Yo mismo con mi turismo

11 ago. 2017

Por favor, ¡que venga la Guardia Civil!

XAVIER RIUS 
Director de e-noticias



 
En la primera reunión del Consejo Ejecutivo, Jordi Pujol les dijo a sus consejeros que se tenían que sentir responsables de todo lo que pasaba en Cataluña, no sólo de lo que tuvieran competencias. Como he echado de menos a Pujol -aunque sea un presunto corrupto- con el conflicto del Aeropuerto del Prat.

En cierto modo a la Generalitat ya le iba bien la huelga de los trabajadores de Eulen. Era la manera de transmitir la idea de que España no funciona y que Aena sólo quiere hacernos la pascua. No podían culpar directamente a España o al CNI, pero la ANC tampoco desaprovechó la ocasión para hacer campaña. En algún caso con pésimos resultados.

Y cuando ya se sabía que era un simple conficto laboral el único eurodiputado del PDECAT, Ramon Tremosa, aunque veía una mano negra contra el proceso. Ramón, que tú eres un tipo con estudios, has sido profesor de la Universidad de Barcelona y tienes varios libros publicados. No se puede intentar hacer méritos de esta manera. De hecho, ha quedado recientemente en evidencia. Y en un tema de su especialidad.

Mientras que la consejera, Dolors Bassa, -es decir el único miembro del Gobierno de la Generaliat que ha dado la cara en el conflicto- hizo una serie de tuits el pasado día 6 en el decía que había "dos partes en conflicto" . No consejera, no eran dos partes en conflicto. Eran cien trabajadores -que son los que votaron a favor de la huelga- puteando a miles de catalanes. Eso sí, como usted, yo también he echado de menos Enric Millo y Xavier García Albiol. ¿Están ambos de vacaciones?

Sin olvidar el tratamiento que ha hecho TV3%. Durante semanas han apoyado indefectiblemente a los trabajadores frente Eulen, Aena o simplemente los miles de personas afectadas. No ha salido nadie que dijera que se trataba de un despropósito o cantara las cuarenta. Y han llegado a repetir documentos sobre la presunta baja temeraria de la empresa en la crónica del día siguiente. El TN tarde de este jueves era calcado al del mediodía cuando la propia consejera ya había dicho que se habían sentido utilizados.

Tanto hablar de democracia de baja calidad o que España es como Turquía -el Síndic pide ahora no extraditar un reportero turco, pero hace cuatro días hacía la misma comparación- y lo que se debería hacer es renovar el consejo de gobierno de la CCMA y el CAC para que ambos organismos hace muchos meses que tienen su mandato caducado. Sería la única manera de arreglar TV3%. Al menos temporalmente. Pero, claro, el PDECAT -el PDECAT, no Junts pel Sí- no quiere perder el control a dos meses del referéndum.

En fin, el Gobierno de la Generalitat que ha sufrido un problema de autoridad: han pensado que con mediación y buen rollo lo arreglarían. Es propio de este sentimiento progre y happyflower que nos invade y que a menudo denuncio desde aquí. Afecta también a otras cuestiones: top manta, refugiados, propiedad privada. Nunca te rebaten. Simplemen te acaban insultando. Además, no sé de qué se queja tanto la CUP. Pero si han pactado con ellos durante dos años. Simple postureo.

La han cagado. Por eso ahora -tres semanas después! - la consejera Bassa se plantea incluso enviar a los Mossos. Aunque no sé si lo ha consultado con su colega de Interior, Joaquim Forn. ¿Ahora? Como que el Gobierno español se plantea enviar a la Guardia Civil. Imagínense qué imagen: la Guardia Civil sacando las castañas del fuego a los catalanes!

Es exactamente lo que deberían hacer. Después de todo era partidario incluso el consejero de Presidencia, Jordi Turull, que en su última rueda de prensa antes de las vacaciones decía que lo que tenía que hacer era ir al Aeropuerto del Prat, no investigar urnas. Él continúa en su mundo. Ayer estaba en el Puerto de la Selva dando conferencias sobre el proceso. Se nota que no coge el avión.

Y el de Empresa, Santi Vila, ¿donde está? Porque vean la imagen que damos al turismo. Hay turistas que han marchado diciendo que no volverían nunca más a Barcelona. O el de Salud, Toni Comín. Como quieren que venga la Agencia Europea del Medicamento si venir a Barcelona es un calvario. Y la Generalitat no han hecho ni un comité de crisis.

El pesident Puigdemont también debe continuar de vacaciones en Cadaqués. Al menos este año no ha habido sartén en público. Pero el liderazgo se demuestra también en esto: en ponerse al frente del problema cuando afecta a miles de catalanes. Claro que pedir liderazgo a Puigdemont es como pedir peras al olmo. Donde no hay no busques.

Por eso el conflicto laboral del Prat ha girado precísamente contra la Generalitat. Lo que quiere la gente es no tener que hacer seis horas de colas previas para poder coger un avión. Debe de ser un infierno. Sobre todo por la gente que va con criaturas o tercera edad. Han conseguido exactamente el efecto contrario al deseado.

Todavía recuerdo aquella vez que se estropeó Cercanías -yo soy usuario- y salió el entonces conseller de Territorio, el susodicho Santi Vila, pidiendo responsabilidades a Fomento. Por la tarde se estropeó el Metro -los pasajeros de un convoy tuvieron que ser evacuados por un túnel-, pero entonces no dijo nada porque el Metro es competencia nuestra.

Sabe mal decirlo, pero en el fondo tenía razón Rajoy cuando decía que lo que deberían hacer las administraciones en caso de conflicto sería colaborar entre ellas. No intentar convertir un problema laboral en un enfrentamiento político. La huelga del aeropuerto debía ser el mejor anuncio para la campaña del referéndum y el tiro les ha salido por la culata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando