Yo mismo con mi turismo

6 ago. 2017

La temeraria euforia de Pedro Sánchez

Vaya por delante que la última encuesta del CIS que mejora al PSOE en 5 puntos y hace retroceder al PP 2,7 puntos con respecto al anterior sondeo de abril, quedando Pedro Sánchez por detrás de Mariano Rajoy a solo 4,4 puntos del PP, es una pésima noticia para el PP. La que podía haber sido peor si la encuesta se hubiera realizado en días posteriores a la declaración de Rajoy ante el juicio de Gürtel que se celebra en la Audiencia Nacional.
Y no sólo es mala noticia para el PP porque se estrecha su margen con el PSOE sino porque del sondeo se desprende que la corrupción quita votos en contra de lo que piensan algunos dirigentes del PP. Y porque la encuesta confirma el desgaste de Rajoy y abre en el PP rumores y conciliábulos sobre la sucesión del líder de cara a unas futuras elecciones generales donde según algunos ‘coroneles’ -que no quieren dar la cara- del PP habría que ir con un candidato o candidata no afectados por la corrupción.
Pero Rajoy, como dice Merkel, ‘tiene la piel de elefante’ y confía en derrotar a Puigdemont en el referéndum del 1-O -donde el PSOE empieza a ponerse de perfil- y espera terminar la legislatura con sobresaliente en la reducción del déficit y la recuperación consolidada del crecimiento y el empleo.
Pero si Pedro Sánchez avanza de la mano de Podemos buscando meter a Pablo Iglesias en un gobierno de izquierdas -como ahora ocurre en Castilla La Mancha- y buscando el apoyo de ERC en su pretendida y futura segunda opción de investidura, la por ahora titubeante estrella de Rajoy volvería a brillar sin pestañear.
Hablamos de los pretendidos pactos en la izquierda de Pedro Sánchez con  Podemos y ERC porque da la impresión de que el PSOE, con la excepción de Susana Díaz, empieza a distanciarse del PP y de C’s y empieza a ponerse a favor de la celebración del referéndum del 1-O como ya lo ha reconocido la presidenta socialista Cristina Narbona sin que Sánchez haya dicho algo al respecto.
La encuesta del CIS de julio, que ofrece al PSOE un ascenso de 5 puntos respecto a su anterior sondeo de abril, es un triunfo político y personal de Sánchez que refrenda su regreso al liderazgo del partido y su anunciado giro a la izquierda, para alejar la amenaza de Podemos en el flanco zurdo de la política y acercarse al PP, que ahora solo supera al PSOE en 4,4 puntos.
Pero Sánchez se puede equivocar si al giro a la izquierda del PSOE añade de manera temeraria el abandono del frente constitucional y firmeza contra la celebración del referéndum ilegal del 1-O y se declara a favor, por acción u omisión, de la celebración del referéndum ilegal con el argumento de que solo se trata de un simple recuento de votos sin cobertura legal como dijo  Narbona. Ello supondría que el PSOE se pasa al bando de Puigdemont, Junqueras y la CUP posicionándose en contra de la unidad de España, la legalidad, el Estatut y la Constitución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando