Yo mismo con mi turismo

1 ago. 2017

"Fascistas terroristas" contra "los amigos de Pujol" frente al cuartel de la Guardia Civil

En medio de este cruce de ataques, media docena de furgonetas de los Mossos d'Esquadra vigilaba que los presentes no llegaran a las manos o lanzaran objetos contra el cuartel

Foto: Efectivos de los Mossos se interponen entre las manifestaciones de la CUP y la de apoyo a los agentes. (EFE)
Efectivos de los Mossos se interponen entre las manifestaciones de la CUP y la de apoyo a los agentes.
50 metros. Esa es la distancia que ha separado la manifestación de la CUP de la convocada por organizaciones antiindependentistas frente a la Comandancia de la Guardia Civil en la Travessera de Gràcia de Barcelona. Aunque ambos 'bandos' habían elegido el mismo lugar, sus objetivos eran radicalmente distintos: los primeros han protestado por los interrogatorios del cuerpo policial en el marco de la investigación por el referéndum, mientras que los segundos se han organizado a través de las redes sociales para apoyar a los agentes del instituto armado. Pasadas las 12:30 horas, la mayor parte de los independentistas ha abandonado la calle, lo que muchos miembros de la contramanifestación han calificado como una "victoria".
A simple vista, la diferencia era clara: en un lado, esteladas; en el otro, banderas de España. Además, las consignas no dejaban lugar a dudas, y es que mientras que unos gritaban "fascistas terroristas", los otros respondían con "estos son los amigos de Pujol". En medio de este cruce de ataques, seis furgonetas de los Mossos d'Esquadra vigilaban que los presentes no llegaran a las manos, para lo que han desplegado un dispositivo que ha abarcado toda la calle y ha blindado el propio cuartel de la Guardia Civil.
Aunque el grupo que ha apoyado a la Benemérita ha logrado reunir a más personas, en torno a 100, dentro del mismo se ha vivido un momento de tensión cuando dos manifestantes han intentado desplegar una bandera de la Falange. De todos modos, algunos de los presentes han logrado detenerles antes de que ondearan el emblema fascista. Manuel Lanzan, presidente de la asociación "España i Catalans" -una de las plataformas convocantes del acto a favor de la Guardia Civil- ha dicho que "lo que pretende la CUP es instalarse en la 'kale borroka' y nosotros no vamos a entrar en su juego y en sus provocaciones", y ha añadido que han acudido hasta la comandancia para "defender la legalidad vigente y apoyar a la Guardia Civil".
Por otra parte, entre los miembros de la CUP que han acudido a la protesta se encontraban los diputados en el Parlament Anna Gabriel, Eulàlia Reguant, Albert Botran, Mireia Vehí o Carles Riera, así como el concejal de Vic Joan Coma, que a finales del pasado año fue detenido por la Audiencia Nacional acusado de incitación a la sedición durante un pleno municipal. Los manifestantes de la CUP portaban banderas esteladas, una pancarta con el lema 'No haréis callar la voz de un pueblo' y han gritado durante unos 25 minutos consignas como "Independencia", "Fuera las fuerzas de ocupación" y "Votaremos, votaremos". "Los derechos se ganan en la calle, ¡el pueblo es quien más ordena! ¡En nuestros barrios y ciudades ni fuerzas de ocupación ni fascistas!", tuiteaba un grupo afín a esta manifestación durante la misma, un mensaje que compartía poco después la propia Anna Gabriel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando