pérez al Manchester United a cambio de Ronaldo.
Apuesta o capricho, lo cierto es que el fichaje de Neymar, de 25 años, a la espera de que se haga efectivo oficialmente, dinamita el supuesto fair play, que debería existir entre los equipos de fútbol y cuestiona las cláusulas de rescisión de contrato que acompañan a las estrellas deportivas. “Lo que sucede con este fichaje cambia la dimensión del dinero. ¿Qué va a pasar cuando el Barcelona salga al mercado a comprar jugadores, sabiendo que tiene esos millones en sus arcas?”, se pregunta Fernando Pons, socio del área de deportes de Deloitte, quien añade que, por muy desorbitada que parezca la cantidad que se va a pagar por Neymar, va a resultar una operación rentable. “Es uno de los tres jugadores más importantes de Sudamérica, va camino de la cima, con capacidad para reemplazar a Messi cuando esté de retirada”. También juega a su favor que es uno de los jugadores con más seguidores en Asia. De hecho, Neymar ha regresado esta semana de China, adonde viajó para atender compromisos publicitarios.
Sobre la rentabilidad de la operación tampoco tiene dudas el director del Instituto Superior de Negociación de la Universidad Francisco de Vitoria, Juan Mateo. “Florentino Pérez es quien cambió el modelo de negocio en el fútbol, y vio realmente que donde había negocio era en los contratos publicitarios, en las ventas de camisetas, y no tanto en ganar la Copa de Europa”. Es el modelo que parece querer seguir el PSG, apunta el consultor, “generar ingresos derivados de la compra de jugadores”. Y pocos dudan de que Neymar, si su entorno le acompaña y no le convierte en un juguete roto antes de tiempo, será la siguiente estrella deportiva, una vez se vaya apagando el brillo de Messi y de Ronaldo.
Desde el punto de vista deportivo, apunta el director ejecutivo de la escuela portuguesa de marketing IPAM, Daniel Sá, contratar a un buen jugador beneficia en primer lugar al club, en este caso, el PSG, que eleva el nivel y su categoría. “Aspira a ser un gran equipo, al igual que han hecho otros, como el Manchester, que no eran grandes y que gracias a los fichajes se han colocado en el primer nivel”, señala Sá. En esta idea también coincide el socio de Deloitte, quien cree que este fichaje además revitaliza la Liga francesa, sin peso hasta ahora entre las competiciones europeas. “Está en cuarto lugar, por detrás de la inglesa, la española y la alemana, que tienen a los mejores jugadores”, señala Pons.
Otro hecho relevante que ha conseguido Neymar, sin todavía haber pisado el Parque de los Príncipes, es dirigir todas las miradas y atención mediática hacia el PSG. “Está generando una atracción hacia el club que antes no había conseguido, gracias a una estrella mundial del mismo nivel que los astros de la música o del cine”.
En cuanto a las razones que mueven a un jugador a cambiar un equipo grande, como el Barcelona, por uno de menor relevancia, el dinero, apunta Sá, no es el primer motivo. “Es la sombra de Messi, y es más fácil que ahora conquiste un Balón de Oro. Va a ser la estrella máxima”, señala el directivo portugués. El pellizco de dinero, señala Mateo, también influye, porque el peligro lo tiene muy cerca el jugador, en su entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando