Yo mismo con mi turismo

8 ago. 2017

Un 9% de los electores de Podemos no volverá a votarles

MARISA CRUZ

El 8,8% de sus votantes reniega de la marca de Iglesias y hasta un 15,5% de la de Garzón
La coalición electoral Unidos Podemos no ha dado el resultado que sus dos promotores, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, esperaban. En las elecciones del 26-J perdieron un millón de votos y ahora, según el CIS, un 8,8% de los que apostaron entonces por ellos dice que ya no les votará [Vea en PDF los resultados del barómetro de julio].
La alianza ante las urnas de Unidos Podemos empieza a mostrar grietas en las encuestas. Las aspiraciones electorales que sus dos impulsores quisieron lograr con aquel abrazo fotografiado en la Puerta del Sol el 9 de mayo de 2016 y celebrado después, botellín en mano, en un acto conjunto en Lavapiés, no se han cumplido.
En las generales del 26 de junio no sólo no lograron superar en las urnas al PSOE, su primer objetivo, sino que además se dejaron en el intento entre ambos nada menos que un millón de votos respecto a los comicios de diciembre de 2015. Y ahora, un año después, el Centro de Investigaciones Sociológicas apunta perspectivas poco optimistas para la coalición con la vista puesta en futuras elecciones. En este momento su ascenso en estimación de voto es sólo de seis décimas, poca cosa en comparación con el salto espectacular de cinco puntos que registra el PSOE.
Además, desmenuzando por recuerdo de voto y escala de ideología política, el último barómetro del CIS hecho público el pasado viernes, advierte que de los partidos nacionales, Unidos Podemos sería el que más deserciones de votantes registraría, fundamentalmente porque entre los militantes y seguidores -de viejo cuño en el caso de IU y de nueva hornada en el de Podemos- de las dos fuerzas que conforman el tándem no parece haber la comunión que pretendían sus líderes.
De esta forma, según los datos que se desprenden de la encuesta, un 8,8% de quienes aseguran haber votado en las elecciones del 26-J a la coalición electoral Unidos Podemos afirma ahora «con toda seguridad» que no votaría «nunca» a la marca morada liderada por Pablo Iglesias.
Igualmente, hasta un 15,5% de los que hace un año apostaron por la papeleta conjunta recalca que jamás votaría a Izquierda Unida, la fuerza encabezada por Alberto Garzón.
Unidos Podemos se convierte así en la oferta electoral que más descontentos parece haber generado en un año y es Izquierda Unida el miembro de la pareja que peor parte cosecha.
Hace un mes Garzón hacía un buen balance en estas mismas páginas de su alianza con Iglesias, en la medida, explicaba, en la que han pasado a formar parte de una fuerza que cuenta con un grupo parlamentario muy potente y puede llegar a ser alternativa de gobierno, algo que quedaría muy lejos de las posibilidades de Izquierda Unida si hubiera seguido su camino en solitario. Sin embargo, no todos los nombres destacados de la formación opinan lo mismo.
Es el caso del ex coordinador general Gaspar Llamazares, para quien no hay duda de que la fusión electoral no ha hecho sino trasladar una imagen de IU subordinada a Podemos. «Ya somos parte de otro. Estamos en proceso de disolución», advertía. Y el CIS parece empezar a apuntar en esa dirección.
Respecto a partidarios de otras fuerzas políticas que sí estarían dispuestos en futuras convocatorias electorales a cambiar su papeleta por la de Podemos cabe señalar un 1% de los que el 26-J apostaron por el PSOE. Entre los votantes de PP y Ciudadanos ninguno, según el CIS, daría este paso.
Igualmente, un 0,8% de los que declaran haber votado al PSOE en las elecciones del 26-J afirma que podría pasar a apostar por IU y lo mismo dice un 0,5% de votantes de la formación de Albert Rivera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te cortes! Dí lo que estás pensando