Yo mismo con mi turismo

9 ago. 2017

Sánchez, con el pueblo

ARCADI ESPADA

La confianza que una persona normal deba tener en las encuestas es relativa. Pero eso tiene poca importancia cuando se trata de encuestas políticas, porque los políticos tienen tanta confianza en las encuestas que basan en ellas sus decisiones y sus estrategias y al final la política es el resultado de la encuesta y la encuesta, toda su convicción. Parece realmente complicado que una persona española normal haya dado a dos preguntas de la última encuesta del Cis estas respuestas: la primera que no le preocupa la situación política creada en Cataluña y la segunda que va a votar al partido de Pedro Sánchez. Parece complicado, pero así ha sido: nadie debería caer en el error de bulto de llamar anormales a la mayoría de encuestados por el Cis. La encuesta se produjo después de que el socialismo aprobara en solemne congreso y, por supuesto, sin explicar lo que eso significase, que España es un Estado plurinacional. Así que no es extraño que la conjunción de las respuestas y el momento tajantemente plurinacional que vive España hayan dado un gran impulso al socialismo y le hayan animado a diseñar su política inmediata con esos mimbres estadísticos. A las pocas horas de que el pueblo sinecdótico dictaminase, los socialistas presentaban una propuesta para que el Congreso empiece a estudiar la reforma de la Constitución, sin perder un minuto y mientras en Cataluña se intensifican las maniobras para que sus habitantes queden absueltos de cualquier Constitución española.
Mis opiniones sobre el socialismo español actual no suelen ser de una gran benevolencia. Pero, por esta vez, creo que ha actuado de modo coherente. El pueblo sinecdótico ha dicho alto y claro que la secesión no le preocupa -confirmando que no hay mejor encuesta que el share- y que los españoles ya son mayoritariamente plurinacionalísimos, no en vano la suma de socialistas, podémicos e independentistas es algo superior a la de los partidos escuetamente (¡escuetamente y ontológicamente, jijijí!), nacionales. ¿Cómo este hombre Pedro Sánchez, tan básico que lo hace todo por la base, podía ignorar este clamor?
Hay una observación extendida sobre el pueblo español que consiste en decir que ha sido y es víctima perpetua de unas élites corruptas, malcaradas y analfabetas. Y que el pueblo español lo aguanta todo. No, no es exacto. El pueblo español lo merece todo. Y se lo dan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando