Yo mismo con mi turismo

2 ago. 2017

En Caracas, de madrugada no llama el lechero

El MUNDO

Igual que muchas especies animales, cuando se sienten acorraladas, reaccionan atacando, el régimen de Maduro lanzó ayer un nuevo zarpazo como respuesta a la presión tanto dentro de Venezuela como fuera en contra del autogolpe en marcha. Churchill dijo que "la democracia es ese sistema en el que, cuando alguien llama a las seis de la madrugada a la puerta de la calle, se sabe que es el lechero". Por desgracia, Londres nada tiene que ver con la Caracas de hoy, donde se vive una auténtica dictadura. Ya esa intempestiva hora fueron detenidos el alcalde Antonio Ledezma y el dirigente opositor Leopoldo López, en otra brutal demostración de que el chavismo ha optado por la huida hacia adelante y no quiere ningún cauce de diálogo ante la peor crisis política del país en su historia reciente.
Ledezma y López se han convertido muy a su pesar en dos iconos entre los más de 500 presos políticos del régimen;y ambos se encontraban en situación de injusto arresto domiciliario. El caso de López es especialmente sangrante porque llevaba así hace apenas 20 días, tras pasar tres años y cinco meses en unas condiciones draconianas en la cárcel. El apresamiento les vuelve a convertir en chivos expiatorios con los que Maduro lanza un aviso a navegantes, tratando de amedrentar a toda la oposición. La justificación del Supremo venezolano de que se evita así una fuga sería un chiste si la situación no fuera tan dramática.
El Gobierno ya sólo habla el lenguaje de la represión. Por ello la comunidad internacional debe hacerle ver que sus actos tienen consecuencias. EEUU ha marcado el paso con la aplicación de duras sanciones. En la UE, con España a la cabeza, se mantienen en una actitud de prudencia. Pero con todo lo que está ocurriendo, no se entendería que esa prudencia no vaya acompañada de contundencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando